Jueves, 13 de Agosto de 2020

Otras localidades

Cuando el Grupo Baraibar organizó el 'Araba Euskaraz' en 1929 y la exposición Liburu Erakusketa

En 1929 se celebró un evento similar al actual Araba Euskaraz organizado por el "Grupo Baraibar", agrupación que también recuperó tradiciones perdidas

Dirigentes del Grupo Baraibar

Dirigentes del Grupo Baraibar / Iñaki Armentia

Odón Apraiz realizó en 1953 un estudio sobre la regresión en la utilización del euskera en Álava a lo largo de los siglos. Apraiz señalaba que la lengua vasca era hablado en 1950 en la zona norte del territorio, concretamente, en el Valle de Aramaio, en el municipio de Legutio, en algunos pueblos de Zigoitia y en una pequeña parte de la zona de Llodio. La situación sería muy parecida a finales de los años veinte del pasado siglo.

El propio Apraiz en enero de 1928 destacaba “el mezquino estado de la lengua vasca en Álava, reducida a un rincón del norte, cuando no hace muchos siglos dominaba todo el territorio hasta el Ebro”.

En 1928 la delegación alavesa de Eusko Ikaskuntza – Sociedad de Estudios Vascos - consideró oportuno iniciar una campaña de sensibilización, como se hizo en los otros territorios vascos, en el sentido de recuperar el uso y aprendizaje del euskera y el de resucitar tradiciones del país que se habían perdido.

El mapa de Odón Apraiz / Fundación sancho el Sabio

El 13 de enero de ese año, Eusko Ikaskuntza convocó una reunión en Vitoria a la que asistieron muchos jóvenes, en la cual se expuso la conveniencia de comenzar a dar pasos de cara a la recuperación apuntada.

Xabier Landaburu, uno de los promotores de la campaña, con el objeto de concienciar a la gente, escribió en Heraldo Alavés: “No lloréis, vosotros los mayores que, impotentes o descuidados, poco habéis hecho por defender la existencia de lo que ahora dais por muerto. No lloréis, que venimos, aun a tiempo, a remediarlo; el idioma venerable que vosotros hablasteis; los usos sacrosantos que vosotros practicasteis, no morirán.

Se ha creído que esa lengua y esas costumbres desaparecerán con vuestra generación. No es cierto. Nosotros venimos a desmentirlo. Pasarán los hombres, los ancianos actuales; pero mientras quede un joven en Vasconia, el cofre que guarda las sagradas tradiciones que vosotros nos negasteis no será arrojado, como cosa inservible, a la sima del olvido. Esas tradiciones no pasarán”.

La obtención de autorización para dar clases de euskera era compleja: se necesitaba el permiso del Gobierno español. Landaburu anunciaba en marzo que se había conseguido que el Consejo de Ministros aprobara el inicio de las clases, comenzando seguidamente a impartirse en un local de la Escuela de Artes y Oficios.

Como siempre, en todo tipo de iniciativas aparecen reticentes, que no están muy de acuerdo con lo que se pretende. Landaburu se refería a ello en abril: “Se que hay excesivamente suspicaces, acaso mezquinos, que, sin reparar en el absoluto móvil cultural de nuestra campaña, nos aíslan maliciosamente en determinado partido o nos acusan de definido matiz político. Para estos, solo una noticia, ya pública, que los desarmará por completo; persona tan autorizada, en esta ocasión, y tan intransigente con toda significación de aquel cariz, como lo es el general Primo de Rivera, ha aprobado nuestros proyectos”.

El Grupo Baraibar

El 26 de abril, la sección alavesa de Ikaskuntza aprobó crear un grupo dentro de la entidad que se dedicara exclusivamente a los fines apuntados. El colectivo fue bautizado con el nombre de “Grupo Baraibar”, como recuerdo a Federico Baraibar, personalidad destacada en nuestro territorio en varios aspectos.

Se nombró una primera junta del grupo que quedó constituida así: José María Díaz de Mendibil (Presidente) (1); Juan Unzalu (Vicepresidente) (2); Xabier Landaburu (Secretario) (3); y Odón Apraiz (4), Julián Aguirre, Manuel Lekuona, Lucio Laskarai, Pedro Repáraz, Antonio Vinós, José Ariztimuño, Santiago Pagaldai, Martiniano Ortiz de Zárate y Leandro Carreras (Vocales).

San Juan de Arriaga

La ermita de San Juan de Arriaga tiene una especial significación en nuestra provincia. Uno de los actos más importantes celebrado en ella, que se conoce como “Pacto de Arriaga”, ocurrió en 1332 cuando Álava se incorporó al Reino de Castilla de Alfonso XI, ceremonia en la cual el rey juró respetar los fueros. Por esto último también es conocida como “ermita juradera”.

Todos los años el 24 de junio se celebraba y se celebra una fiesta en la basílica el día del santo. Varios años antes de 1928 la celebración había languidecido y solamente se oficiaba una misa a la que asistían los miembros de la Diputación Foral, sin ningún otro acto añadido.

El Grupo Baraibar consideró trascendental que a la fiesta se le diera mayor realce, en su afán de recuperar las viejas tradiciones, para lo cual elaboró un programa mas completo.

El día 23 de junio de 1928, víspera de San Juan, el Grupo Baraibar publicó un llamamiento en Heraldo Alavés, con el titulo ¡ALAVESES!, animando a la gente a participar en los actos programados, del que destacamos lo siguiente: “Cumpliendo la promesa que os hicimos al constituirse esta sección, cuyo exclusivo objeto es el ya conocido de resucitar los usos y costumbres de nuestro País y enfocarlos hacia un fin puramente cultural, preparamos la celebración de una fiesta en honor de San Juan de Arriaga, nuestro Patrono, y uno de los clásicos del calendario vasco.

Esperamos confiadamente que el pueblo alavés, al cual se dirige nuestra campaña sabrá comprender la intención que nos guía al evocar las tradiciones que usaron nuestros antecesores y que nunca debieron olvidar.”

El primer acto del programa estaba previsto celebrarlo la víspera de San Juan. Un inmenso gentío de varios miles de personas se congregó en la Plaza Nueva, poco antes de las nueve y media de la noche, para participar en la kalejira, desde la plaza hasta el barrio de Judimendi. Una tormenta desatada antes de iniciarse la marcha, originó una intensa lluvia que impidió que los congregados iniciaran el pasacalle a la hora señalada. Para entretener al personal, la banda municipal de música y los txistularis interpretaron algunas piezas. El mal tiempo continuó, por lo que finalmente solamente un pequeño grupo de valientes, sin acompañamiento musical, se encaminó al Polvorín Viejo y prendió fuego a los montones de leña, cumpliendo la tradición de las hogueras de San Juan. Las cuarenta personas presentes, bailaron y saltaron sobre el fuego hasta la media noche. El Heraldo Alavés remarcaba que “con ello, volvía a reanudarse el infelizmente interrumpido uso de las costumbres de otros tiempos.”

Al día siguiente, San Juan, a primera hora una banda de txistularis recorrió las principales calles de Vitoria ambientando la jornada festiva.

A las nueve de la mañana comenzaron a llegar bastantes personas a la ermita juradera, que se encontraba adornada con plantas decorativas y flores. En la misa celebrada estuvieron presentes las autoridades; el publico lleno la estancia y mucha gente se quedó agolpada a la entrada.

Juan Unzalu, vicepresidente del Grupo Baraibar y sacerdote en el sermón felicitó a los organizadores y animó a proseguir la labor emprendida de recuperar el idioma propio y las costumbres antiguas. Tres de las autoridades presentes utilizaban el euskera habitualmente: los gobernadores civil y militar, señores Amézola y Azpillaga y el jefe provincial de U.P., señor Agote.

Terminada la misa intervinieron en la pequeña campa que había frente a la ermita, los espatadantzaris gasteiztarras pertenecientes al Grupo Baraibar, bailándose el aurresku.

La antigua ermita de San Juan de Arriaga, hoy sustituida por otro edificio / ATHA.DAF-GUE-14877

Hacía las once de la mañana, emprendieron los romeros el regreso a la ciudad, donde a las doce del mediodía se celebró en el Parque de la Florida un concierto, con varias piezas de música vasca, y una nueva intervención de los espatadantzaris, rodeados de bastante público. Se había cumplido uno de los deseos de los organizadores: el de la participación de la gente.

En el Hotel Frontón se celebró una almuerzo con cuarenta comensales, dirigiéndose a los postres un saludo en euskera a los reunidos.

Los actos a celebrar por la tarde fueron suspendidos al objeto de que la gente acudiera a Altsasu (Navarra), a recibir al nuevo prelado de la Diócesis Mateo Mugika, que por cierto era euskaldun.

Fiesta de San Martín de Zurtitza

Otro de los actos importantes en el que estuvo presente el Grupo Baraibar fue en la fiesta de San Martín de Zurtitza en Leintz Gatzaga (Gipuzkoa), celebrada en 1928, en la que se conmemoraba el tercer centenario de la cofradía.

Mas de doscientos entusiastas vitorianos, que habían aprendido el euskera en las clases, lo conocían con anterioridad o simpatizaban con la causa, partieron de la estación del tren Vasco-Navarro de la calle Los Herrán a las nueve la de la mañana del día 8 de julio, acompañados de la banda de txistularis del Deportivo Norte (5), que comenzó a ofrecer su repertorio en la propia estación, animando a los viajeros.

Los txistularis del Deportivo Norte en 1935 / La Libertad

En la ermita de San Martín de la población guipuzcoana se saludaba a los asistentes al festejo con un cartel, en el que figuraba la frase “Gustioi ongi etorriak” (bienvenidos todos).

En la misa, el alavés Juan Unzalu, en euskera y con cariño, dio la bienvenida a todos los asistentes. Tras la misa, se bailó en el exterior el aurresku, a la antigua usanza. Entonces no era ejecutado por un solo dantzari, sino que participaban un buen número de personas. El aurresku -mano delantera de la danza- lo bailaba la persona presente mas destacada, y el atzesku -mano trasera o segunda- lo danzaba la persona seguida en importancia en el evento.

Jacinto Arana, vecino de la localidad guipuzcoana, de sesenta años, “trenzó como en sus años mozos los pasos difíciles de aurresku”, formando pareja con la vitoriana María Luisa Zuagaza. Txomin Bengoa, baserritarra de ochenta años, bailó el atzesku junto a Alfonsita Sarasola, otra gasteiztarra. Seguidamente la masa de alaveses y guipuzcoanos, confraternizaron, formando el corro y participando de la danza, bailándose de nuevo el aurresku, añadiéndose la porrusalda y el arin arin. Intervinieron a continuación los espatadantzaris del Grupo Baraibar: Artola, Arribas, Goikoetxea (Aingeru y Benigno), Caicedo, Armentia, Azpuru, Otsoa y Repáraz.

Tras la comida, en el exterior de la ermita, Juan de Unzalu presentó al orador euskaldun Antonio Pagoaga, “quien con verbo cálido, recomendó el uso del vascuence.”

La intervención de vitoriano Odón Apraiz, que era euskaldunberri, fue premiada con grandes aplausos y una gran ovación al dirigirse a la gente (6).

En la fiesta tomó parte también la banda de txistularis vitoriana del Deportivo Norte, formada por Añua, Fidel García, Ascasso y Landaluce.

Los vitorianos continuaron cantando en el tren de vuelta y al llegar a nuestra ciudad, prosiguieron con la fiesta por las calles.

El Araba Euskaraz

En octubre de 1929 comenzaron de nuevo las clases de euskera en la Escuela de Artes y Oficios, con mas de cien alumnos, dirigiendo las aulas Manuel Lekuona, educador del Seminario, siendo los profesores: Juan Unzalu, Xabier Landaburu y Pedro Anitua. Los de primer curso tenían la clase de seis y media a siete y cuarto, y los de segundo de siete y cuarto a ocho, todos los días laborables, excepto miércoles y sábados.

El Grupo Baraibar, había “calentado motores” en Arriaga y Leintz Gatzaga y deseaba llevar a cabo un evento mas importante. En reunión celebrada por el grupo, se acordó organizar un acto de reivindicación del euskera en territorio alavés, decidiendo que este se celebrara en la localidad de Legutio, uno de los pueblos donde la gente utilizaba el idioma vasco.

Los promotores insertaron un reclamo en el Heraldo Alavés en el que se daba a conocer el programa a desarrollar y se invitaba a asistir con la frase siguiente: EUSKERA ADISKIDIAK!, EUSKO-OITURAZALEAK ERDU LEGUTIANO JAYERA (¡Amigos del euskera!, amantes de las costumbres vascas, venir a la fiesta de Legutio).

El 10 de octubre se celebró el evento con un excelente ambiente, una gran asistencia y un tiempo excepcional. Desde Vitoria se había desplazado un contingente importante en el tren, hasta la estación de Legutio, y desde allí caminando hasta el pueblo.

Legutio en una foto entre 1910-1925 / Balbino Sobrado /Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz

Como era costumbre no faltó la misa, en la que el párroco de Otxandio (Bizkaia), Andrés Iza, ensalzó la obra llevada a cabo por el Grupo Baraibar y animó a los asistentes a la conservación del idioma, “como uno de los cimientos de las buenas costumbres”. Tras la ceremonia religiosa, la actuación de los espatadantzaris gasteiztarras agradó sobremanera a la concurrencia.

Por la tarde se añadieron a la fiesta otros grupos venidos desde Vitoria y pueblos cercanos, así como dos jóvenes navarros de “Euskararen Adiskidiak” - Amigos del Euskera- , en representación de la sociedad hermana de Iruña-Pamplona.

Desde una tribuna levantada en la plaza de Laureano Ortiz de Zárate, habló el párroco de Urrunaga (Araba/Álava), que destacó el resurgimiento que por las viejas costumbres vascas se detectaba en todas partes, “lo mismo en la arquitectura que en el idioma”. Antonio Pagoaga, otro de los intervinientes, alentó a los presentes a la conservación del idioma propio y solicitó a todos los vascos que estuvieran unidos en el objetivo común de la defensa del euskera.

El Grupo Baraibar repartió entre los niños, libros, cuentos y catecismos, publicaciones todas ellas en euskera, que se terminaron en un abrir y cerrar de ojos.

Como parte del programa, los txistularis del Deportivo Norte interpretaron las notas del tradicional aurresku, que bailaron con maestría Cristóbal Garcés (el aurresku) y Aingeru Goikoetxea (el atzesku).

La fiesta finalizó con una concurrida y animada romería, hasta que los vitorianos tuvieron que marchar a píe hasta el apeadero, para coger el tren de regreso a la ciudad a las siete y media de la tarde.

La actual fiesta a favor del euskera se denomina Araba Euskaraz, y comenzó a celebrarse oficialmente en 1981. Me he atrevido a llamar de la misma manera, a la celebración que por nuestro idioma organizó aquel grupo de entusiastas en 1929.

Bilingüismo

En mayo de 1931 representantes de quince entidades 'euskéricas' visitaron al ministro de Instrucción Pública para reclamar que se aprobara un decreto en el que se autorizara que además del castellano se utilizara el euskera en las escuelas vascas. Los emisarios regresaron satisfechos, al prometerles el ministro hacer extensivo al País Vasco el decreto preparado con el mismo fin para Calaluña y el catalán. Finalmente la disposición legal se publicó, aprobando la instauración del bilinguismo únicamente en Cataluña.

Ello causó una profunda decepción y los mismos representantes se volvieron a reunir, enviando al ministro el siguiente telegrama de protesta: “Reunida Asamblea magna de entidades culturales euskeristas de Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra y Álava, cuyos representantes visitaron recientemente a V. E. y recogieron su promesa de extender bilinguismo escolar al País Vasco, decepcionado promulgación decreto, insiste reiteradamente reconocimiento derecho lengua materna en la enseñanza y espera inmediata concesión reflejando deseo unánime del país.”

Entre los promotores de la petición y la queja, se encontraban el Grupo Baraibar y Xabier Landaburu,

La exposición del libro vasco

Fueron numerosos los actos, que el grupo celebró en los años siguientes. Nos ha parecido interesante dar cuenta de la Exposición del Libro Vasco - “Liburu Erakusketa”- , organizada en Vitoria en 1935, para mostrar una buena parte de publicaciones en euskera y otros idiomas, editadas hasta entonces sobre diversas áreas, la mayor parte referidas a temas vascos.

El día 8 de septiembre quedó inaugurada la exposición, en la que estuvieron presentes infinidad de autoridades y particulares, entre las que destacamos a: Luis Dorao, presidente de la Gestora que regía el gobierno de la Diputación; Julián Elorza, presidente de Eusko Ikaskuntza; Ángel Apraiz, catedrático de la Universidad de Barcelona; Bonifacio Etxegarai, miembro de Euskaltzaindia; Xabier Landaburu, diputado a Cortes por Álava y el Sr. Díaz de Junguitu, alcalde de Vitoria.

Cerca de mil quinientos ejemplares, recogidos en un catálogo, fueron expuestos en el salón de las Juntas Generales ubicado en el Palacio de la Diputación, cuya dependencia se adaptó a la muestra sin tener que modificar los escaños de los junteros. Los visitantes no pudieron ojear el interior de los libros ya que, ante el temor de que se deterioraran, estaba prohibido tocarlos.

Llamaron la atención de los visitantes las publicaciones mas antiguas, como por ejemplo la publicación “Linguae Vasconum Primitiae”, reproducción en facsímil de la edición de 1545 editada en Burdeos.

La exposición estuvo abierta al público durante siete días en horario de mañana y tarde, e incluía una visita guiada y explicativa de una hora, para los interesados que se inscribieran. Se incluyó también una conferencia impartida por Antonio Odriozola, sobre “Legislación Alavesa a través de la imprenta.”

En un vídeo que va a continuación, podemos ver algunas imágenes de aquel certamen, facilitadas por el Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

El euskera en Álava

La Guerra Civil y la posterior dictadura truncarían la labor emprendida por el Grupo Baraibar. En los últimos años de la dictadura, se permitió la creación de ikastolas promovidas por particulares, entre las que destacó por su dimensión posterior la Ikastola Olabide (1963). También se creo una muy importante, desde una institución pública como Diputación, con la implantación de la Ikastola Ikas Bidea (1973). En 2013 se celebró el cuarenta aniversario de esta última, que para conmemorarlo publicó un vídeo, que nos ha sido cedido gentilmente, en el cual se explica la evolución experimentada a lo largo del tiempo en ese centro escolar.

Con la llegada de la democracia y la instauración del Gobierno Vasco (1980), la enseñanza en euskera paulatinamente se generalizó. Aquellos acérrimos defensores de la recuperación del euskera en Araba/Álava, se quedarían sorprendidos del nivel actual del idioma en nuestro territorio. Del Eustat – Instituto Vasco de Estadística- hemos obtenido los datos respecto al año 2016.

Estadística sobre euskera / Eustat

Bibliografia, fotos y vídeo

Periódicos locales Heraldo Alavés, La Libertad y Pensamiento Alavés; diarios Ahora Madrid y Crisol de Madrid; txema3.blogpost.com; egoibarra.eus; Boletines de Eusko Ikaskuntza; libro “Odón de Apraiz” de Josemari Velez de Mendizabal; Fundación Sancho El Sabio; Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz; libro “Xabier de Landaburu” de Alexander Ugalde; libro “Lo viejo y lo nuevo” de Iker Cantabrana; “Lehen Orain ta Beti” de Odón Apraiz; Eustat; Diputación Foral; Archivo de José Luís Saenz de Ugarte; Ikas Bidea Ikastola.

(1) José María Díaz de Mendivil Velasco (Vitoria 1879-Vitoria1970). Ingeniero agrónomo. Estuvo al frente del Instituto de Investigaciones Agronómicas y de la Jefatura Agronómica de Álava. Promocionó la modernización de la agricultura alavesa y la mejora de la producción de la patata. Presidente de la Diputación Foral de Álava (1940-1943).

(2) Juan Unzalu Landaburu (Olaeta 1899-Otxandio 1970), sacerdote, euskaltzale y misiólogo, doctorándose en Roma. Colaboró en diferentes publicaciones, entre ellas “Gure Mixiolariak”. Fue corresponsal del periódico “El Dia”, ejerciendo la docencia en la Universidad de Valencia, en la asignatura de religión.

(3) Xabier Landaburu Fernández de Betoño (Vitoria 1907-París 1963) , de profesión abogado, fue uno de los principales activistas del Grupo Baraibar. Escribió numerosos artículos, fue director de un periódico y diputado a Cortes por Araba/Álava. Durante la guerra civil (1936-1939), fue detenido por la policía franquista varias veces y ante el temor de ser fusilado, vivió emparedado en su casa varios meses. Finalmente fue trasladado en el portamaletas de un coche al norte de Navarra, donde “mugalaris” lo pasaron a Francia. Ya en el exilio fue Vicepresidente del Gobierno Vasco y perteneció a varias instituciones europeistas.

(4) Odón Apraiz Buesa (Vitoria 1896 – Vitoria 1984). Comenzó a aprender euskera con once años. Fue un gran promotor y estudioso del euskera. Licenciado en Filosofía y Letras, rama de Historia, en 1916. Formó parte de la primera junta de Euskaltzaindia. En Eusko Ikaskuntza, fue un miembro importante en las áreas de toponimia y antropología.

Ejerció la docencia en la Universidad de Barcelona, en Eibar, en La Laguna (Tenerife), en Reus y en Vitoria.

(5) La Banda de Txistularis del Deportivo Norte, se constituyó con unos cuantos jóvenes. El primero de año visitaban los centros benéficos para regalar su música a los allí acogidos, siendo habituales animadores de romerías y de las fiestas de Vitoria, acompañando en la plaza de toros a la cuadrilla de “Los del seis”. En una entrevista en Heraldo Alavés en 1930, manifestaban: “Con quien mas nos gusta tocar es con los espatadantzaris y con el Grupo Baraibar.”

La banda la formaban: Francisco Añua, Jesús García, Antonio Ascasso y José María Landaluze. Francisco fabricaba los txistus que utilizaban, e incluso vendía el instrumento a otras bandas.

(6) Aun no existía el euskera “batua” -unificado-, por lo que la disertación de Odón Apraiz, fue en uno de los dialectos del idioma, que aun perviven. Este es el texto literal de las palabras pronunciadas por Odón en Leintz Gatzaga, reproducido en uno de los boletines de Eusko Ikaskuntza: “Euskaldunak: Arabarren izenian anaitasunezko agurra egin gura dautzuet. Baña aurrenez parkamena eskatu biar dautzuet, euskeldun barri onen gaizki esan edo atseekaitik.

Paguaga Yauna lako izlari sutsu ta ugaritsu baten ostean berbaitia ezta gauza erraza,

Badagoz Araban euskerea dakiyenak gurasoekandik artuta Aramayon, Billerla edo Legutianon, Barrundia, Zigoitia ta Laudio aldean. Bagagoz beste batzuk, umetan erdeldunak izanik, euskerea ikasteko alegiña egin dogunok.

Baña badakixube Araba geyenian euskerea gure antxiñeko izkuntza edeo berbetia, ta euskel-oiturak aspaldi galdu zirala zoritxarrez, batez be Gasteiz edo Bitorixa onduan eta Arabako Egoaldean. Baña Arabako euskalzaletasuna etzan il, lozorruan geratu baño, eta ori erakusteki irasi zan Gasteiz bertan ta Eusko Ikaskuntsa barruan, “Baraibar”, izendun batza. Batz orrekuak, gaur Gatzaga etorri geranok, batzuk euskeldunak yayotzez dira, beste batzuk euskeldun barriak gara bestiak euskerea euren abizen edo apelliduetan ta euren biyotz, adimen ta gurariyetan euskatzaletasuna daruekak.

Ori dala ta, gaur Gatzaga´ra etorri gara arabar euskaldun ta euskaltzaleak, beste euskaldunei besarkadea ekarteko.

Erakutsi gura dautzuegu Arabako ta Gasteizko euskaldasuna eztaula berriz bizi biar, iñoiz il etzalako, baña bai orain “berpiztu” berriz-biztu eragin gura dogula, eta au-danau ereisteko itxaropen ederra dogula.

Gatzaga erriko semiei egin biar dautsegu gure agurrik barrutiko ta gozuena.

Gatzaga da Gipuzko ta Araba arteko erriyator bikain ta oso euskelduna.

Bizkaitik urrian ta Naparratik ez urriñian egonik, esan daikegu Gatzaga erri begikua dala euskaldun guzien,.Euskerri oroen batasunaren eredu ta irudiya.

Esan daigun beraz gaur Gatzagan batu geranok biyotz bakar eta abots bakar bategaz: ¡Gora gure Erriya! ¡Gora Euskerriya!.”

Traducción del texto del discurso al castellano, autoría de Josemari Velez de Mendizabal, en su libro dedicado a Odón, que obtuvo el premio Manuel Lekuona: “En nombre de los alaveses quiero transmitiros un saludo de hermandad. Pero antes tengo que presentaros mis disculpas por las equivocaciones y errores que pudiera cometer un euskaldun berri como yo. Sobre todo me resulta difícil hablar después de un

conferenciante tan fogoso y rico en su oratoria como el señor Pagoaga.

En Álava, en sitios como Aramaio, Billerla o Legutiano, Barrundia, Zigoitia y la zona de Laudio, algunos aprendieron el euskera de sus padres. Otros, en cambio, de niños hablábamos en castellano, y hemos hecho el esfuerzo de aprender euskera.

Pero ya sabéis que en la mayor parte de Álava el euskera es nuestra lengua o idioma antiguo y que las viejas costumbres vascas, por desgracia, se perdieron hace mucho tiempo, sobre todo alrededor de Gasteiz o Vitoria y en el sur de Álava. Con todo,

el amor por el idioma y por lo vasco no murió, sólo se quedó dormido; prueba de ello es la creación, en el mismo Gasteiz y dentro de Eusko Ikaskuntza, de la asociación denominada “Baraibar”. Entre los miembros de la asociación que hemos acudido a Gatzaga, algunos son euskaldunes de nacimiento; otros, en cambio, somos euskaldun berris, y finalmente, hay quienes llevan el euskera en sus apellidos y en su corazón, en su

mente y en sus deseos.

Por eso, hoy hemos venido a Gatzaga tanto euskaldunes como amantes del euskera, para dar un abrazo a los demás euskaldunes. Queremos demostraros que la vasquidad de Álava y de Vitoria no ha de ser resucitada, porque nunca murió, pero ahora sí que queremos reavivarla y albergamos grandes esperanzas para conseguirlo.

Enviamos a los hijos e hijas de Gatzaga nuestro más sentido y dulce saludo. Gatzaga, situado entre Guipúzcoa y Álava, es un pueblo auténtico, magnífico y muy euskaldun. Situado cerca de Vizcaya y no lejos de Navarra, podemos decir que Gatzaga es un

pueblo querido por todos los vascos, modelo e imagen de la unidad de todos los pueblos vascos.

Digamos pues, todos los que nos hemos juntado hoy en Gatzaga, con un único corazón y una única voz: ¡Viva nuestro Pueblo!, ¡Viva el Pueblo Vasco!.”

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?