Viernes, 07 de Agosto de 2020

Otras localidades

Cambio climático

Fernando Maestre: "El cambio climático en las zonas áridas aumentará la conflictividad social en el planeta"

El profesor Maestre ha liderado una investigación de la UA que advierte que el cambio climático provocará cambios drásticos en los ecosistemas áridos que actualmente ocupan el 41 % de la superficie terrestre y en los que vive casi el 40 % de la población mundial

La revista Science ha publicado un estudio del Laboratorio de Zonas Áridas y Cambio Global de la Universidad de Alicante, dirigido por el profesor Fernando T. Maestre, que pone de manifiesto cómo el cambio climático puede provocar cambios drásticos en los ecosistemas áridos del planeta.

En la actualidad, estos ecosistemas ocupan el 41 % de las tierras emergidas del planeta. En ellas se asientan más de 2.000 millones de personas, casi el 40 % de la población mundial.

Además, hay que tener en cuenta, afirma el profesor Maestre, que la población de estas zonas tiene una de las mayores tasas de natalidad y su población logra vivir gracias a una agricultura y ganadería de subsistencia. Si en estas zonas se produjera un cambio drástico -disminución de la producción de forrajes para animales, aumento de la erosión, perdidas de suelo agrícola, etc.- las posibilidades de subsistir se reducirían de forma abrupta.

Paisaje semidesértico de Argentina / Juan José Gaitán (INTA)

Y es que todos esos cambios sociales; desde el aumento de migraciones, la mayor conflictividad social o incluso, la aparición de enfrentamientos armados, podrían ser una consecuencia del cambio en estos ecosistemas.

No obstante, el profesor Maestre recuerda que aunque se trate de una consecuencia lógica del incremento de la aridez asociada al calentamiento global, el estudio no se centra en las consecuencias sociales del problema. Su estudio analiza cómo cambian las características de los ecosistemas de estas zonas áridas e identifica los niveles de aridez en los cuales se producen dichos cambios.

En el primero de ellos, la vegetación varia y pasa a estar dominada por especies adaptadas a la sequía como gramíneas y arbustos (algo que ya ocurre en muchas zonas de la Peninsula Ibérica). En la segunda fase, el suelo pierde nutrientes y empiezan a predominar los organismos patógenos. Y en la tercera y última, las plantas son incapaces de crecer y nos situaríamos en la antesala del desierto.

Desierto de Namibia / Martin Handjaba

Maestre recuerda que para llegar a estas conclusiones han utilizado el "gradiente" actual de aridez y han elaborado un modelo de cambios en el espacio. Si se confirma con el paso del tiempo, en 2100, más del 20 % de las superficie terrestre podrían cruzar uno o varios umbrales de aridez.

Y precisamente, en esta tesitura, se encuentra la provincia de Alicante, que en determinadas zonas ya tiene un clima semiárido y por tanto, dependiendo de la evolución del calentamiento global, puede pasar a tener un clima más sahariano, con las consecuencias en los ecosistemas naturales.

"El principal riesgo lo tenemos en las zonas que no son desiertos", afirma este investigador, quien considera que estamos a tiempo de mitigar las consecuencias negativas de este calentamiento que ya es imparable. Por ello, este estudio pretende servir como toque de atención para que se incrementen las medidas y se acentúe la sensibilidad social que ya existe el respecto.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?