Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 30 de Marzo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Italia suma 812 muertos en 24 horas, pero registra el dato más bajo de nuevos contagios en dos semanas
DIARIO DE CUARENTENA

El mundo de Killy y Gofio

'Diario de cuarentena', de David Perdomo.

David Perdomo

David Perdomo / Cadena SER

Las Palmas de Gran Canaria

Quizás a muchos de ustedes les parezca una tontería pero hoy quiero hablarles de un ser que me ha enseñado mucho: mi perrita Killy. Ella es una de esas perras que apenas ladra, sólo lo hace cuando está muy contenta, porque va a comer o jugar; o cuando se pone nerviosa, básicamente si se queda sola. Es una pequeña mestiza, de ojos verdes, que, digamos, no es muy lista pero sí muy cariñosa. Y estos días tiene que estar alucinando con todo el tiempo que paso con ella en casa. Una semana que me he fijado mejor cómo es su vida. Si obviamos sus necesidades más escatológicas, se resume en dormir, comer y jugar.

Juega conmigo o con Gofio, su mejor amigo. Otro perro del barrio, algo más grande que ella, un poco cojo, con el que jugaba en el parque a una especie de pilla pilla. Ahora, con la cuarentena, Killy y Gofio casi no se han visto. La dueña de Gofio lo rescató del albergue, malnutrido y posiblemente después de recibir años de palizas. Sufrió lo peor del ser humano, esa maldad y egoísmo que ni Killy, ni Gofio, ni el resto de animales tienen dentro.

Estos días me he dado cuenta de que los humanos podemos ser una especie maravillosa y a la vez la mayor bestia del planeta. Sin nosotros se ha reducido el nivel de contaminación, el resto de especies han vuelto a ocupar lugares de los que les habíamos echado y el aire, la tierra y el mar lucen más limpios que hace una semana. Nuestra forma de vida, de movernos, de ocio y de comunicación hacen que seamos una enfermedad para la naturaleza, nos hemos convertido en el Coronavirus de la Tierra. Y lo más triste de todo es que, cuando superemos esta pandemia, volveremos a cometer los mismos errores que antes. Seguiremos con nuestras vidas en un lugar más limpio que ensuciaremos en un abrir y cerrar de ojos. Estos días, al parar hemos demostrado que le sobramos a la Tierra.

Como les decía antes, quizás a muchos de ustedes les parezca todo esto de lo que les hablo una tontería. En mi caso, esta crisis me ha servido para reafirmar que el resto de animales, como mi Killy o Gofio, son nuestros compañeros en la Tierra. Por ellos y por nosotros ojalá que de ésta aprendamos a ser menos humanos bestias y a convertirnos en animales con más humanidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?