Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 01 de Junio de 2020

Otras localidades

Fútbol

1-0. El Ibiza gana a su estilo

Un gol de Rubén a balón parado da el triunfo a los ibicencos ante un inofensivo Sporting B

Imagen del partido jugado en Can Misses

Imagen del partido jugado en Can Misses / UD Ibiza

 La UD Ibiza sumó un nuevo triunfo al doblegar por la mínima al Sporting de Gijón B y lo hizo a su manera, solvente atrás, sin dejar ocasiones al rival, que no remató entre los tres palos, y ofuscado y sin desequilibrio en ataque.

Jugar por la tarde para no coincidir con la Rúa de Carnaval en Vila no enfrió a los aficionados, de nuevo más de 3.000 personas poblaron las gradas de Can Misses. Con esta victoria, el Ibiza recupera la segunda plaza en la tabla, a cinco puntos del Atlético Baleares con el que se medirá dentro de dos jornadas en un choque que se presenta crucial en la lucha por el título. Lo que parece ya casi asegurada es la presencia en la fase de ascenso.

Da igual la entidad del adversario o su forma de jugar, el técnico del equipo ibicenco, Pablo Alfaro, cree en un sistema y no cambia una coma jornada tras jornada. Los resultados le dan la razón y los goles encajados, 16 en 26 partidos, también.  Alfaro modifica piezas en el once inicial cada semana, pero el dibujo siempre es el mismo. Kike López en la posición de extremo derecho, Borja en el otro costado, Núñez como pivote defensivo, y Grima y Rubén en la zaga fueron las novedades en relación a los que jugaron de salida en Ferrol.

Como suele ser habitual tras el pitido inicial, el Ibiza se adueñó del balón ante un filial sportinguista entregado a tareas defensivas. Y en estas situaciones se visualizan mejor las dos almas del equipo. Bien organizado, solidario e impenetrable de medio campo para atrás, pero previsible, plano, inofensivo y sin ideas en ataque. El problema a la hora de atacar es que el conjunto de Alfaro no tiene jugadores que encaren en el uno contra uno y desequilibren a sus marcadores en los duelos individuales, algo fundamental para romper líneas defensivas. Ya se sufrió la temporada pasada y ocurre lo mismo en esta campaña. No hay manera de crear peligro por las bandas. Borja volvió a ser titular, pero pasó de puntillas por el choque y Kike López es todo pundonor y despliegue físico, pero no es un extremo. Se han hecho muchos fichajes en esta demarcación, pero por lo visto hasta ahora, sigue siendo una asignatura pendiente.

Por fuera no hay desborde y por dentro tampoco, porque el Ibiza juega sin un medio punta, que se asocie, que dé el último pase o que filtre balones a la espalda de los centrales. Así que las ocasiones vienen en acciones aisladas, en alguna maniobra de Javi Lara, ayer con claros y oscursos en el choque, en las llegadas de segunda línea de Javi Pérez, algún destello individual, o, la estrategia.  En La Segunda B se juega a no perder y con estas cartas hay que intentar ganar.

En los primeros 45 minutos sobraron los porteros y las porterías. El Ibiza jugaba al tran tran, dominaba, sobaba la pelota, pero sin verticalidad alguna. El Sporting veía la portería de Germán como un cuerpo extraño y muy lejano.

Tras el descanso pareció que el Ibiza arrancaba con más ritmo. Javi Lara lo probó desde fuera de área pero su disparo se fue alto y casi de inmediato llegó el único gol del choque. Javi Lara sacó de esquina, Mariano cabeceó con estilo y entre el portero Christian Joel y el larguero evitaron el tanto, pero el rechace le cayó al otro central local, Rubén, que en posición de extremo remató de primeras como si fuera un delantero y mandó el balón a la red. Solo se habían jugado 4 minutos del segundo acto.

Lo más difícil, abrir la lata, se había logrado y además el Sporting B se veía obligado a salir de su cueva, así que aparecieron por fin los espacios y hubo más peligro en el área visitante. Pero a los locales les seguía faltando fluidez e ideas en ataque, aunque en la segunda parte tuvieron ocasiones para ampliar la renta. Javi Lara con un disparo desde la frontal obligó a intervenir al guardameta asturiano a los 58 minutos. La entrada de Cirio por un inoperante Borja poco después dio más mordiente en ataque a los ibicencos, porque el futbolista catalán lee bien el juego entre líneas. En una de sus primeras acciones rozó el gol, tras controlar un buen envío de Javi Lara pero su disparo se perdió ligeramente alto.

El Sporting B intentaba salir, pero el Ibiza mantenía su firmeza defensiva, aunque no terminaba de sentenciar el partido. Caballé, que entró para reforzar el medio campo, tuvo el segundo gol pero su cabezazo no encontró portería.

La última acción de peligro ibicenco la generó Raí, ayer suplente, que jugó los minutos finales pero tampoco pudo batir al cancerbero del Sporting.

No hubo tiempo para más, se logró el objetivo principal antes de entrar en un tramo crucial con dos salidas seguidas y con enfrentamientos directos en las próximas jornadas. A ver si el método sirve también fuera de Can Misses.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?