Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El Hospital de Getafe lidera una iniciativa para evitar la discapacidad en la tercera edad con la detección precoz de la fragilidad

Es un proyecto europeo en el que participan 21 países

Leocadio Rodríguez Mañas es el jefe del Servicio de Geriatria del Hospital Universitario de Getafe /

El Hospital Universitario de Getafe lidera la primera Estrategia Europea sobre Envejecimiento Saludable (ADVANTAGE JA) de la Unión Europea (21 países participan) cuyas conclusiones provisionales se han presentado esta semana en Sevilla (las finales se darán a conocer el mes que viene en Bruselas).

puntos clave

Rodríguez Mañas ha resumido sus conclusiones y medidas en estos cuatro puntos:

-“La discapacidad no es una consecuencia inevitable del envejecimiento”.

-“Cuanto antes intervengamos, más fácil será detectar, tratar y evitar que aparezca”.

-“Es necesario adaptar los sistemas sociales y de salud a la nueva situación de los enfermos”

-“Habrá que mejorar la cualificación de los profesionales. Lo cual también es un nicho de trabajo”.

TRATAMIENTO

Cuando se detecta la fragilidad se puede tratar para revertirla. Tres abordajes son los principales: programas de ejercicio físico (más de fuerza que aeróbicos), mejora de la nutrición y adaptar los tratamientos de sus enfermedades crónicas (por ejemplo para evitar la sobremedicación buscando niveles concretos en algunas dolencias).

El objetivo, ha contado Leocadio Rodríguez Mañas, jefe del Servicio de Geriatria del Hospital Universitario de Getafe, en ‘Hoy por Hoy Madrid Sur’, es detectar precozmente la fragilidad (estadio previo a la discapacidad) y atajarla.

Quieren que se implante en toda la red pública un sistema de diagnóstico precoz de la fragilidad a los mayores de 70 años. “Podría ser mediante un primer cuestionario de cinco preguntas muy sencillas que haga el médico de familia” y, según los resultados, llegarían después otras pruebas “si lo queremos confirmar”.

Rodríguez Mañas también aporta otro dato: supondría un ahorro general, porque el gasto público se dispara con los pacientes con fragilidad o discapacidad. “Es un coste de ocho veces más”, revela el geriatra.

Eso además de mejorar la calidad de vida ya que “somos el país con mayor esperanza de vida en el mundo pero el 17º en años de vida vividos libre de discapacidad”, en una situación más frecuente en mujeres. “Ellas viven más, pero peor”, resume

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?