Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Esta Real quiere soñar a lo grande

El equipo txuri-urdin remonta al Betis en el 'Reale Arena' con goles de Javi García en propia puerta, Willian José y Portu; y se aúpa a posiciones de Champions League. Es cuarto con 16 puntos

Oyarzabal centra ante la oposición de Barragan / ()

La Real Sociedad remonta ante un Betis inoperante y sueña a lo grande, porque termina la jornada empatada con los puestos de Champions, y después de haber completado una actuación notable, muy solvente, haciendo muy pequeño a un rival con una plantilla hecha para luchar precisamente por esos puestos europeos. El Betis dejó una imagen preocupante en el Reale Arena, porque no fue capaz de aprovechar que se adelantara en el marcador, y si tecnico Rubí sigue estando más cuestionado. Los donostiarras siguieron con su dinámica de juego y esta vez si lograron que su dominio se reflejara en el resultado final. Era lógico. La Real fue mucho mejor que el Betis, y el 3-1 final es consecuencia de lo visto sobre el terreno de juego.

El partido comenzó intenso y muy interesante, sin un dueño claro de la posesión del balón y el control del partido. Poco a poco fue la Real la que se hizo dueña de la pelota, pero sin profundidad en ataque, mientras el Betis era todo lo contrario. Bien replegado en defensa, daba todo el rato sensación de peligro en su contragolpes rápidos, hasta el punto de que en uno de ellos, un buen dos contra uno en banda supuso el gol de Loren después de una gran acción técnica. El colegiado, a instancias de su asistente, anuló el gol; pero el VAR le corrigió con justicia y dio el tanto del Betis.

Con 0-1, la Real parecía tocada, pero una acción a balón parado acabó en gol en propia puerta de Javi García. Y a partir de ahí comenzó a crecer la Real Sociedad mientras el Betis se limitaba a defender con orden. Los donostiarras comenzaron a coleccionar llegadas con peligro, y tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió. Willian José remató de forma inapelable un gran centro desde la derecha para remontar el partido para la Real. Ese gol podía haber aniquilado la moral de un Betis que se diluye como un azucarillo cuando se le exige un poco, pero los beticos también reaccionaron con entereza y estuvieron cerca del empate, con un remate de Loren frustrado con una buena parada de Remiro, que volvía a la portería realista por sorpresa. Aunque también Portu pudo haber matado el partido con el 3-1 en un acción de infantiles, porque Oyarzabal sacó rápido con la defensa verdiblancos totalmente despistada y sólo Bartra en boca de gol evitó el tanto del murciano.

Tras el descanso el panorama del partido cambió radicalmente, porque la Real salió con la clara intención de conseguir lo que había buscado al final de la primera parte y no había podido: matar el partido. El Betis estaba demasiado contemplativo, superado por los acontecimientos, y Portu no perdonó en esta ocasión. Ødegaard, que volvió a destapar el tarro de las esencias en los Segundos 45 minutos, le regaló otro buen balón y el murciano lo mandó al fondo de la portería con todo su alma. Era el 3-1, la Real ponía tierra de por medio y se hacía dueño por completo del partido. El equipo bético estaba desquiciado, incapaz de poder detener el aluvión de juego de los realistas, que estaba súper enchufados y no querían volver a vivir lo que les pasó contra el Getafe, ante el que no convirtieron en goles su superioridad. Esta vez fue diferente. La Real pasó por encima del Betis, con juego y goles. Su segunda parte es para enmarcar, por mucho que al final concediera alguna ocasión al Betis que detuvo con acierto Remiro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?