Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Un error de Unai Simón priva al Athletic de la victoria

Athletic Club's striker Inaki Williams (L) reacts next to Real Valladolid's goalkeeper Jordi Masip (R) during the Spanish LaLiga Primera Division soccer match played at San Mames stadium in Bilbao, northern Spain, 20 October 2019. EFE - Miguel Toña /

El Athletic Club y el Real Valladolid mantuvieron sus dinámicas de las últimas jornadas, negativa la bilbaína y positiva la pucelana, en un empate a un gol en San Mamés con tantos de Iñaki Williams para los locales e Iñigo Martínez, en propia meta, para los visitantes.

Williams abrió el marcador en la primera mitad con una jugada personal en la que, tras una extraordinaria galopada desde su propio campo, superó por velocidad a Mohammed Salisu y Kiko Olivas, a este con un recorte dentro del área, antes de batir a Jordi Masip.

El Valladolid empató en el segundo tiempo aprovechando un error en cadena del Athletic, iniciado por una pérdida de balón de Yeray Álvarez en la salida del balón y finalizada por un mal despeje de Unai Simón al cuerpo de Iñigo, del que salió despedido el balón hacia el centro de la portería.

Un empate que quizás castigó demasiado a un Athletic que hizo más méritos y que premió a un Valladolid escaso antes de la igualada pero ambicioso tras ella buscando la remontada.

Con este resultado, el Athletic, que encadena cuatro partidos sin ganar, sigue séptimo en la tabla, y el Valladolid, en su cuarto partido sin perder, es undécimo.

El equipo rojiblanco arrancó cumpliendo una premisa ofensiva que Garitano había pedido a sus jugadores, la de realizar centros de calidad al área. Nada menos que cuatro metieron en los diez primeros minutos los 'leones'.

Pero en el primero, de Williams, Córdoba mostró sus carencias en el remate; al segundo, de Balenziaga, no llegaron ni Córdoba, en mejor posición, ni después Williams; en el tercero Yeray enganchó un buen cabezazo en acción de estrategia de Unai López; y en el cuarto Raúl García no pudo rematar bien el servicio de Williams.

Un remate desde la frontal de Raúl, con más opciones de gol que todas las anteriores, y tras buena jugada de Muniain, cerró el insistente primer cuarto de hora rojiblanco.

Un error de Yeray en un control que dejó a Sergi Guardiola sola ante el Simón amenazó con cambiar el signo del choque. Pero la salida del otrora internacional sub-21, tapando el remate del indeciso delantero blanquivioleta, alivió a una grada que premió al meta con una sonora ovación.

Se paró el partido hasta que, llegándose a la media hora, Williams avisó de que hoy podía ser su partido con un precioso taconazo a Capa en el que al lateral le faltó decisión para reventar el balón hacia la meta visitante.

En la siguiente no perdonó Williams, que regaló a su afición una de esas carreras que le encandilan y que tanto suben su cotización. Este vez ganó la carrera a los centrales rivales en un balón largo de Unai López que domó con un control perfilado con la cabeza y posteriormente batió por alto a Masip tras recortar a Kiko Olivas con un brusco frenazo previo al remate a placer que supuso el 1-0.

Un centro de Nacho, desde la izquierda, que no encontró rematador y otro de Moyano, desde la derecha, tímidamente rematado por Ünal, intentaron animar al Valladolid de cara a la segunda mitad.

Un segundo tiempo que el Athletic arrancó mejor y con un disparo alto de Unai López, a pase de Muniain.

Tuvieron la oportunidad de responder Guardiola y Ünal, pero se liaron entre ambos.

Un buen lanzamiento lejano de Muniain, bien repelido por Masip, y otro defectuoso de Unai precedieron a la jugada del empate. Un carrusel de errores en cadena de la defensa local iniciada por una pérdida en la salida del balón de Yeray y finalizada por una mal despeje de Simón al cuerpo de Iñigo Martínez, del que salió despedido hacia dentro de la portería.

Quedó como noqueado el Athletic y el Valladolid se echó hacia arriba para intentar la remontada y llegó hasta tres veces seguidas al área local. Donde ni Sergi Guardiola no estuvo fino en las dos primeras y a Michel le detuvo Simón el buen disparo que enganchó en la tercera.

Se recuperaron los locales, entró Aduriz al campo y el partido ya caminó más hacia el 2-1 que hacia el 1-2. En esa dinámica, un gran disparo de Muniain, tras jugada personal, lo envió Masip a córner en una gran intervención acabando con las opciones locales de volver a ponerse por delante.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?