Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La reforma de la casa del relojero de València, cada vez más cerca

El gobierno local aprueba este viernes el proyecto constructivo, paso previo a la licitación de la obra

Recreación del aspecto final de la casa del relojero, una vez rehabilitada y el edificio de nueva planta anexo. A la derecha, el campanario del Miguelete /

La junta de gobierno local aprueba este viernes el proyecto para la rehabilitar la casa del relojero y construir un nuevo edificio en la calle Miguelete, frente a la Catedral. Un lugar por el que pasan a diario miles de personas, entre ellos turistas.

El proyecto de ejecución se presentó en agosto pero ha habido que esperar hasta esta misma semana para tener las bendiciones de la Conselleria de Cultura ya que ha tenido que informar favorablemente respecto al escudo de la fachada y la autorización arqueológica para la intervención en la cimentación.

Una vez aprobado en junta de gobierno saldrá a licitación una obra que durará unos 11 meses, que tendrá un presupuesto de cerca de 1 millón de euros y que acabará, como explica la concejal de urbanismo, la Vicealcaldesa Sandra Gómez, con un punto de degradación avergonzante.

Descripción de la intervención

Se propone construir el nuevo edificio en continuidad con la Casa del Relojero, liberando la esquina entre la calle Bordadores y el Cobertizo de Bordadores, donde se recuperan las alineaciones construyendo un lienzo neutro que matizará la transición entre el espacio urbano del interior y exterior de la manzana.

AYO VALÈNCIA

Un punto fundamental es la búsqueda de la continuidad del espacio exterior, lo que se consigue ubicando el núcleo de comunicaciones verticales, de forma que no suponga una barrera entre la calle Micalet y el Cobertizo de Bordadores.

La edificación existente se restaura, dotando a la Casa del Relojero un cromatismo en consonancia con el resto de edificaciones de la calle Micalet, tal y como era originalmente. Utiliza muros de ladrillo con mortero de cal (con el mismo cromatismo pero diferenciándose en su textura), resolviendo el encuentro de forma análoga a los zócalos de piedra de los edificios de la calle Micalet.

AYO VALÈNCIA

Dada la singularidad del proyecto, en la nueva edificación se trabaja la dualidad abierto-cerrado de la planta baja, sin distorsionar en ningún momento las alineaciones históricas, que se mantienen con el rotundo sistema murario.

De otra parte, la carpintería, entendida como parte móvil del cerramiento, se propone como elemento permeable visualmente incluso estando cerrada. Su trazado zigzagueante enriquece la transición entre el interior y el exterior, generando distintas densidades visuales, manteniendo la escala humana y abriéndose solo en parte para no perder nunca la diferenciación entre el exterior y el interior, espacio éste, híbrido, más cercano conceptualmente al patio.

AYO VALÈNCIA

Para que la Casa del Relojero no se convierta en un lugar de paso obligatorio para conectar el resto de espacios, se dispone de un paso paralelo a la medianera sur existente, realizándose por ésta la conexión con el resto del conjunto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?