Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Febrero de 2020

Otras localidades

Un estudio alerta de la ineficacia de las medidas contra los gorrillas en Valencia

El sociólogo Francisco Torres pide abordar el problema desde otra perspectiva y apostar por la integración de este colectivo vulnerable

Un estudio alerta de la ineficiencia de las medidas contra los gorrillas /

En Valencia hay entre 250 y 300 gorrillas que viven de la economía informal. Lo revela un estudio de la Universitat de València que analiza este fenómeno. Un problema social, ya que estas personas apenas ganan lo suficiente para vivir y, además, generan molestias entre vecinos y comerciantes.

Francisco Torres es sociólogo en la Universitat de València y esta mañana ha detallado esta mañana en Hoy por hoy el perfil de los aparcacoches en Valencia: hombres, generalmente migrantes, de entre 20 y 40 años que en muchos casos no tienen papeles y que tienen que recurrir de la economía informal para poder vivir. Torres explica que la represión a través de multas no es la solución, ya que estas personas sufren muchas veces marginación y son víctimas de mafias que les utilizan para ganar dinero. Pide la integración social de este colectivo.

El problema de los gorrillas en Valencia viene de largo, ya en 2002 el Ayuntamiento preparó un plan de empleo que permitiera contratar a estas personas, pero la idea no tuvo éxito porque muchos no tenían documentación y no podían ser incluidos en planes municipales. La oposición valenciana viene denunciando en los últimos años que el ayuntamiento da "via libre" al colectivo. El PP afrima que en 2018 las denuncias se redujeron un 300%, algo que vendría ocurriendo desde 2015.

También los hosteleros piden una mayor actuación en las zonas de playa ya que la presión de los gorrillas incomoda a sus clientes. La policía local de la ciudad, por su parte, pide un cambio legal para poder actuar contra ellos más allá de las multas, que, según Torres, no logran disuadirlos.

El sociólogo alerta del aumento de lo que llama "economía informal de subsistencia", que se está extendiendo en los últimos años y no solo afecta a los gorrillas, sino a otros colectivos como los buscadores de chatarra o los repartidores de propaganda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?