Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 19 de Julio de 2019

Otras localidades

Siguiendo las huellas de Henry Morton Stanley

Entrevistamos al biznieto del mítico y controvertido explorador y periodista en su visita a Álava, cuando se cumplen 150 años de la primera estancia de su bisabuelo en tierras alavesas

Escucha aquí la entrevista que hemos mantenido con el biznieto del explorador africanista y periodista Henry Morton Stanley, el de "Dr. Livingstone, supongo". Aquella mítica frase la pronunció en el corazón de África tiempo después de que llegara por primera vez a Álava para cubrir el conflicto carlista de la época y el asesinato del alcalde de Santa Cruz de Campezo.

Corría el año 1869. Entonces Herny Morton Stanley, el -entre otras cosas- descubridor de las fuentes del Nilo, no era aún más que un joven reportero del New York Herald. A su periódico envió desde aquí, entre otras, una crónica en la que describía el paisaje y el paisanaje alavés de aquel tiempo; se trata de un documento sin duda interesantísimo sobre el pasado de nuestro territorio y que pudo leer el público estadounidense de aquella época.

El periodista e historiador Ramón Jiménez Fraile llegó a este texto periodístico después de observar en la autobiografía de Henry Morton Stanley un dato que le llamó la atención y que había pasado inadvertido: la primera visita de Stanley a Vitoria no había sido aquella de 1873 cuando se reunió con el joven Manuel Iradier en el Hotel Pallarés y le aconsejó explorar el Golfo de Guinea. No. La primera había sido otra, la de 1869.

Al cumplirse el 150 aniversario de aquella fecha, las asociaciones 'La exploradora', 'Africanista Manuel Iradier' y 'Asociación Histórica 2013' han querido invitar al biznieto de Stanley a rememorar aquellos primeros pasos de su familiar por Álava. Jiménez Fraile subraya que no se trata "ni de un homenaje, ni una conmemoración, ni la acción de un club de fans" de este controvertido personaje; se trata más bien de "bucear en el pasado" para  "a través de personajes más o menos conocidos y de hechos históricos más o menos relevantes, poder viajar en el tiempo para tratar de comprender cómo éramos, cómo nos veían, con objeto de mejor entender lo que somos hoy".

Así, William Stanley ha recorrido Vitoria y Campezo y se ha sumergido incluso en las aguas del río Zadorra -en Abetxuko- donde hace 150 años lo hizo su ancestro. Ha dejado, además, una placa con código QR en el tocón de un árbol en el que, posiblemente, aquel Stanley reportero dejó grabadas sus iniciales; un acto que solo repitió 3 veces en su  vida.

William nos habla de su experiencia, de su pasión por los viajes -legado espiritual de su bisabuelo- y de su deseo de volver pronto a Vitoria con su familia, para enseñarles -entre otros- los humedales de Salburua, que le han recordado al Delta del Okavango.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?