Miércoles, 03 de Junio de 2020

Otras localidades

Seguridad ciudadana

El incendio de los bomberos forestales en Canarias: jubilaciones a los 68 e incapacitaciones a los 50 años

No tienen reconocida su categoría profesional al igual que en otras cuatro autonomías

Muchos de ellos son declarados incapaces en torno a los cincuenta años

Más de mil profesionales se dedican al sector de extinción de incendios forestales

Miembros del equipo de Brifor, los bomberos forestales de Tenerife, durante una actuación en los bosques de la isla

Miembros del equipo de Brifor, los bomberos forestales de Tenerife, durante una actuación en los bosques de la isla / Getty Images

Se suele afirmar que los incendios forestales se deben apagar durante los meses de invierno; más bien se recuerda como un lamento que se quema junto a los fuegos que se producen verano sí y verano también en prácticamente todos los puntos de Canarias. Y no tienen que ver con los 1100 bomberos forestales que desarrollan su labor en las islas; más bien con las Administraciones y su forma de gestionar los recursos humanos y cómo los categoriza.

Canarias es una de las únicas cinco comunidades autónomas en España que no ha desarrollado una legislación específica que reconozca a estos profesionales con la categoría de “bombero forestal”. De hecho, el Partido Socialista y Unidas Podemos han previsto para esta legislatura el desarrollo de una legislación específica que establezca con marco común para todos ellos que, según el territorio en donde se ubiquen, son calificados como “bomberos forestales, capataces o peones”.

Son 1100 los profesionales que desarrollan su labor como bomberos profesionales. En Tenerife se concentra la mayor cantidad –unos 300- y le siguen las islas de La Palma y Gran Canaria. Todos ellos están expuestos a riesgos a diario: la inhalación de humo, de gases, de cancerígenos, exposición a condiciones de luz duras o de temperaturas y también consecuencias psicológicas derivadas del desarrollo de su labor. Ninguna de estas están contempladas como enfermedades profesionales precisamente por la falta de reconocimiento de su categoría.

“Para nosotros es una de las cuestiones más importantes porque cuando tienes compañeros de trabajo que llegan a los cincuenta años y tienen un accidente laboral o están súper cascados y ves que le dan una incapacidad y lo mandan para su casa te quedas un poco de piedra. Te preguntas si vas a llegar a una edad de jubilación trabajando en este sector”, se pregunta Manuel Ramos que es delegado de UGT para este sector.

En Canarias tiene algún nivel de protección el cuarenta por ciento del territorio que se traduce en 2997 kilómetros cuadrados de los casi 7500 que circunscriben el perímetro de la autonomía. Son ocho tipos distintos de niveles: de mayor a menor protección se comienza con los ‘parques nacionales’ y termina en los ‘sitios de interés científico’. En total son 147 espacios protegidos. La categoría que más se repite es la de monumento natural que lo que hacen es proteger ubicaciones que destacan por ser singulares, normalmente relacionadas con formaciones geológicas, yacimientos paleontológicos o elementos de especial interés científico, cultural o paisajísticos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?