Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

'Yerma' llora el cierre de Guindalera

En 2020 desaparece uno de los espacios que más ha hecho por la cultura de Madrid. Hablamos con sus creadores, Juan Pastor y Teresa Valentín-Gamazo. Su hija, María Pastor, da vida al personaje lorquiano

Cartel de 'Yerma 2019' en la Sala Guindalera /

"Me siento una montaña de fuego, como diría la propia Yerma", asegura María Pastor, actriz que interpreta al personaje lorquiano en la obra, la función, que firmará los últimos versos del Espacio Guindalera. Una sala que lleva más de 20 años impulsando la cultura en el madrileño barrio de Salamanca, y que representa una manera de hacer teatro. En 2020 desaparecerá, dirá adiós, o hasta luego, porque la cultura siempre permanece, pero los lugares para auparla son más difíciles de mantener.

La licencia de este espacio es un impedimento para que la Guindalera siga adelante. "Simplemente habría que cambiar un puntito de la normativa, pero nadie ha querido", dice Teresa Valentín-Gamazo, creadora de este proyecto junto a su marido, Juan Pastor. En varias ocasiones han estado a punto de cerrar, "nos han llamado, por favor seguid, decían [los ayuntamientos]. Nos los hemos creído. Pero hemos dicho hasta aquí, hemos dicho no más", afirma Teresa. "Una sala como la nuestra es muy difícil [que continúe] si no cambia un poco la visión", dice Juan. Bajan el telón, se van, "con pena. Si hubiera querido cualquiera de las administraciones se habría podido".

Su hija María Pastor da vida a Yerma en la obra que pondrá punto final a esta etapa de una vida dedicada a la cultura. "Despedimos con Lorca, claro. Empezamos con Lorca y terminamos con él", afirma Juan. 'Yerma 2019',  respetando el texto original lorquiano, trae a la actualidad lo que el poeta escribió: a qué se enfrenta una mujer en la sociedad. La obra se representa en la Sala Guindalera hasta el 22 de diciembre.

María Pastor habla con Hoy por Hoy Madrid, repasa su carrera como actriz, sus años en la Guindalera, sus recuerdos allí. "Guindalera es mi casa, donde me he forjado", relata. Empezó con un papelito en un montaje de Lorca, y por eso siente que cierra un ciclo. "Recuerdo abrazarme a mi padre, diciéndome que era un placer actuar conmigo. Me veo a mí misma literalmente rezando". Recuerdos de hace 20 años, de toda una vida, como dice María; recuerdos que permanecerán, como el teatro, como el arte, a pesar de que las tablas del escenario de Guindalera se queden vacías.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?