Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 27 de Febrero de 2020

Otras localidades

Xerez DFC

Victoria balsámica del Xerez DFC en su feudo maldito (0-1)

Un penalti provocado y transformado por Chico Díaz en el 85 rompe la dinámica negativa con Uribe

Imagen del partido disputado este domingo en Lebrija

Imagen del partido disputado este domingo en Lebrija / Xerez DFC

C. A ANTONIANO 0 - XEREZ DFC 1

 

El peor Xerez DFC de la historia sacó tres puntos de oro en las circunstancias más adversas. En plena crisis deportiva, ante un rival directo y en un campo nada propicio donde nunca antes había logrado puntuar. Y lo hizo gracias a un gol postrero de penalti de Chico Díaz, cuya salida al campo fue providencial, ya que provocó y transformó la pena máxima y trajo en jaque él solito a la defensa local como hasta entonces había sido incapaz de hacer el debutante Mika.

 

El resto del partido le sobró a los azulinos. Porque una jornada más les faltó serenidad, llegada, gol, oficio y buenas decisiones de sus jugadores llamados a marcar las diferencias. En tal estado de ansiedad es complicado que el equipo funcione. Por enésima vez, Josu Uribe movió el once buscando algo de luz.

 

Casares regresaba tras su sanción, Goma disponía de minutos desde el inicio y Mika se estrenaba con titularidad. Y los xerecistas parecían acercarse al área rival con algo más de ideas gracias a este tridente inédito. Empujados desde la grada por su mejor patrimonio, la afición, el Xerez DFC se hizo con la posesión del balón, aunque tampoco las ocasiones cayeron precisamente en cascada. Mientras, el Antoniano se agazaba bien atrás buscando sorprender a la contra.

 

Con el paso de los minutos, a los azulinos se les acababan las ideas y el balón parado por desgracia volvió a no ser solución una semana más. Pero en estas llegó el revulsivo que el equipo buscaba y no encontraba en estos dos meses aciagos. Chico Díaz justificó el esfuerzo del club al contratarle. El sevillano entró en lugar de un desdibujado Narváez, que sigue siendo la sombra de lo que se espera de él, y él solito se sobró y se bastó para poner en jaque a toda la zaga antoniana. En el 85 provocó una pena máxima que él mismo transformó y luego tuvo opciones para hacer subir el gol de la tranquilidad.

 

Sin grandes alardes, los de Uribe logran romper la dinámica negativa y volver a situarse a tiro de piedra del cuarteto de arriba. Lo importante era ganar y ahora toca confirmarlo dentro de una semana en Chapín ante el Rota de Romerito.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?