Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Taylor Swift, cómo hemos cambiado

Empezó jovencísima en el country pero se ha hecho de oro con el pop más bailable

Taylor Swift ha transitado desde el country hasta el pop con facilidad para convertirse en una de las grandes figuras femeninas de la canción actual /

Aún no ha cumplido 30 años pero su mano convierte en éxito y dinero todo lo que toca. Taylor Swift tiene, a pesar de su edad, una dilatada carrera musical que ha transitado por varios estilos pero que lleva varias temporadas instalada en un pop efectivo capaz de fabricar melodías pegadizas y números uno con cada single. ‘Me!’ ha sido uno de los temas del verano y la canción con la que presentó su último trabajo, ‘Lover’. Media vida ha pasado ya desde que con 16 años se hiciera un hueco, curiosamente, en el circuito country con ‘Teardrops on my guitar’.

Sin ser mayor de edad consiguió rendir a la crítica especializada y llegó a lo más alto de las listas country con su primer disco, que tituló con su nombre. Era la perfecta mezcla para dar toques pop a su música y regarla con toda la juventud que su imagen transmitía y que se hacía canción en temas como “Our Song”.

Premiada y reconocida por profesionales, público y crítica, Swift regresó dos años después, en 2008, con ‘Fearless’. Un álbum que la confirmaba como compositora pero que empezaba también a sacarla de las listas especializadas para empezar a hacer frente a la otra líder del pop americano, Miley Cyrus, entonces todavía Hannah Montana. Taylor Swift presentaba a la batalla temas como ‘Love Story’.

El amor juvenil seguía protagonizando el argumento de una chica que ni siquiera había cumplido 20 años pero que con este disco atesoraba cuatro Grammy y se convertía en el álbum country más premiado de la historia, aunque hay que reconocer que, aunque Nashville corría por las venas de Swift, su estilo difería del tradicional de los años 30. De hecho empezaron a aparecer guitarras eléctricas saturadas en temas como ‘Change’.

En 2010 empezó a canalizar ese pequeño cambio y a madurar su música y mutar también hacia estilos más movidos como ya había hecho años antes una de sus referencias, Shania Twain. ‘Speak now’ se llamó aquel tercer trabajo que se presentó con canciones como ‘Mine’.

Pero la explosión universal de Taylor Swift llegó dos años después, en 2012, con su disco ‘Red’. La niña prodigio del country americano cambió de estilo, de imagen, de actitud en el escenario y en los vídeos musicales, y de repente teníamos una estrella consolidada del pop mundial. Ahora su música se podía pinchar en cualquier radiofórmula de cualquier rincón del mundo gracias a pegadizos temas como ‘We are neve ever getting back together’.

Lo cierto es que sus discos siguen incluyendo buenas canciones que recuperan la esencia de la música que le dio la fama, pero apenas escuchamos nada de eso en sus principales singles. Unos temas que son altamente adictivos desde la primera escucha pero que la alejan de sus inicios. Un gran ejemplo es uno de sus mayores éxitos, que en 2014 mantenía la inercia que había comenzado con su disco anterior. Este, ‘1989’, estaba abanderado por ‘Shake it off’.

Ídolo adolescente sin discusión, su trayectoria desde entonces la ha mantenido en el Olimpo de mujeres que rondan la treintena de años y que han superado ya los 150 millones de discos vendidos. Un grupo con la propia Swift, con Katy Perry, con Miley Cyrus o con Lady Gaga y que únicamente se ha visto apabullado por la reina Rihanna. Nos vamos con el sexto y penúltimo disco de nuestra protagonista, ‘Reputation’, que también cosechó alabanzas y que le dio en 2017 su, de momento, último número uno universal con el tema ‘Look what you made me do’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?