Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 21 de Febrero de 2020

Otras localidades

El Colegio de Médicos de Madrid quiere endurecer su régimen sancionador

El presidente del colegio profesional, Miguel Ángel Sánchez Chillón, cree que los castigos económicos actuales se han quedado "obsoletos" y han perdido "capacidad de disuasión"

Intervención quirúrgica / ()

La idea está todavía en una etapa embrionaria, pero el objetivo es claro: revisar al alza el régimen de sanciones que recogen los estatutos del Colegio Oficial de Médicos de Madrid. Su actual presidente cree que saltarse las normas éticas de la profesión sale hoy en día muy barato, al menos en los casos más leves.

Negarse a expedir un informe médico a un paciente, por ejemplo, puede castigarse con una mera amonestación privada, o con una multa que en ningún caso superará los 300 euros. Una cantidad que para Miguel Ángel Sánchez Chillón se ha quedado “obsoleta” y apenas tiene efecto disuasorio. Las faltas graves ya pueden acarrear suspensión como máximo de un año o multas de hasta 3.000 euros. Y, en los casos muy graves, como negarse a prestar auxilio o prescribir sustancias dopantes, suspensión nunca superior a dos años. La expulsión solo se contempla para los reincidentes, para quienes acumulen varias faltas muy graves.

No solo el personal médico puede presentar una reclamación, también un paciente que considere que no ha recibido la atención adecuada o incluso el propio Colegio puede actuar de oficio. La comisión deontológica del Colegio de Médicos de Madrid ha recibido en lo que va de año 218 reclamaciones por malas prácticas, pero la mayoría se han sobreseído. Solo en 19 casos se ha propuesto abrir expediente disciplinario. Unos casos en los que se nombra un instructor, que escucha a las partes y analiza el caso a fondo “para que tenga todas las garantías”. Él propone el archivo del expediente o la sanción y es la Junta Directiva la que decide.

El régimen sancionador actual está recogido en los estatutos del Colegio Oficial de Médicos de Madrid y, para cambiarlo, hay que modificar los estatutos. Un proceso largo que va, según Sánchez Chillón, “un poco más lento de lo que pensábamos, pero que ya ha comenzado.” De hecho, aún no se ha redactado -reconoce- un borrador del texto para que lo analicen los colegiados y lo voten en asamblea.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?