Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 25 de Mayo de 2020

Otras localidades

Luis Eduardo Aute

Homenaje a través de sus canciones a Luis Eduardo Aute, el pintor de las palabras

En Hoy por Hoy Cuenca hemos recorrido la vida y la carrera discográfica de este artista polifacético y de larga trayectoria

Luis Eduardo Aute, en su casa de Madrid en 2015.

Luis Eduardo Aute, en su casa de Madrid en 2015. / LUIS SEVILLANO (El País)

En Hoy por Hoy Cuenca abrimos un espacio especial cada vez que recibimos a Eugenio Cortés, profesor de Lengua Inglesa y su Didáctica y de Estudios Culturales Contemporáneos en la facultad de Educación de la Universidad de Castilla-La Mancha, en el campus de Cuenca. Con anterioridad hemos realizado con este experto musical programas monográficos dedicados Leonard Cohen, John Lennon, Bruce Springsteen o Elvis Presley. En esta ocasión hemos conocido a Luis Eduardo Aute y hemos escuchado sus canciones.

Especial 'Aute' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

EUGENIO CORTÉS.-Bien conocido como músico, compositor, cantautor, director de cine, actor, escultor, pintor y poeta, Luis Eduardo Aute Gutiérrez se considera a sí mismo como una persona apasionadamente curiosa, como un hombre que necesita seguir siendo niño para crecer. Y para crecer, ese niño necesita el alimento del factor sorpresa, como el Peter Pan de James Matthew Barrie. Tal y como él comentó en una entrevista realizada en la Fundación Juan March, “si nada te sorprende, date por zombi”, porque sin la curiosidad, no hay nada. Aunque es un artista muy prolífico, Luis Eduardo considera que el hecho de hacer lo que él hace, no es trabajar. No lo considera trabajo porque es el hecho de seguir jugando, de seguir disfrutando con aquello que él está haciendo en ese momento de su vida. La clave de su obra y, por tanto, de su vida, consiste tanto en la curiosidad como en la necesidad de seguir siendo un niño. Porque la respuesta a esa curiosidad es el itinerario de tu propio viaje, como también señalaría Bob Dylan. Es la energía que te lleva a hacerte esas preguntas.

Su propio viaje, sin parada y sin no retorno, comenzó en Manila, aquel 13 de Septiembre de 1943. Allí descubrió la cultura anglosajona, la música y muy en especial, el cine, a través de Elia Kazan y de su Ley del Silencio (On the Waterfront, 1954), y de la sensualidad de Marilyn Monroe en Niágara (Joseph L. Mankiewitcz, 1953). Desde entonces, la sensualidad como rito que abre las puertas del erotismo a través del amor, siempre le ha acompañado a lo largo de toda su obra.

Retrato de Luis Eduardo Aute realizado por su hijo Miguel Aute. / El País

Una vez en Madrid, desde 1954, renació su poesía en español, desde los clásicos hasta Neruda y Carlos Edmundo de Ory, publicando libros como La matemática del espejo (1975), La liturgia del desorden (1978), Templo de carne (1986), o los “poemigas” de AnimaLuno (1984) y Sexto Animal (2016), todos recopilados en su Volver al agua “Poesía completa”.

Como pintor, su primera exposición tuvo lugar en 1960, en la Galería Alcón de Madrid. En 1963 marcharía a París donde participó en su Bienal (1964), exponiendo más tarde en la Bienal de Sao Paulo (1967) o en ARCO en varias ocasiones, obteniendo también, en 1974, el Primer Premio de Pintura en la XXVII Mostra Michetti en la localidad italiana de Francavila al Mare. Entre 2004 y 2010, realizó una muestra retrospectiva itinerante bajo el título Transfiguraciones.

En París descubrió a cantautores como Jacques Brel y Georges Brassens, a poetas como Paul Éluard y películas que cuya proyección estaba prohibida en España como fue el caso de Lolita (1962) de Stanley Kubrick. Aquí quedó fascinado por el término cantautor surgido como resultado de la simbiosis entre cantante y poeta.

A su regreso a España, en 1965, realizó el servicio militar, y comenzó su carrera como compositor con temas como Rosas en el mar, que compuso para Massiel, y su tema Aleluya nº 1, cuya adaptación inglesa realizada por Sheila Davis y su interpretación por Ed Ames tuvo un gran impacto en la Inglaterra del momento, ocupando el puesto nº 7 del Billboard. Se dice que, cuando Paul McCartney la escuchó, unos meses más tarde la replicó con su creación Let It Be.

Luis Eduardo Aute en Vitoria en 2016. / LINO GONZALEZ RICO (El País)

Más tarde, el propio Luis Eduardo se animó a interpretar sus propios temas, por lo que canciones como Las cuatro y diez, Albanta, Al Alba, De alguna manera, Dentro, Cuerpo a cuerpo, Sin tu latido, Slowly, Alevosía, Prefiero amar, Quiéreme, o La Belleza, entre otros, nos han acompañado hasta el día de hoy.

El disco de su concierto Entre Amigos, realizado en el Teatro Salamanca el 4 de marzo de 1983 junto con Joan Manuel Serrat, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Teddy Bautista, obtuvo el Premio Nacional del Disco ese mismo año y en el año 2017 le fue concedida la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

En palabras del propio Luis Eduardo, lo más importante de su obra es cuando "hay gente que me escribe y me cuenta que alguna de mis canciones le ha ayudado a vivir, a salir de un agujero. Cuando leo eso, ya me encuentro satisfecho". Así es Luis Eduardo Aute, reservado y sencillo, eternamente exento de pretensión y de exhibicionismo.

Para el poeta José Manuel Caballero Bonald, "se trata, efectivamente, de una especie de renacentista del siglo XXI, un personaje a la vez extravertido y ensimismado, un intrépido crítico de la vida".

Desde que en 2016 sufriese dos infartos con parada cardíaca, Luis Eduardo Aute se encuentra alejado de los escenarios. Todo el mundo se ha volcado, desde entonces, en transmitirle el máximo apoyo posible, visitándole en el hospital u organizando el concierto homenaje.

Nosotros queremos unirnos a todas esas muestras de cariño y de apoyo mediante este cálido homenaje que le realizamos a través de este programa, deseándole todo lo mejor, mientras esperamos deseando su completa recuperación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?