Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Paco López recupera a Paco López

El entrenador del Levante UD, Paco López, en rueda de prensa / ()

Las cosas no pasan por casualidad. No es como consecuencia del azar que el Levante haya tenido una excelente reacción en un momento crítico de la temporada y ante los peores rivales a los que se podía enfrentar.

Es gratificante comprobar como la autocrítica nació del propio vestuario a las pocas horas de una paupérrima e intolerable actuación ante el Espanyol.

Los futbolistas fueron los primeros en reconocer internamente que no estuvieron al nivel mínimo exigible para competir contra el penúlitmo clasificado. Se demostró una vez más, que si bajas la intensidad y desconectas te conviertes en vulnerable y rozas la vulgaridad. No todo es achacable a las decisiones del entrenador.

El ejemplo más reciente lo experimentó el Barça de Messi en Orriols, que en el descanso infravaloró a su rival con una victoria tan exigua como injusta y en siete minutos de siesta se vieron sorprendidos por un vendaval granota.

Todo lo que ocurrió ante el FC Barcelona fue la continuación de las decisiones que Paco López tomó para afrontar el duelo en Anoeta. El técnico de Silla aparcó las rotaciones, el posible cansancio acumulado y repitió por primera vez el once inicial. Jugó otro gran partido y volvió a ganar. No fue casual.

El Levante pivota sobre Campaña, que es un futbolista descomunal, pero que necesita explotar su talento en zonas avanzadas de la medular donde filtra pases mirando al tendido y encuentra pasillos imposibles que tienen una enorme incidencia en fase de finalización.

Campaña roba un balón y asiste a Morales en Anoeta / www.lfp.com

Acercar a Campaña al área contraria partiendo desde la banda derecha es otro acierto de Paco López, pero para poder hacerlo con garantías ha tenido que ponerle dos escuderos. Melero y Radoja le liberan de muchas tareas defensivas. Tampoco es fruto de la casualidad, que una presión coral mucho más adelantada haya provocado dos robos en Anoeta y frente al Barça que se convirtieron en asistencias de gol.

Presión grupal del Levante que originó el (1-1) que marcó Campaña / www.lfp.com

La apuesta para el lado izquierdo ha sido Enis Bardhi, otro futbolista con un talento enorme y que de la mano del técnico de Silla ha crecido tacticamente y fisicamente a pasos agigantados.

Bardhi muestra su mejor versión como interior zurdo en Anoeta / www.lfp.com

Arrancar desde la izquierda en un sistema 4-4-2 no es novedoso para el macedonio que firmó dos dobletes ante el Athletic y el Barça en el espectacular cierre de la temporada (2017-2018) en la que Paco López debutó como entrenador de élite.

Bardhi ya jugó en la izquierda en la temporada 2017-18 / www.transfermarkt.com

La siguiente temporada (2018-2019) el Levante arrasó al Betis en la primera jornada con un partidazo en el Villamarín. El doble pivote lo formaron Doukouré y Campaña, con Bardhi en la izquierda, Jason en la derecha y como delanteros Morales y Roger. Una mala racha de resultados y el fichaje de Vukcevic modificó el sistema a 4-3-3.

Bardhi en la izquierda y Morales en punta para abrir la temporada (2018-19) / www.transfermarkt.com

Y este año (2019-2020) después de muchos cambios de jugadores y de sistemas Paco López ha recuperado el 4-4-2 con Bardhi en la izquierda y Morales en punta coincidiendo con el mejor juego de la temporada y dos grandes resultados.

Bardhi en la izquierda y Morales en punta ante el Barça (2019-2020) / www.transfermarkt.com

Lo escribí el día que Nemanja Radoja jugó sus primeros 20 minutos con la elástica granota ante el Éibar. Es un fichajazo y era el mediocentro que el levantinismo anhelaba desde la marcha de Jefferson Lerma. Titularisimo.

El serbio era la pieza que le faltaba al engranaje desde hacía un año y ahora solo había que encontrarle una pareja dinámica como Gonzalo Melero con la que poder asociarse sin abandonar la posición, que no pierda el balón y en el tránsito de pelota encuentre receptores con buen pie, como Mayoral por dentro, con Campaña y Bardhi en los costados. En estos dos partidos se han reducido las pérdidas y se han incrementado los pases acertados. Causa y efecto.

Radoja intercepta despeje de Piqué tras presión en bloque alto del Levante / www.lfp.com

Ese fue uno de los males endémicos durante el pasado año y que se había reproducido e incluso incrementado esta temporada. Juntar a Morales, a Hernani y a Rochina en un mismo once es sinónimo de velocidad y de máximo riesgo, porque son futbolistas capaces de desequilibrar para lo bueno y para lo malo, por sus constantes pérdidas de balón en el intento de sortear contrarios en zonas poco recomendables cuando el equipo no está bien colocado.

En los dos últimos partidos, el Levante ha conseguido que sus rivales hayan reducido su capacidad de llegada y le generen menos ocasiones. La Real Sociedad remató en una ocasión en la primera mitad y dos en la segunda parte, mientras que el Barça necesitó media hora para que Griezmann disparara por primera vez a puerta y la solidaridad defensiva fue manifiesta hasta en la acción del penalti cometido por Miramón.

Todo el equipo defiende en bloque bajo para impedir pases interiores a Messi / www.lfp.com

El entrenador del Levante, que maneja todos los datos y los estados de forma individualizados, ha tratado de armonizar durante dos meses el rendimiento de cada jugador a las características de los rivales, para que el mayor número de futbolistas fueran protagonistas en las formaciones iniciales.

Sin embargo, como la naturaleza no da saltos, sabíamos que más pronto que tarde el proceso de selección se tendría que ajustar a las necesidades del equipo.

Paco López no está haciendo nada que no hubiera hecho antes, simplemente ha aplicado la misma receta con la que pasó de dirigir un filial a ser el máximo responsable de un equipo de élite. Poner a los mejores, encontrar recursos tácticos para que los mejores se mantengan en un once inicial mientras no bajen su rendimiento y recompensar a los suplentes con la titularidad en el momento que alguno de los intocables se despiste.

Si para ver la mejor versión de Morales hay sacarlo de la banda para que juegue como delantero y Roger tiene que empezar un partido desde el banquillo o Sergio León se tiene que quedar fuera de una convocatoria, no pasa nada.

Si para que el equipo explote las virtudes de Borja Mayoral desde la mediapunta hay que sentar en el banquillo a Rubén Rochina, no pasa nada.

Si para que el centro del campo se asiente y encuentre sus propios automatismos Nikola Vukcevic no es titular en un mes, no pasa nada.

El Levante es un equipo en toda la dimensión de la palabra y en el momento que pierda la humildad de trabajar como un equipo se autodestruirá. La prueba más evidente del cambio radical en Anoeta y frente al Barça se puede comprobar en las imágenes que demuestran las zonas en las que se robó el balón, la llegada de jugadores desde la segunda línea y las opciones de pase que siempre se le ofrecen al poseedor de la pelota.

Paco López ha conseguido que se le valore del mismo modo por su capacidad como entrenador como por su calidad humana. Es una suerte que el Levante disfrute de un profesional que tenga en grado superlativo su compromiso con el club y del que se podría haber marchado por 280.000 euros una semana antes de la final de Montilivi. Su vida está marcada por otro tipo de valores que relativizan lo que para otros sería su prioridad. Dinero y popularidad.

El entrenador de Silla también es consciente que está en continuo proceso de aprendizaje, porque no es lo mismo administrar los egos de un vestuario de Primera, donde todos se consideran imprescindibles, a manejar una plantilla de millennials que esperan encontrar algún día su oportunidad en el futbol profesional.

No tenía la misma presión cuando dirigía al filial, con un puñado de padres y de ojeadores en la banda de la Ciudad Deportiva de Buñol, que ahora con más de 22.000 abonados discutiéndole cada alineación o los medios de comunicación preguntándole por los continuos cambios de sistema.

Dice el refranero que 'no hay mal que por bien no venga' y creo que la durísima derrota ante el Espanyol, la reacción de la grada dejando tirado al equipo a falta de diez minutos para el final de aquel partido y la respuesta que ha tenido el público de Orriols al comprobar la reacción inmediata de la plantilla ha servido para que el Levante salga reforzado y si todos (los de dentro y los de fuera) dan su máximo nivel se puede disfrutar de una temporada maravillosa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?