Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El aumento de la presión humana empeora la calidad del agua de las Islas

Una situación que abordará el nuevo plan hidrológico de las Islas de 2021 - 2027

El crecimiento de la presión humana en las Islas en la última década ha provocado un empeoramiento la calidad de las masas de agua superficiales. Según datos del Govern, en 2017 55 de estas masas superficiales, como torrentes o embalses, se encontraban en buen estado, mientras que en el año 2008 la cifra se elevaba hasta las 69. El motivo: el exceso de nitratos en el agua debido a la contaminación de nutrientes de las depuradoras. Un problema que se deberá abordar en la redacción del nuevo plan hidrológico de las Islas, de 2021 - 2027, que comienza ahora su periodo de exposición pública.

Por un lado empeora la calidad del agua superficial, pero por otro, mejora la subterránea porque en los últimos años se ha incrementado en un 35 por ciento el uso las desalinizadoras. Este hecho ha provocado que se utilice un 9 por ciento menos de agua subterránea por lo que las cifras sobre la calidad se ha mantenido desde 2005 y hasta la fecha, de hecho han mejorado ligeramente. En 2017 la mitad de las masas subterráneas presentaba un buen estado global del agua.

El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, considera que además de la presión humana que se ha incrementado en los últimos años, también se tendrán que repensar o reajustar algunos planteamientos urbanísticos porque en determinadas zonas han cambiado los recursos hidrológicos.

La directora general de recursos hídricos, Joana Garau, añade que del total de masas de agua superficial que hay en Balears, 171, en 2008 quedaron sin analizar 63 y en 2017, 72, y es que en muchas ocasiones las masas estaban secas.

Otro aspecto a tener en cuenta en el futuro plan hidrológico es la pérdida del agua. En la actualidad se pierde un 26 por ciento de lo que se produce. Un hecho que provoca un aumento de los costes. Según el Govern, solo se recupera el 61 por ciento de lo que cuesta la producción del agua para consumo humano.

Una situación, que según Garau no se tiene previsto aumentar el precio de la factura del agua en los próximos años, aunque recuerda que las competencias no son del Govern sino de cada uno de los ayuntamientos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?