Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 25 de Enero de 2020

Otras localidades

Cañas zamoranas, un postre con arraigo

No hay carta en los restaurantes de la capital o la provincia en la que no aparezca este canutillo de hojaldre relleno de crema

Cañas zamoranas /

A pesar de que la fama de los alimentos zamoranos la posean los vinos de Toro, los quesos de oveja o cabra, el garbanzo de Fuentesaúco o las carnes rojas de la comarca de Aliste, la repostería ocupa también un lugar destacado en nuestra gastronomía: las tradicionales pastas de almendra, las galletas de nata, el rebojo o uno de los postres con mayor arraigo en esta tierra; las cañas zamoranas.

El fino canutillo de hojaldre, relleno de crema y cubierto de azúcar tiene un puesto fijo en las cartas de postres de los restaurantes de la capital y la provincia, aunque la caña suele tomarse también por la tarde acompañada de un buen café con leche.

Modo de preparación:

Para hacer la crema pastelera necesitaremos: 500 mililitros de leche, 40 g de harina fina de maíz, 125 g de azúcar, 50 g de mantequilla o margarina, 4 yemas de huevo y 1 vaina de vainilla.

En una cazuela mezclamos la leche con la cáscara de limón y el palito de canela y lo ponemos al fuego hasta que comience a hervir y reservamos. Una vez se hay templado retiramos las ralladura y la vaina de vainilla.

En un bol mezclamos las yemas de huevo junto con el azúcar y con la varilla comenzamos a batir los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea. Acto seguido añadimos la harina de maíz y seguimos batiendo hasta que no queden grumos. Después, esa mezcla la ponemos a fuego lento hasta que adquiere la textura de crema pastelera y añadimos la mantequilla que le dará mayor cremosidad al relleno de las cañas.

Una vez hemos realizado la crema, ya podemos ponernos manos a la obra con las cañas, para lo cual necesitaremos: 1 vaso de vino blanco (aunque algunas recetas en un alarde de innovación utilizan bourbon o ron), un vaso de aceite, 1 vaso de agua y cuatro vasos de harina, el aceite para freír la masa, una pizca de sal y otra de azúcar.

En un bol mezclamos la harina, el aceite y la leche y amasamos los ingredientes hasta conseguir una masa compacta. Inmediatamente después, la estiramos con un rodillo de cocina y la cortamos en tiras. Para conseguir los canutillos utilizaremos los moldes en forma de tubo (pueden encontrase el cualquier hipermercado con sección de cocina) en los que enrollaremos la masa y que freiremos en la sartén con abundante aceite, que debe estar muy caliente. Una vez fritos los retiraremos y los espolvoreamos con azúcar.

Con una manga pastelera rellenamos las cañas con la crema y si nuestra salud nos lo permite, podemos cubrirlos levemente con caramelo o sirope de chocolate.

Este exponente de la repostería zamorana puede ser un excepcional colofón para nuestras comidas y cenas de estas fechas navideñas, acompañadas por un vino dulce o algún licor digestivo. Así que, ¡buen provecho y felices fiestas!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?