Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Tras cinco meses y medio Salvador, un bebé prematuro, sale de la UCI y emociona al Hospital Gregorio Marañón

Salvador, un bebé prematuro nacido en un parto gemelar, sale de la UCI tras cinco meses y medio. Sus padres le han acompañado en todo momento y han emocionado al personal del Hospital Gregorio Marañón, que ha decidido prepararles un homenaje

Salvador junto a sus padres en el momento de su salida de la UCI /

“Hay veces que una historia preciosa se convierte en más de cinco meses en el hospital”. Son las palabras del doctor Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Con “historia preciosa” se refiere a la llegada de dos gemelos al mundo y con los “cinco meses en el hospital” hace alusión a Enrique y Noelia, los padres de Salvador.

Hace cinco meses y medio nació Salvador junto a su hermano gemelo, que murió al poco de nacer. El pequeño Salvador llegó al mundo después de solo 24 semanas de gestación y con medio kilo de peso. Sus pulmones eran muy inmaduros y aunque sufre una displasia broncopulmonar crónica, el bebé está bien y ha podido abandonar la Unidad de Cuidados Intensivos y pasar a Cuidados Medios.

La historia de Salvador ha conmovido al personal del hospital. Aseguran los sanitarios que los padres han estado acompañando a su pequeño prácticamente en todo momento, a pesar de tener que conciliarlo con el cuidado de otra hija de apenas dos años y medio. “Necesitábamos estar a su lado, es nuestro bebé. No puedes dejar de estarlo todo el tiempo que sea posible. Y más cuando intuyes que le ayuda a mejorar. Lo notas en los monitores, cómo cambian los valores cuando llegas o cuando le coges”, asegura su padre Enrique.

Los padres de Salvador acompañados por el doctor Sánchez Luna / JOAN GIMENO

Enrique y Noelia han colaborado con enfermeros y enfermeras, han ayudado en lo que han podido y pese a la situación tan difícil que les ha tocado vivir, “nunca han tenido un mal gesto ni una mala palabra”. Ana Moro, jefa de la UVI de pediatría asegura que “estos padres han sido muy especiales, se han involucrado especialmente y han sido una ayuda y un apoyo fundamental también para nosotros”.

El paso a planta de Salvador ha supuesto un momento especial en el Gregorio Marañón y el personal ha decidido prepararles un homenaje a sus padres y al pequeño. “Nos hace mucha ilusión que un niño que ha pasado por tantas dificultades las haya superado”, asegura Mari Carmen Barea, jefa de Cuidados Medios. Asimismo, el doctor Sánchez Luna dice no saber cómo agradecerles a los padres su interacción con el sistema hospitalario, “esta pequeña fiesta es para ellos, han sido parte del tratamiento de su hijo”.

Las enfermeras que han cuidado de Salvador en la UCI / JOAN GIMENO

Antes de que Salvador saliera de la UCI, un grupo de enfermeras se congregaba en el pasillo expectantes del momento. “Estamos muy contentas porque es un niño que ha estado muy malito, ha sido muy pequeño. Nos hace mucha ilusión. Los papás han sido unos colaboradores estupendos”, decía una de ellas.

Noelia, la madre define estos cinco meses como “una montaña rusa” de emociones. “Han sido momentos muy duros, hemos tenido momentos muy duros, pero también ha habido alegrías. Cada pequeña mejoría nos alegraba, cualquier gramito de mejoría. Han sido cinco meses muy intensos”.

La pequeña habitación en la que Salvador ha estado ingresado durante más de cinco meses estaba preparada para la ocasión. El hospital decidió adornar la cuna del bebé con globos y corazones y, como si de una graduación se tratara, han vestido al pequeño con un birrete escolar con su nombre. Fuera, las enfermeras aplaudían el trayecto de la familia hacia la Unidad de Cuidados Medios.

La cuna de Salvador, decorada especialmente para la ocasión / JOAN GIMENO

El gesto del hospital ha emocionado a los padres. “Llevábamos cinco meses y medio pasando por momentos muy graves y por fin el pequeñito ha salido adelante. Estamos encantados. Ha sido muy emocionante”, asegura Enrique, mientras Noelia habla sobre lo que se aprende en situaciones así: “Se aprende a valorar la suerte de tener una hija sana. Se da por sentado que tienes un hijo, te lo llevas dos días después y todo fenomenal. Pero cuando tienes un bebé prematuro te das cuenta de lo afortunado que se es al tener un hijo sano”.

Después de más de cinco meses en los que ha pasado muy malos momentos ingresado en la UCI, Salvador ya está en planta. Va a vivir y sus padres están mucho más tranquilos. “No cabe duda de que ha venido a hacer algo importante a este mundo”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?