Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Otras localidades

Opinión

Salario Mínimo Interprofesional y crisis agraria

Miguel Pérez

Salvo excepciones, los agricultores y ganaderos han mantenido una excelente relación con los trabajadores del campo, manteniendo una sintonía absolutamente simbiótica, conocedores de que dependen unos de otros y entre sí.

En el medio rural somos conscientes de que las condiciones de los trabajadores del campo son mejorables, sobre todo en lo que concierne a los salarios. Vaya por delante que todos, empresarios y trabajadores, debemos aspirar a la dignificación de nuestras rentas.

En COAG estamos muy preocupados, la crisis agraria se alarga en el tiempo. Prácticamente ningún sector escapa al mal de los bajos precios y en la mayoría de los casos, el agricultor o ganadero se endeuda con la esperanza de aguantar “el tirón” hasta que la situación mejore.

Ayer mismo visité a un ganadero de vacuno de leche, de los pocos que quedan en la provincia de Cádiz. Son héroes que como “Los Últimos de Filipinas” se aferran como pueden para no abandonar. Vaquero desde los catorce años, me anunció que va a aguantar hasta agosto de este año, que no podía endeudarse más.

Pongo este ejemplo concreto que sirve para decir que el Campo no da para más, dejando claro que los trabajadores no son los culpables, nos encontramos en el mismo barco.

En breve habrá movilizaciones a nivel nacional, lo haremos con unidad de acción de las tres organizaciones agrarias, en los distintos sectores y territorios.

En este escenario de protestas, parecía prudente contar con las Organizaciones Agrarias para debatir una nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional, imponer desde arriba esta medida puede en principio parecer un éxito sindical pero a medio y largo plazo se pueden dar efectos negativos para todos. Hay que recordar que el año pasado subió de una tacada un 22 % y todavía estamos haciendo la digestión. En otros sectores y territorios se podrá aguantar, en el agrario lo dudo.

Querer acelerar las cosas olvidando que todo tiene su ritmo es como querer hacer música sin compás… y así parece difícil que el resultado nos suene bien a todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?