Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 19 de Febrero de 2020

Otras localidades

No, sudar no quita el catarro

El pediatra Iván Carabaño desmonta los mitos de las infecciones respiratorias infantiles

Estamos en una época propicia para las infecciones respiratorias en niños. /

El pediatra Iván Carabaño ha desmontado este miércoles muchos de los mitos y creencias populares relacionados con la prevención y tratamiento de infecciones respiratorias, especialmente en la infancia.

-“No camines descalzo, que el catarro se coge por los pies”.

“Es falso. Las infecciones respiratorias se contraen cuando diversos gérmenes (en especial, los virus) acceden a las vías respiratorias. Los pies son espectadores inocentes en todo esto. Lo que ocurre es que dichas infecciones son especialmente frecuentes en los meses fríos. Y cuando hace frío, apetece calzarse unas zapatillas para estar en casa”, apunta Carabaño.

-“El niño está malo, no le tienes que bañar hasta que se encuentre mejor”.

“Falso. ¿Por qué no hacerlo? La higiene es muy agradable. Desde luego, los procesos febriles/catarrales no contraindican que se dé un baño a los peques. Recurran, eso sí, al agua templada, nunca fría. Reserve el baño fresquito para la época estival”, concluye.

-“Ponle un gorro al niño que le cubra los oídos para que no coja una otitis”.

“Falso. Las otitis suelen aparecer secundariamente a cuadros catarrales, por migración de gérmenes desde la faringe. Esto es: no se va a evitar la aparición de una otitis si tapamos los oídos. Lo que sí es cierto es que el viento frío puede inducir la aparición de dolor ótico. Si tapamos el oído, es verdad, se va a evitar que aparezca este dolor tan concreto”, añade.

-“El niño está acatarrado, dale un vaso de leche calentita con miel. Le aliviará”.

Según el pediatra es verdadero, al menos en parte. “La miel atenúa ligeramente la tos. Y la leche, dado que el niño tendrá molestias al tragar, puede ser que le entre bien. Por lo tanto, bienvenida sea la combinación leche-miel. Ahora bien, pese a la apariencia natural de la miel, no se olviden de que es una fuente importante de azúcares libres. Ojo con abusar de ella”, señala.

-“Parece que el niño tiene algo de tos. Le voy a dar ibuprofeno para que duerma bien”.

“Falso. El ibuprofeno tiene efecto antipirético y analgésico, pero no modula, ni a más ni a menos la tos. El niño con catarro, por definición, va a dormir mal: tendrá tos, dolor al tragar, molestias musculares, congestión nasal…”, enumera.

-“Los catarros hay que sudarlos”.

“Falso. Al niño con una infección respiratoria no hay que abrigarle de más, y tampoco pasarnos con justo lo contrario. Busquemos su bienestar. Preguntémosle a él”, recomienda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?