Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 27 de Mayo de 2020

Otras localidades

Música

Moby, cómo hemos cambiado

Ha llevado el techno a lo más alto de las listas y ha demostrado su maestría guitarra en mano a lo largo de una prolífica carrera

Moby ha sabido conjugar diferentes estilos musicales a lo largo de su carrera

Moby ha sabido conjugar diferentes estilos musicales a lo largo de su carrera / Steve Eichner / Scott Dudelson / Getty Images

Moby está cada vez más cabreado. Y su decimoséptimo disco, ‘All visible objects’, nos vuelve a presentar una electrónica tan agresiva que a veces es necesario apagar el reproductor un rato para no salir a la calle con el puño en alto y gritando las proclamas de su single, ‘Power is taken’. Habitual protagonista de campañas por los derechos de los animales, nos centramos aquí en una historia musical que arrancaba hace tres décadas.

Nacido Richard Melville, le dieron el nombre de Moby en honor a la obra de su tío bisabuelo, Herman Melville, ‘Moby-Dick’. Pero al chico le dio por el techno y en 1990 publicaba su primer single, ‘Mobility’, que pasaba un poco sin pena ni gloria. Un año después recuperaba la cara B de ese single, ‘Go’, con una nueva mezcla basada en arreglos de cuerda de la banda sonora de la serie ‘Twin Peaks’ de los 90.

A partir de entonces Moby empieza a hacerse un nombre en esto de la música electrónica y también más allá de sus fronteras musicales. Por ejemplo con su primer gran éxito, la versión que hizo del archiconocido tema de ‘James Bond’ en 1997.

Aunque el tema alcanzó una gran repercusión, el disco que lo incluía apenas tuvo atención. Como ocurrió con un disco de hard rock que también publicó por esta época (no obstante Moby había comenzado su carrera en un grupo punk a principios de los 80). Fue su vuelta a la electrónica la que lo lanzó al estrellato en 1999 con uno de los mejores discos de la década que terminaba, ‘Play’, el que más y más globales ventas tuvo de toda su carrera y en el que incluyó ‘Why does my heart feel so bad’.

Desde entonces Moby se ganó el respeto de toda la industria por saber conjugar el techno del que provenía con rock, pop o música experimental según se dieran las circunstancias. El sexto álbum de su cronología, ‘18’, llegó en 2002 y aprovechó la inercia y repercusión que había generado en los últimos tiempos. En este caso se presentó con ‘We are all made of stars’.

Por cierto que fue por esta época cuando Moby regresó a las bandas sonoras cinematográficas con la saga de ‘Bourne’, donde sobresalió con varias versiones del tema ‘Extreme ways’ incluido en el disco ‘18’.

La música de Moby estaba más encaminada a calar en las listas generales de éxitos y la electrónica perdía peso, como ocurrió con su siguiente redondo, su séptimo álbum, al que en 2005 llamó ‘Hotel’ y que estaba protagonizado por guitarras y baterías más al uso del rock que también sabía cosechar, tal y como hacía en algún grupo alternativo. Con este disco consiguió otro de sus mayores éxitos mundiales gracias al potente ‘Lift me up’.

En 2008, tres años después del anterior, llegó el que después ha sido quizá el último gran álbum de Moby, al menos el último que obtuvo un éxito de ventas considerable y que cerró de alguna manera un periodo de diez años en los que había extendido su música por todo el mundo. En este caso la electrónica disco volvía a ser protagonista y para ello renunciaba a cantar para confiar de nuevo en grandes cuerdas vocales como las de Shayna Steele en ‘Disco Lies’.

Sólo un año tardó en volver a poner en el mercado nuevo material, compartido como ha hecho muchas veces por Internet y que propugnaba modelos colaborativos al pedir, por ejemplo, que le mandaran vídeos para ilustrar uno de sus singles, ‘Wait for me’, que además daba título al álbum.

Desde entonces, en estas dos décadas, Moby ha seguido creando álbumes cuyo final uno no podía anticipar de ninguna de las maneras, tal es la amplitud de la paleta sonora que es capaz de manejar el músico-disc jockey. Pero lo que no es tan amplio es el tiempo que nos queda en el reproductor de música, así que vamos a pinchar para despedirnos su disco de 2016, llamado ‘These systems are failing’, que se presentó con el potentísimo ‘The light is clear in my eyes’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?