Lunes, 13 de Julio de 2020

Otras localidades

Carnaval de Tenerife

Richard Casanova: "Estoy en Zeta Zetas porque me lo pidió mi hijo"

El nuevo director musical de la murga de La Salud asegura que el concurso "conserva la esencia de siempre"

Richard Casanova.

Richard Casanova. / Cadena SER

El mago de las voces en Zeta Zetas responde al nombre de Richard Casanova, figura muy vinculada al Carnaval y no solo a los grupos críticos, también a las rondallas. Quienes ya les han ensayado aseguran que la evolución de la murga ganadora en 2017 y 2019 es evidente en la musicalidad, como así se percibe en los ensayos. Ahora, falta plasmarlo en el Recinto Ferial. En su día, su fichaje por parte de Javi Lemus dio mucho de qué hablar: primero, porque llamaba la atención que saliera de un grupo ganador su director musical [Pablo Moreno, que se fue a Bambones] y segundo, porque el hermano de Richard dirige a Los Mamelucos, en estos últimos años la gran rival de Zeta Zetas en la pugna por el cetro de Interpretación.

¿Cómo se presentan estos Carnavales?

Con muchísima ilusión. Llego a un proyecto nuevo para mí como es el de Zeta Zetas y con las chicas de Diabólicas también estoy entusiasmado porque ya estamos en el segundo año; como quien dice, es el año de rodaje. Ya han entendido un poco cómo es el sistema que yo utilizo y todo ha sido más fácil con ellas. Ahora, tengo ganas de ver cómo sale.

¿Me permite preguntarle quién quiere que gane el concurso?

Evidentemente los Zeta Zetas. Espero que ganen ellos y que ellas pasen a la final.

Se lo pregunto porque a nadie se le escapa su vinculación por largo tiempo con la Sociedad Mamel's. Entonces no sé si el corazón va por un lado y el esfuerzo por otro.

Al final yo estoy con quien estoy, que es con Zeta Zetas; y mi hermano está con Los Mamelucos. He vivido muchos años en esa casa y les deseo todo lo mejor. De hecho, si no lo logra Zeta Zetas, quiero que gane Mamelucos.

¿Cómo se tomaron en Mamelucos su fichaje por el acérrimo y gran rival por el Primero?

La verdad es que no lo sé. ¿Si hubo alguien que se lo tomó mal? No tengo ni idea. Estoy un poco fuera de redes sociales y de comentarios o especulaciones murgueras. Pero con mi hermano bien, que es lo importante. No solemos hablar mucho de murgas. De algún modo es un asunto tabú, pero allí imagino que no se lo han tomado mal. Yo llevaba muchos años fuera de lo que es las murgas. Estuve una temporada buena con la rondalla y esaba fuera del circuito murguero, por decirlo así. Mamelucos tenía con ellos a Xerach, que es un fuera de serie y que, coincidencia o no, con él han dado un paso adelante gigantesco. Insisto en que les deseo todo lo mejor.

¿Cómo surge su fichaje por Zeta Zetas?

Esto viene más bien por mi hijo. Se apunta a Zeta Zetas y es ahí donde se entera de que Pablo Moreno no iba a seguir. Me pidió el favor de que aceptara si me llamaban y… realmente ahí tiró el corazón. Luego la reunión con Javi Lemus fue muy sencilla porque es un tío claro, directo y transparente. Te dice exactamente qué es lo que quere y cómo lo quiere. Es un director con las ideas muy claras y no me costó nada decirle que sí.

¿El sí fue inmediato?

Fue sobre la marcha. Todo fue más fácil porque ya estaba sobre aviso por mi hijo. Cuando tiene hijos y un hijo te pide una cosa, intentas satisfacerle como sea. Y bueno, podría decirse que por mi hijo estoy ahora en Zeta Zetas.

¿Cómo ha conectado con Javi Lemus?

Javi es un fuera de serie. Es un tipo muy trabajador y puedo decirte que me ha soprendido. Para bien. Yo no le conocía, solo de vista y de seguir un poco su trayectoria. Pero no conocía su manera de hacer y cómo asume los retos. Trabaja con todos los palos y ha sido una sorpresa gratar conectar y coincidir con él. No le hace ascos a ningún tipo de trabajo. Y no se echa para atrás con nada.

Compaginará usted su labor en Zeta Zetas con su papel en Diabólicas, también como director musical. ¿Qué tal ha sido el año con ellas?

El reto de ellas es hacerlo bien, mejor que el año pasado. Y me imagino que se les llega a pasar por la cabeza la idea de plantarse en la final. Está difícil porque hay mucho nivel, pero ellas van a estar ahí. Sonar mejor que el año pasado es el primer objetivo. Y en los ensayos ya se ha conseguido.

¿Hay demasiado fanatismo alrededor del concurso? ¿Qué diferencias ve entre los concursos de antes y los de ahora?

La esencia es la msima de siemrpe. Las murgas que yo conocía o con las que yo trabajé, lo hacían con las mismas metas, la misma ilusión e incluso con las mismas formas. ¿Fanatismo? Es el mismo que había antes. Cada uno tira por sus colores y cada uno defiende lo suyo pero dentro de todo eso hay también un ambiente sano de compañerismo y camaradería entre los grupos. O al menos quiero pensar que sí lo hay.

No sé si comparte la reflexión hecha por Primi, quien cree que el nivel de las murgas no ha bajado sino todo lo contrario.

Yo pienso que el nivel sí ha subido en fases. Llevamos unos años con unas fases muy potentes, muy buenas. Quizá está tan caro el pase a la final que ya hay un número importante de murgas que tiran lo mejor en las preliminares con el premio de vivir la experiencia grande que es cantar el viernes. Y luego en la final, pues hay de todo: murgas que suben el nivel y otras que menos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?