Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

1-0. La Peña Deportiva sigue sumando

Supera al Pontevedra con un gol de Bernal de penalti en el descuento

imagen de archivo de un partido de la Peña esta temporada /

La Peña Deportiva derrotó a otro de los pesos pesados de su grupo, el Pontevedra CF y sigue caminando con paso firme hacia el objetivo soñado: la permanencia. Quedan todavía puntos por sumar, pero los 27 que adornan al equipo de la Villa del Río en la tabla son el mejor reflejo de las prestaciones de un equipo que está muy por encima en la clasificación de lo que podían esperar los optimistas antes de iniciarse la competición.

La Peña está demostrando que sabe adaptarse a todos los escenarios en los partidos y lo que es más importante que puede tutear y doblegar a cualquier rival por poderoso que sea por historia, presupuesto o ambiciones. Al Municipal de Santa Eulària llegó un envalentonado Pontevedra con el aval de cuatro triunfos seguidos. A la hora de la verdad fue un león venido a menos, maniatado en el campo por los locales y sin saber adaptarse a un terreno de juego que es otra ventaja que sabe explotar el equipo de Raúl Casañ. Un objetivo sin un plan es solo un deseo.

Casañ tuvo que volver a retocar su once inicial para hacer frente a las lesiones que azotan a su equipo. Privado de alguna pieza básica, como Pipo en ataque y dejando en el banquillo a Nacho y Andrada recuperados de sus problemas físicos pero sin que el técnico quisiera forzar de inicio. Fran volvía a la titularidad en el extremo derecho y se reforzó el medio campo con un doble pivote, Marc de Val y Cristeto. En defensa Mena ocupaba la posición de lateral derecho.

Así que la Peña se preparó para un ejercicio aéreo desde el primer minuto. El fuerte viento complicaba la circulación del balón y el Pontevedra vino a Santa Eulària prescindiendo de la elaboración del juego. Balones al área para que el espigado Adighibe peinara algún balón para la llegada de los futbolistas de la primera línea. El problema para los gallegos es que los que tenían que aparece, Álvaro Bustos o Alex Fernández fueron jugadores invisibles, bien maniatados por la tela de araña que dispuso Casañ. Una de las muchas cosas buenas que tiene la Peña esta temporada es que hace un gran trabajo de presión en la zona ancha y evita ocasiones claras de gol en su portería.

Los locales avisaron nada más arrancar el choque con un disparo de Bernal y a partir de ahí los primeros 45 minutos se jugaron sin porteros. No hubo ocasiones en ninguna de las dos porterías y todo se limitó a la brega constante, el desgaste mutuo, continúas interrupciones, con faltas tácticas y las imprecisiones en las entregas. El balón estuvo más tiempo en vuelo que a ras de tierra y así siempre es más complicado generar ocasiones.

Tras el descanso asomó algo más el Pontevedra en ataque y a los 59 minutos tuvo su única gran oportunidad. En una jugada aparentemente intrascendente, un saque de banda, acabó con el balón en la frontal y con un lanzamiento raso de Romay que se fue envenenando y al que respondió Seral con una excelente intervención. El rechace le cayó a Adighible, que se encontraba demasiado escorado y que también estrelló su remate contra el cuerpo del portero de la Peña que estuvo providencial para salvar los muebles.

La Peña reaccionó porque su técnico fue valiente y no se arrugó pese al susto. Casañ quitó a un medio centro, Cristeto, para dar entrada a Nacho y ese cambio en el minuto 60 fue una de las claves del choque. La movilidad del atacante peñista empezó a sacar de rueda a los dos poderosos centrales gallegos, Jaouad y Víctor Vazquez que tenían que salir de su posición y la Peña empezó a encontrar más huecos. Fraile estuvo cerca del gol tras un centro lateral, pero su disparó  desde el punto de penalti golpeó en el defensa Santi con el potero Edu batido. En otra jugada a balón parado, Borja Navarro cabeceó desviado en una buena posición. La Peña inclinó el campo a su favor y los visitantes quedaron en inferioridad al ver Sana la segunda tarjeta amarilla por una entrada sobre Nacho.  Y cuando todo apuntaba al empate y se jugaba ya el descuento Fran Núñez recibió un balón en la posición de extremo y le ganó la posición a Pol al entrar en el área. El defensa gallego estuvo inocente y cometió un penalti que Pepe Bernal transformó con suspense, ya que el portero gallegó tocó el balón pero no pudo impedir que el esférico se colara en sun portería.

No hubo tiempo para más y la grada pudo estallar de alegría porque volvió a ver ganar a los suyos que han ascendido a la tercera plaza de la clasificación, consolidados en las plazas de fase de ascenso. No se recuerda una trayectoria semejante de la Peña en la Segunda B y aunque es pronto para cantar victoria más de la mitad del camino soñado (45 puntos) ya se ha recorrido cuando solo se han disputado 14 jornadas. A veces se consigue todo lo que se busca si el entusiasmo no tiene límites.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?