Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 24 de Enero de 2020

Otras localidades

1-2. La UD Ibiza, en el diván

Dos chispazos le bastaron al Atletico de Madrid B para llevarse los puntos de Can Misses

Imagen del choque jugado en Can Misses /

 La UD Ibiza perdió su segundo partido consecutivo en Can Misses. Esta vez su verdugo fue el filial del Atlético de Madrid B al que le bastaron dos destellos de sus jugadores de más talento en ataque para hacerse con la victoria. Un partido condicionado también por el fuerte viento que dificultó mucho los desplazamientos largos. El Atlético sacó provecho de Eolo en la primera parte y el Ibiza lo tuvo a su favor para hacer más evidente su dominio.

En cualquier caso, a los locales volvieron a penalizarles errores individuales, porque no fueron inferiores en juego. Como ante el Baleares, como en Oviedo. Habrá que ir al psicoanalista. Lo cierto es que los ibicencos no merecieron perder, pero el fútbol no entiende de injusticias y la cruda realidad es que la UD ha sumado un punto en las tres últimas jornadas. Quedan muchos partidos, no hay nada perdido, el equipo sigue en puesto de fase de ascenso, aunque el liderado ya está diez puntos. Así que habrá que ver si hay paciencia en el centro de mando, porque cuando se entra en dinámicas negativas siempre se buscan revulsivos y a veces es mucho peor el remedio que la enfermedad.

El Ibiza sigue fiel a su estilo, pero su plan A falla. Ha quedado demostrado que ante los equipos de más nivel no basta con madurar los partidos, con una buena colocación en campo. Hace falta más dinamita en ataque y sobre todo más desequilibrio, actualmente inexistente, porque nadie se marcha en el uno contra uno. El equipo de Pablo Alfaro domina, presiona bien, recupera la pelota con facilidad, pero solo genera peligro real a balón parado o con acciones individuales. Y tiene otra rémora, regala ocasiones, por fallos individuales infantiles, malas entregas, despejes defectuosos, pifias en las marcas, pérdidas de balón inexplicables a este nivel y ante equipos poderosos eso se paga muy caro.

Nada se puede reprochar de entrega, lucha y corazón, pero a algunos futbolistas se les puede y se les debe exigir más. Vinieron para marcar diferencias y pasan de puntilla por los partidos.

Alfaro calcó prácticamente el mismo once que en la pasada jornada con una sola variación, Rodado entraba por Mendoza como delantero de referencia.

Los aficionados que ayer volvieron a responder en la grada entraban en el estadio cuando los visitantes se adelantaron. Cedric aprovechó el primer desajuste en las marcas para profundizar por la banda izquierda con un centro lateral mal despejado por la zaga local. El segundo centro fue un caramelo, ayudado por una indecisión entre Quintanilla y Lucas, que el goleador colchonero Poveda no desaprovechó en boca de gol. No hay mejor ejemplo que el error propio.

Solo se habían jugado dos minutos y el Ibiza acusó el mazazo. Toda una semana preparando una estrategia y se iba al traste nada más comenzar el choque. Aunque el Ibiza pudo empatar enseguida, en un lanzamiento de falta de Javi Lara que tocó el travesaño.

Pero al margen de esa acción, los primeros 45 minutos fueron un dominio inofensivo de los locales. El Atlético de Madrid es un equipo muy joven, pero ya exhibe el método Simeone. Con el marcador a favor sabe manejarse con oficio, perdiendo tiempo, evitando que el rival le ponga ritmo al juego.

Lara intentaba sacar galones en el medio campo, pero el centrocampista andaluz es como el Guadiana, aparece y desaparece. Al Ibiza le cuesta generar peligro porque no tiene desequilibrio por fuera ni asociaciones por dentro que desnuden defensas. Alfaro está apostando por dos extremos puros, pero Raí es todo electricidad sin duende y con pérdidas de balón letales y Carbia muestra una timidez preocupante para encarar defensas. Así que todo el caudal ofensivo fueron un par de remates lejanos que no encontraron portería, saques de esquina sin rematador y un despeje de Solano que dio en la espalda de Carbia y a punto estuvo de colarse en la portería colchonera. El Atlético de Madrid B sobrevivía sin agobios, pero eso no pareció tranquilizar a su entrenador Nacho Fernández que fue expulsado al pitarse el descanso por excederse en sus protestas. Simeone ha creado escuela.

Tras el paso por los vestuarios, el Ibiza salió con otra marcha y el viento hizo el resto. Adelantó más su presión y empujó al Atlético de Madrid en su propia área. Mendoza reemplazaba a un inoperante Carbia, buscando aprovechar el viento a favor con centros al área. El cambio de sistema pareció funcionar de inmediato y tras un primer aviso de Javi Pérez el Ibiza encontró el gol a balón parado. Un saque de esquina lo cabeceó a la red Quintanilla. Funcionaba la estrategia y con el marcador igualado se vio al mejor Ibiza. Los visitantes no salían de su campo, la grada apretaba y Rodado rozó el gol en otra jugaba a balón parado. Parecía cuestión de tiempo que llegara el segundo, faltó precisión en un par de pases y Rubén de Tijera puso a prueba al portero Cortés.

Pero otro error echó por tierra el buen trabajo de la segunda parte. Una acción en la que primero Raí intentó una diagonal en el área rival, pero el balón se le fue largo y esa absurda pérdida volvió a costar caro, porque despejó la zaga colchonera y Quintanilla midió mal en su cuerpo a cuerpo con Poveda en la zona ancha. No hay nada que enseñe más que equivocarse. El delantero madrileño hizo el resto, levantó la cabeza, vio el desmarque por la otra banda de Clemente, el media punta del Atlético llegaba solo y definió con clase. Un jugador con el 10 a la espalda tiene prohibido pegarle mal a la pelota.

El Ibiza sufría otro golpe duro del que no se recuperó. Alfaro se jugó la última carta sacando a Mariano al campo buscando balones aéreos y jugando con tres teóricos delanteros centros. El Atlético pudo sentenciar en una contra de Riquelme y tuvo el empate el equipo ibicenco en el último suspiro en otra jugada a balón parado, que remató al poste Rubén. Pitido final, derrota dolorosa e inmerecida, pero lo que cuenta es  que volaron tres puntos más. Toca análisis y reflexión. A veces hay derrotas que enseñan el camino.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?