Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

De Stella a Miguel: diez años de mejoras en el tratamiento de niños prematuros

Este domingo se celebra el Día Mundial del Niño Prematuro y hay que celebrar que su pronóstico sigue mejorando: en los países industrializados, sobreviven el 90% de los grandes prematuros de menos de 28 semanas

Ahora nacen un 36% más de niños prematuros que hace 20 años /

No es casualidad que dos de los candidatos a la Presidencia del Gobierno en las últimas elecciones generales hayan tenido hijos prematuros. Los mellizos de Pablo Iglesias e Irene Montero nacieron con 26 semanas de edad gestacional y uno de los hijos de Pablo Casado, con 25. Ahora nacen un 36% más de niños prematuros que hace 20 años una cifra alarmante pero que se contrapone con otra más tranquilizadora: “En los países industrializados, sobreviven el 90% de los grandes prematuros de menos de 28 semanas de edad gestacional, cosa que no hace tantos años era mucho menos frecuente”, explica la doctora Ana García Figueruelo, que lleva 14 años trabajando en pediatría con prematuros. Está preparando con sus compañeros del Hospital QuirónSalud Sur de Alcorcón una fiesta muy especial para este domingo, Día Mundial del Niño Prematuro. Allí se van a dar cita todos muchos de los niños que han nacido con menos de 32 semanas de gestación en ese centro, inaugurado en 2003, como Stella que hoy tiene 12 años, o Miguel, que acaba de cumplir cuatro. Dos ejemplos muy distintos de lo que supone tener un niño prematuro. Los médicos insisten en que “hay que individualizar cada caso, porque cada niño es diferente y cada paciente responde de una manera a los tratamientos”.

Casi 20 años después de que abriera ese hospital madrileño han cambiado mucho las cosas. “Antes un prematuro daba mucho miedo, eran pacientes muy inestables con mucha mortalidad y morbilidad. Eso sigue siendo así, pero ahora el ver que muchos pacientes salen adelante y con pocas o nulas secuelas hace que los profesionales sanitarios estemos más seguros, además de que estemos más preparados y especializados. También, la implicación de las familias ha cambiado. Antes a los prematuros no se les tocaba, nadie que no fuera sanitario podía tocarlos. Ahora se implica a las familias en el cuidado de los niños, se favorece el método canguro, el contacto piel con piel, y eso hace que los cuidados, además de ser más humanos, hayan mejorado el pronóstico de los niños”, asegura la doctora.

La mano de Juan Carlos junto al cuerpo de su hija Stella, al poco de nacer prematuramente / CADENA SER

Juan Carlos, el padre de Stella, recuerda esos días de hospital como “un mal trago pero a la vez como una lección de vida, por la generosidad de la gente y buenos profesionales”. Un embarazo llega a término a partir de la semana 37 pero Stella tuvo que nacer en la 26. Su hermana gemela había muerto y hubo que hacer una cesárea de urgencia. Estuvo tres meses ingresada y la llegada a casa tampoco fue fácil: “Hubo que desmontar una de las cunas, visitar al médico todos los días, pelearte con la administración, encontrar terapias de recuperación, atención temprana… cuando no te tienes que pelear con las administraciones para conseguir las ayudas es mucho más fácil”, critica su padre que, 12 años después, sigue batallando con la burocracia de vez en cuando. Stella va a un colegio de educación especial donde la fisioterapia, la logopedia y la estimulación son tres asignaturas más. Su hermano Iván, dos años menor que ella, se ha convertido en su mejor terapia.

Nadie te prepara para tener un hijo prematuro. Por eso, Ámbar Muñoz decidió dar visibilidad a su realidad en Instagram tras el nacimiento de sus gemelos en la semana 28. Una cuenta que llena de esperanza a muchos padres que están pasando por lo que ella pasó. La historia de Vega, una gran prematura que nació con 700 gramos, es otro caso que demuestra que todo es posible y que es muy difícil pronosticar qué pasará con cada niño. “Hay que ir cada día y momento a momento”, insiste la doctora. Nunca olvidará el caso de unos gemelos que nacieron de forma prematura un día que estaba ella de guardia: “Fue un parto inesperado, la madre ingresó pocas horas antes de dar a luz y no se pudo frenar el parto. Además, los dos tuvieron a bien tener varias complicaciones y, cada vez que se ponían malos, parece que esperaban a que yo estuviera de guardia. Eso sí, no se ponían malos a la vez, en mis guardias uno estaba bien, y el otro malo, y en la siguiente guardia se cambiaban. Estuvieron muchas semanas con nosotros y la verdad es que se fueron fenomenal, a pesar de todo lo que les pasó. Hasta ahora, sin secuelas, pero hicieron que me salieran muchas canas”. Espera reencontrarse con ellos en la fiesta del hospital de este domingo.

Miguel nació en la semana 27 y no tiene ninguna secuela. Acaba de cumplir 4 años / CADENA SER

Miguel y sus padres tampoco se va a perder el evento en el hospital donde nació en la semana 17 y pasó tres meses ingresado. Ahora tiene cuatro años recién cumplidos tiene mucho que celebrar y que agradecer: “Miguel no ha tenido ni tiene ninguna secuela. Tampoco ha necesitado ninguna terapia, es un niño con una salud de hierro, muy alegre y con mucha vitalidad. La verdad es que, después de haber pasado esos momentos tan difíciles y duros al principio, no nos podíamos imaginar que el camino que íbamos a recorrer con él iba a ser tan fácil”, dice Gema, su madre. Recuerda que el tiempo que estuvo ingresado “fue muy difícil y doloroso” porque tenían que compaginar sus trabajos con encontrar ratos para pasar con su otra hija pequeña, pero considera que tuvieron “suerte” de encontrar gente que les ayudó mucho. Por eso, su pareja aconseja a quien esté ahora mismo en esas unidades de neonatos que tengan paciencia: “Son momentos muy duros, muy difíciles, en los que pierdes la esperanza, te vienes abajo… pero que se dejen aconsejar por los médicos que atienden a los niños. Ellos están día a día con ellos y saben cómo nos sentimos”.

¿Cuáles son las causas de aumento de prematuridad?

El aumento de la prematuridad tiene las mismas causas que hace años, pero ahora además está relacionada con el aumento de la edad de la madre. No tanto por la edad en sí, sino porque la edad materna avanzada ha hecho que aumenten los tratamientos de fecundidad, cosa que hace que haya más partos múltiples, que son causa de prematuridad.

Además, las patologías maternas como la diabetes o la hipertensión arterial también son causa de prematuridad, y son patologías más propias de personas de edad media, más que de madres más jóvenes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?