Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

La Red de Semillas de Euskadi ha recuperado en Álava 2.000 cultivos en peligro de extinción

En el centro y sur de Álava se ha perdido a lo largo del pasado siglo XX más del 75% de la biodiversidad de cultivos locales

Joseba Ibargurengoitia en la cámara de conservación de la Red de Semillas de Euskadi /

Escucha aquí nuestra conversación con Joseba Ibargurengoitia, de la Red de Semillas de Euskadi, en la que nos muestra su sede central de la Casa de la Dehesa de Olárizu, donde conservan las semillas (de frutales y otros cultivos) que han ido rescatando de una desaparición casi segura. En Álava, donde se había perdido más del 75% de la biodiversidad de especies y variedades cultivables, han conseguido recuperar unos 1.400 frutales y entre 500 y 600 semillas -hortícolas, cereales y leguminosas forrajeras-; Ibargurengoitia enumera algunas de ellas y nos explica que podemos convertirnos en guardianes de ese patrimonio alavés... que alimenta.

La agricultura industrial, los avances tecnológicos que han promovido las grandes empresas de semillas y fitosanitarios o el éxodo del campo ciudad son algunas de las razones por las que se ha ido perdiendo los cultivos tradicionales en el campo: la biodiversidad. Álava no ha sido una excepción. Salvo en Ayala, en el resto del territorio a lo largo del pasado siglo XX, se ha perdido más del 75% de esa variedad de especies cultivables -hortícolas, cereales y forrajeras- superando así la media mundial de pérdida de biodiversidad de la que alertó en su día la FAO.

Ante esta situación, gentes del campo, técnicos agrarios y el sindicato EHNE iniciaron un trabajo conjunto en 1996 que terminó desembocando en la asociación Red de Semillas de Euskadi, con sede central desde 2012 en la Casa de Dehesa, en Olárizu.

Se dedican a investigar para rescatar de la extinción variedades de árboles frutales y semillas de cultivo. En Álava han conseguido recuperar 1.400 frutales y otras 500-600 semillas, y todo a base de patear caseríos, hablar con los más mayores del lugar y recoger las semillas de sus cultivos tradicionales. Muchos de estos agricultores o baserritarras son muy mayores y si nadie identifica y conserva sus semillas, se pierden para siempre. En Ayala, solo en 10 caseríos se han conseguido recuperar 230 variedades de 33 especies diferentes.

Las especies o variedades detectadas se trasladan hasta la Casa de la Dehesa y, tras un proceso técnico, se conservan en una cámara -la gran caja fuerte de las semillas- de la que sólo saldrían estas 'copias de seguridad' en un hipotético caso de emergencia. En otra cámara se conservan otras tantas semillas, frutas y productos que se utilizan para acciones divulgativas en colegios o para repartir entre los denominados 'guardianes'.

Los guardianes de semillas

Joseba explica que los guardianes son la figura fundamental de la asociación; se trata de personas que voluntariamente se ofrecen para 'revivir' en sus macetas, huertas o tierras esas semillas o árboles, garantizando así su continuidad y la biodiversidad de cultivos en nuestro entorno. Se trata finalmente de un asunto de seguridad y soberanía alimentaria: los cultivos homogéneos son más vulnerables ante una plaga; tener gran diversidad de cultivos permite una mayor resistencia a todo tipo de enfermedades que puedan atacar a las plantas que producen nuestros alimentos. Además del árbol o semilla, el guardián se lleva consigo todo el conocimiento sobre su manejo y el consumo del fruto que darán. Entre otros: manzanas (400 variedades distintas), peras, ciruelas, cerezas, grosellas blancas y rojas, membrillo, níspero, arganzón, nueces, avellanas, almendras, melocotón de viña, viñas etc. "Muchos de estos árboles no reciben ningún tratamiento y tienen una salud de hierro", asegura Joseba.

Castaños de 3 siglos en Apellániz

Uno de los proyectos estrella de la Red de Semillas de Euskadi es el de recuperación de unos castaños trasmochos de más de 300 años en Apellániz. Se trata de más de 11 hectáreas en forma adehesada: los árboles se presentan separados unos de otros; antaño, entre ellos pastaban animales y además de recolectar sus castañas, su tronco se usaba para madera, carbón o cestería. Una gestión, desde luego, muy eficiente. La Red de Semillas junto con el pueblo y la Junta Adiministrativa de Apellániz además de la asistencia técnica del experto Efrén Martín Martín, investigan en una hectárea -de esas más de 11- cómo conservar y manejar estos árboles centenarios. Nadie sabe ya en Europa cómo hacerlo. Según estudios europeos, la castaña es un cultivo con importante demanda en el continente y tiene múltiples usos culinarios y en productos como barritas energéticas, lo que podría suponer una fuente de trabajo en la Montaña Alavesa.

Ekopaseos inclusivos

Dentro de su programa divulgativo, la Red de Semillas ha organizado una serie de Ekopaseos inclusivos para dar a conocer sus proyectos; este de Apellániz y el que desarrolla en el parque Natural de Izki se mostrará el día 27 de octubre y se enmarca dentro de la 'Fiesta de la castaña' que se desarrollará en la zona desde el sábado 26, con feria de productos de la Montaña alavesa, show cooking con Edorta Lamo o actividades para txikis. Antes, el día 13 de octubre, la cita será en Gorbeia, para conocer la cultura asociada a los castaños de Murua. Las inscripciones son gratuitas e incluyen una degustación de fruta. Para informarse o hacer la reserva se puede contactar con los puntos de información de los Parques de Izki y Gorbeia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?