Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

¡Mira mamá, ovejas!

Las merinas por El Arenal /

Largas caminatas, horas de preparación, noches en vela para atender al ganado. Días de lluvia, frío, o calor, en los que no hay descanso, cuidados, comida, agua, ejercicio, desparasitación, esquileo, atención sanitaria... Así es el oficio de ganadero.

Desde que un cordero nace hasta que se vende han pasado muchos días con sus noches, y sus desvelos.

Ese esfuerzo es invisible a los ojos de quienes ayer veían pasar a casi 2.000 ovejas de Las Albaidas, por el Casco Histórico de Córdoba, y eso es parte de lo que están aprendiendo los alumnos y alumnas del Aula de Pequeños Rumiantes de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, que ayer acompañaron a la familia Molina-Pérez en su tradicional paso por la ciudad.

Paso del ganado por la Avenida del Campo de la Verdad / Cadena SER

Al menos cuatro veces al año, Felipe Molina y su familia conducen a sus ovejas a la campiña o a la sierra, dependiendo de la estación del año, o las trasladan de una finca a otra dentro de la ciudad, usando las vías pecuarias y caminos.

Cuando ayer cruzaron en pleno paseo de los turistas, la avenida Fray Albino, La Calahorra , la Plaza de Santa Teresa hacia la avenida Campo de la Verdad y el Puente del Arenal, de camino hacia su finca, en el “Google Maps” de sus ovejas en realidad marcaba el rumbo “Cordel de Écija”.

Felipe Molina y sus nietos, Darío y Gonzalo / Cadena SER

La operativa de ayer era clara:

Felipe Molina abuelo y sus nietos Darío y Gonzalo, abriendo camino, a la cabeza del rebaño.

Las merinas de Las Albaidas, en la puerta del Rey Heredia / Cadena SER

Felipe Molina y  su hermana Almudena, ayudados de Antonio, el pastor, conduciendo a las dos mil merinas en el camino de vuelta a casa.

Chari, la abuela, conduciendo uno de los coches que le dan soporte logístico a la actividad. Y Lourdes Molina, la otra hermana, en la ranchera, por si algún animal se accidenta en el traslado, o se pone de parto en plena caminata, (que no sería la primera vez), y hay que asistirlo o trasladarlo en el remolque.

Y con ellos amigos y colaboradores  que nunca faltan a la llamada de la familia Molina como, Rafael, Pepe, Paco Casero, el presidente de la Fundación Savia, el periodista Ezequiel Martínez, o miembros de la Cátedra de Ganadería Ecológica de la UCO.

Felipe Molina, hijo, cruzando el Puente del Arenal en el recorrido con sus ovejas desde la campiña / Cadena SER

Su paso por la ciudad, entre el tráfico, la sorpresa de los niños, y el bullicio de turistas, de conductores y peatones, es lo que la sociedad ve hoy de esta actividad ganadera. Sin embargo tras esa imagen icónica hay mucho más.

Detrás hay mucho trabajo, respeto y cuidado de medio ambiente y defensa de los valores de la ganadería extensiva.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?