Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

La importancia de adaptarse a lo que venga

Julián Sardina, como voz de la experiencia desde Cecoga, nos cuenta la importancia de aguantar el momento y mantener la pasión de siempre, aunque el coronavirus haga que los tiempos sean distintos

Los tiempos han cambiado, también en el campo. Los agricultores han aparcado sus reivindicaciones para seguir nutriendo de alimentos a la población, los ganaderos siguen produciendo aunque en algunos casos muy preocupados por la situación de parálisis que atraviesa la hostelería, y los viticultores siguen preparando sus cepas para los primeros brotes. Ante la voz de la sabiduría y la experiencia, Julián Sardina, como cabeza visible de Cecoga y con muchas décadas de aprendizaje sobre sus hombros, lo único que sirve “es adaptarse a los tiempos que se vengan”. “Son momentos difíciles y no sabemos cómo va a terminar esto, pero tenemos que superarlo y aprender”, añade.

Y es que en Cecoga dice tener “un equipo que aguanta muy bien las circunstancias, y el éxito de nuestra empresa es que cada uno está en su casa a gusto, y están preparados para hacer lo que los tiempos nos demanden… Cuando este bichito lo podamos controlar, creo que los tiempos van a ser distintos pero tendremos que adaptarnos nuevamente”, reconoce.

Porque Sardina también ha querido dejar en nuestro tiempo agrario varios mensajes de aguante especialmente para el sector ganadero, y en especial al ovino, muy propio de la tierra y acusado por la situación. “El lechazo que tenemos es una carne de lujo que se consumía constantemente en la hostelería y que hoy en día está cerrado… Están pasando un momento triste y grave pero lo vamos a resolver, animo a que sigan aguantando y se adapten a las circunstancias, y que la política nos ayude un poco más de lo que nos ayudaba que ya era poco, pero creo que vamos a tener que salir de esta nosotros solos, igual que de otras más grandes hemos salido”, apunta con un mensaje cargado de realidad y optimismo.

Porque entre todos, cuando todo esto finalice, habremos de apoyar a los sectores más acusados por la crisis. La hostelería, pilar fundamental en nuestra tierra, necesitará que arrimemos el hombro para vislumbrar un futuro más prometedor y menos crítico para nuestra carne. Para nuestros ganaderos. Para los nuestros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?