Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

Mujeres

Techo de cristal para la mujer en la ciencia

En Andalucía las mujeres son mayoría en los estudios universitarios pero están "infrarrepresentadas" en disciplinas científicas y técnicas

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia 2020

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia 2020 / Getty Images

Los roles y estereotipos de género tienen un peso muy fuerte en la segregación vocacional entre sexos, lo que explica la escasa presencia de mujeres en carreras científicas y técnicas y la de hombres en las carreras sociales o de humanidades.

En Andalucía las mujeres son mayoría en los estudios universitarios –55,5 % en el curso 2018-2019–, pero están "infrarrepresentadas" en algunas disciplinas científicas y en la mayor parte de las tecnológicas como Física, Informática o Ingeniería, en las que suponen en torno al 22 %, aunque en la carrera de Matemáticas las mujeres suponen en 47,5 %, frente a un 60% en las del ámbito jurídico y Ciencias Sociales, 60% en estudios de Arte y Humanidades y más del 70% en carreras vinculadas a la Salud.

Más información

Estos fenómenos no son exclusivos de Andalucía ni de España sino que se producen en la mayoría de los países occidentales y, de hecho, el trabajo ‘Brechas y sesgos de género en la elección de estudios STEM", de la profesora Milagros Sáinz, directora del grupo de investigación género y TIC de la Universidad Oberta de Calaluña, aporta datos que demuestran esta segregación vocacional, tanto en el Bachillerato y la Formación Profesional como en la educación universitaria, y pone el foco en el ámbito STEM (abreviatura del inglés para Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Estos datos se incluyen en un estudio que analiza las causas de la escasa presencia de mujeres en carreras científicas, y técnicas y que ha publicado la Fundación Centro de Estudios Andaluces con motivo de la conmemoración el 11 de febrero del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

 

Desde el nacimiento se establecen diferentes roles entre hombres y mujeres, que empiezan con convenciones sociales relativas a la ropa, a los cuentos y a los juguetes, y que se extienden al trabajo que van a desempeñar de mayores.

También los medios de comunicación y las redes sociales contribuyen a perpetuar los roles y estereotipos de género tradicionales, ofreciendo programas y series de televisión, películas o canales de YouTube, y por ejemplo, en muchas ocasiones se utiliza en las series una imagen estereotipada de las personas que trabajan en informática (hombres, que pasan el día delante de la pantalla, con apariencia física desaliñada, friquis, que huyen del contacto con otras personas).

A estos factores se añade el papel de las familias, que en muchas ocasiones orientan con sexismo el desarrollo de actividades extraacadémicas de ocio y tiempo libre que refuerzan los roles tradicionales del deporte y la competición para los niños y las actividades artísticas y creativas para las niñas .

 

También pone de manifiesto el estudio el "sexismo académico", ya que una parte importante del profesorado de primaria y secundaria tiene ideas preconcebidas respecto a las mejores cualidades de los chicos para la ciencia y la tecnología y en el caso de las chicas en áreas tradicionalmente consideradas femeninas, como las lenguas.

Además, existen otros estereotipos sobre apariencia física y características del tipo de personas que trabaja en los ámbitos STEM como por ejemplo la ingeniería o la física, que se contraponen al rol de género femenino y dificulta que las mujeres se sientan identificadas con el tipo de persona que trabaja en ámbitos.

Igualmente, los estereotipos confieren altas capacidades intelectuales a las personas que están en ámbitos STEM, sobre todo aquellos con baja presencia de mujeres como ingenierías, informática o ciencias duras, que giran en torno a que los hombres tienen más competencias matemáticas y tecnológicas que las mujeres.

Sin embargo, estudios metaanalíticos muestran la ausencia de diferencias significativas entre hombres y mujeres en matemáticas y, de hecho, las mujeres representan en la actualidad la mayoría de las matrículas en ámbitos de la medicina y las ciencias de la vida y la química.

El estudio concluye que lo preocupante de todos estos estereotipos es que provocan que las mujeres infravaloren sus competencias en estos ámbitos, aún teniendo notas equiparables o superiores a sus compañeros, y eligen estudios y profesiones alejadas de los ámbitos STEM

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?