Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 25 de Mayo de 2020

Otras localidades

Real Oviedo

Ziganda: "El fútbol debería sumar y estar disponible para lo que requiera la sociedad"

"Unos piensan más en lo que pueden perder y yo pienso más en lo que puedo dar", afirmó el técnico navarro.

Ziganda durante una rueda de prensa en El Requexón

Ziganda durante una rueda de prensa en El Requexón / Cali González

Como ocurrió hace unas semanas con el director deportivo del Real Oviedo Francesc Arnau, José Ángel Ziganda, técnico del conjunto azul, ofreció una rueda de prensa vía telemática con la representación de un periodista por medio.

Escucha aquí la comparecencia íntegra de Ziganda:

El entrenador, aunque desconoce cuándo será el día exacto del regreso a los entrenamientos, ya se plantea todos los escenarios posibles: "Fecha fija no tenemos. Valoramos varias ahora a principios de mayo como el 4, 11 o 18. Hacemos diferentes planificaciones porque estamos a expensas de los que nos manden las autoridades", comentó en primer lugar.

"Hay que saber cuánto va a durar cada fase del protocolo que marca LaLiga. Va a depender más de los tiempos con los que podamos jugar que los que necesitemos, nos vamos a tener que adaptar. Será necesario un mínimo de dos o tres semanas entrenando de manera conjunta y estimamos una o dos semanas para cada una de las fases antes de la vuelta de la competición", añadió.

Lejos de ver este parón en el fútbol como un problema para volver a afrontar sus partidos con garantías, Ziganda trata de buscar la motivación de cara a lo que se avecina: "Se abren muchas incógnitas, es un reto profesional muy excitante para ver cómo encajamos todo. Hasta que no veamos en qué estado nos encontramos no vamos a ser capaces de resolver. Tendremos unas medidas de prevención, de seguridad, un control... esperemos que todo el mundo disponga de test y, partiendo de ahí, confiar en el cuerpo médico que tengamos. Unos piensan más en lo que pueden perder y yo pienso más en lo que puedo dar".

Desde su llegada, Ziganda aportó una clara mejoría defensiva, sin duda el mayor debe de los azules en la presente temporada, y consiguió sacar al equipo de la zona de descenso después de dos victorias y una derrota en los tres únicos encuentros que pudo disputar previos al parón por la COVID-19.

"Nuestro partido más completo fue el de Extremadura. Fuimos sólidos, concedimos muy poco al contrario, y tuvimos más opciones de llegar y tener el control. Me daría por satisfecho si somos capaces de mantener esa línea", destacó el navarro.

"Le damos muchas vueltas, variantes, posibilidades...tratamos de estar actualizados a nivel de metodología, análisis y preparación física. Este aprendizaje deber ser continuo. Leo, veo y escucho mucho. A veces demasiado porque recibimos mucha paja de información, que luego hay que saber separar".

"Estábamos contentos con la fase defensiva. Pero uno puede estar más confiado cuando ese tipo de partidos se repite, y llevábamos muy poco para confiarnos y dar por sentada esa fase en las que estábamos incidiendo. Los goles encajados eran un déficit con el que partíamos durante todo el año", matizó.

El conjunto carbayón actualmente ocupa la decimoséptima posición, fuera de la zona de peligro, pero con los mismos puntos que Albacete y Dépor. Este último es quien marca el descenso, mientras que el cuadro manchego tiene un partido menos. En el momento de la suspensión de LaLiga, el técnico estaba apostando por un once y un sistema bastante definido. Ahora no descarta introducir alguna variante en función de cómo se encuentre cada jugador.

"Estamos abiertos, por supuesto. Cuando llegamos pensamos en darle continuidad a una idea y a un trabajo para automatizar movimientos. Queríamos darle fuerza a una idea y a partir de ahí crecer. Cuando volvamos nos guiaremos por las sensaciones que percibamos porque puedes ir con una idea, pero igual el estado físico de cada uno influye", afirmó.

"Tenemos que estar previstos para jugar cada tres días. Primero estamos pensando en cómo organizamos la primera fase. Después nos centraremos en el primer partido y, si tenemos solo tres días de recuperación, ya veremos cómo estamos. Lo iremos viendo sobre la marcha. No tengo ningún plan establecido. Lo que sí tengo claro es que no pondremos ningún tipo de excusa porque las condiciones serán las mismas para todos".

En su última rueda de prensa, Arnau anunció la renovación automática de Ziganda en caso de conseguir la permanencia. Más allá de esa cláusula, el entrenador no sabe qué sucederá en otros supuestos y aseguró que"no hemos hablado del futuro personal. El contrato es lo que dice y yo encantado. Con ganas de conseguir ese primer objetivo, que es muy, muy importante. A partir de ahí, empezar de cero y con toda la ilusión del mundo. Hay que salvar este año y afrontar el que viene con mucho optimismo".

"Sería fácil haber tomado alguna medida económica por parte del club y todo el mundo lo entendería. Es de agradecer en tiempos tan críticos. Es verdad que respetar el contrato no va a hacer meter goles, pero es más importante el gesto a nivel personal", comentó acerca de la decisión de Arturo Elías de no aplicar un ERTE o una reducción salarial a la plantilla.

Algunos jugadores de LaLiga han manifestado su temor al regreso de la competición e incluso hay casos que se niegan a entrenar hasta que no exista una vacuna contra el coronavirus. Ziganda también manifestaba su opinión al respecto:

"Cada uno tiene una visión diferente. No lo verá igual alguien joven que una persona casada y con hijos. Mi punto de vista es que en el momento tan delicado que vivimos, con una situación tan crítica, creo que el fútbol debería sumar y estar disponible para lo que requiera la sociedad, con las manos abiertas a cómo poder ayudar más y mejor".

"Si lo que toca es estar confinado, hacerlo, si se rebaja y hay posibilidad de reinciar pues yo estoy disponible y encantado de poder jugar. Tenemos millones de ejemplos de gente que se está jugando el pellejo y si podemos aportar ese granito de arena, yo encantado de poder sumar. Estoy abierto siempre y cuando el Ministerio de Sanidad lo indique y haya unas medidas de seguridad".

Ziganda sí se mostró tranquilo con el compromiso y la actitud de sus futbolistas. Sobre todo con aquellos que no han puesto ningún problema cuando sus contratos finalizan el 30 de junio, incluidas las cesiones. "Dentro de lo que está en nuestra mano hablamos con las personas afectadas y muestran su disponibilidad. Manejamos el escenario que nos dijeron, que es hasta final de julio. Otras cosa es que sea agosoto o septiembre, entonces el escenario cambiará. Me imagino que si se alarga hasta julio todos los clubes podremos contar con nuestros jugadores".

"Hemos tenido charlas semanales por puestos, por grupos, individuales... a veces las conversaciones son más distendidas o más personales. Pero sí que nos está ayudando a conocernos un poco más y a sentir que el grupo está muy vivo y que hay una relación muy sincera entre todos ellos", añadió.

Otro de los temas candentes es la celebración de los partidos a puerta cerrada. El Oviedo tendrá que afrontar seis encuentros en casa y cinco a domicilio, por lo que buena parte de las opciones para conseguir la salvación pasarán por un Carlos Tartiere vacío. "El fútbol es de los aficionados. La raíz del club son los socios y todos sus seguidores. Es lo que le da sentido a jugar, a esa pasión, la disputa deportiva... sin eso, se va a perder esa magia, que es lo que tiene este deporte. Nos vamos a tener que adaptar y va a ser una sensación muy rara para todo el mundo. Hay que liberarse y ganar. También sabemos que la gente nos va a ver por televisión. Intentaremos agarrarnos a nuestro fútbol y nuestro compromiso", concluyó Ziganda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?