Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Otras localidades

Apenas 2.000 personas participan en la Revetla de Sant Sebastià

Alberto Jarabo cree que mucha gente se quedó en casa "por la alarma cierta de que la tormenta era peligrosa"

Apenas 2.000 personas participan en la Revetla de Sant Sebastià

EUROPA PRESS (Europa Press)

Apenas 2.000 personas disfrutaron ayer noche de la Revetla de Palma. Una cifra muy alejada de registros como los del año pasado donde el Ayuntamiento contabilizó una media de 30.000 asistentes. Es una caída de más del 90% de la participación como consecuencia de las malas condiciones meteorológicas. El Ayuntamiento decidió seguir adelante con el grueso de las actividades, a pesar de que las condiciones para salir eran desapacibles y estaba activado el aviso por lluvia persistente y viento.

El acto que más participantes congregó fue la salida del Drac de na Coca para encender el fogueró de la plaza Mayor, en el que se juntaron unas 600 personas a las ocho de la tarde. El concierto de la plaza de España fue suspendido al mediodía ya que el tipo de escenario no lo hacía recomendable por cuestiones de seguridad. En Sa Feixina, la plaza de las Tortugas y la plaza de La Reina los conciertos comenzaron pero fueron suspendidos entre las once menos diez y la una de la madrugada y no pudieron finalizar.

En las plazas de Cort, el Olivar y plaza Mayor lograron tocar todos los grupos que estaban previstos. Las críticas contra el Ayuntamiento por su decisión de seguir adelante con la Revetla no se han hecho esperar. Sin embargo, el equipo de gobierno justifica la decisión en su experiencia en años anteriores y en que la situación era similar.

El regidor de Participación Ciudadana, Alberto Jarabo, afirma que los días previos a la Revetla se mantuvieron reuniones con los servicios de emergencia, AEMET, bomberos, policía y con las empresas encargadas del sonido y los escenarios y tenían claro que si el aviso pasaba de amarillo a naranja la fiesta se tenía que suspender. El regidor cree que mucha gente se quedó en casa por la alarma generada por la borrasca. Alarma que se escenificó por cierto en lluvias fuertes y persistentes durante toda la noche.

El punto máximo de asistentes se situó en unas 300 personas en algunos de los escenarios. El regidor cree que la presencia de algunos ciudadanos dispuestos a divertirse justifica el mantenimiento de la fiesta porque, insiste, si se hubiera cancelado directamente los ciudadanos se habrían quedado sin fiesta porque el aplazamiento no es factible.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?