Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

La lluvia descubre en Zeneta a un hombre y una mujer "enterrados juntos" entre los siglos IV y V

La SER ha tenido acceso a dos informes que señalan qué explicación hay para una sorprendente foto en redes sociales que publicó la asociación Huermur la semana pasada

La lluvia descubre en Zeneta a un hombre y una mujer "enterrados juntos" entre los siglos IV y V

¿Aparecieron en enero dos cadáveres enterrados junto a las obras de la autovía A30 en Zeneta y no contamos la noticia? La respuesta es sí pero no contamos la noticia porque el hallazgo –aunque motivó la presencia policial y de un forense el pasado 13 de febrero– se mantuvo en un discreto segundo plano para dejar trabajar a los arqueólogos: pronto se comprobó que el enterramiento no hablaba de un suceso violento reciente sino que era una voz del pasado.

La SER ha tenido acceso a dos informes que señalan qué explicación hay para una sorprendente foto en redes sociales que publicó la asociación Huermur la semana pasada: dos cuerpos humanos semienterrados en el talud de un camino en la pedanía murciana.

El hallazgo, por parte de unos operarios de las obras que lleva a cabo el Ministerio de Fomento a través de una UTE de la popularmente conocida como Autovía del Reguerón, motivó la presencia de la Guardia Civil y un forense que, rápidamente, balizaron la zona y comprobaron si se trataba de los restos de un hecho luctuoso ocurrido en los últimos 20 años. Si hubiera sido así, habría que haberlo investigado, por ejemplo, como un asesinato. Era otra cosa.

Los dos informes a los que hemos tenido acceso para elaborar esta noticia -de la UTE que hace las obras y de dos arqueólogos encargados por la Comunidad autónoma- apuntan a que, una vez más, el suelo de la Región de Murcia nos habla de nuestra historia antigua. Y en la zona de la pedanía murciana de Zeneta -cerca de las obras de la autovía del Reguerón- ya es la segunda en muy pocos años que esto ocurre. En 2016, la localización de supuestos restos arqueológicos obligó al Ayuntamiento a paralizar las obras en el entorno del castillo de Tabala.

Aquel descubrimiento quedó casi en el olvido pero ahora, por segunda vez en menos de cinco años, en las mismas obras de la autovía, el suelo habla, aliado con un poderoso ayudante: las fuertes lluvias de este invierno.

El informe de la empresa

El primer texto que nos explica este hallazgo es de un experto designado por la Unión Temporal de Empresas que acomete las obras de la autovía: Dice que podrían ser restos del siglo III al V después de Cristo.

Cuenta que durante las obras en esa zona "se construyeron varios terraplenes" para la vía de circunvanlación de Murcia (a-30) en el tramo llamado popularmente "autovía del Reguerón". La zona se excavó y rellenó entre julio de 2017 y febrero de 2019 por lo que "hace aproximadamente un año que acabaron los trabajos de extracción" de tierra. También señala el texto que hace unos meses "se produjo la restauración de la zona con tierra vegetal".

Este informe señala que "a raíz de las intensas lluvias a finales del año 2.019 y primeros de 2.020 en uno de los bordes del camino se produjo el lavado del talud quedando a la vista algunos restos óseos".

Según el informe, "el 13 de febrero cuando se detecta por parte del personal de obra se avisa a la Guardia Civil". Hasta la zona se acercaron varios agentes, un forense y varios técnicos de la Dirección General de Bienes Culturales.  Se balizó y delimitó la zona y "se retiraron los restos para su análisis previo".

En marzo de este año, la comunidad le ordenó a la UTE que hace las obras "una excavación arqueológica de emergencia de las dos inhumaciones visibles" y "la delimitación del posible perímetro de protección" de lo que claramente consideran un yacimiento arqueológico al que han llamado "Necrópolis de Zeneta".

El informe señala que se han inhumado dos cuerpos completos enterrados a unos dos metros de profundidad y protegidos por varias losas de piedra. De forma provisional, señala, y "por la forma de enterramiento, parece que los restos pueden datar del siglo III o IV después de Cristo, época tardo-romana".

El informe de los arqueólogos

Este segundo informe confirma que lo excavado son "dos enterramientos" y le pone nombre al yacimiento: "Necrópolis de Zeneta".

La excavación fue realizada durante los días 6 al 11 de mayo de este año y también confirma el lugar: "Los restos fueron localizados en el talud de uno de los caminos de acceso al Préstamo 1 de la Circunvalación de Murcia MU-30 Tramo Autovía del Reguerón".

En este segundo informe se señala que estuvieron en la zona varios expertos:

  • Ángel Iniesta San Martín, arqueólogo de la Dirección General de Bienes Culturales
  • Carmen Martínez Salvador, arqueóloga municipal del Ayuntamiento de Murcia.

Y dice que "ambos técnicos verificaron que los restos humanos correspondían a un yacimiento arqueológico y que por lo tanto se debían de tomar medidas urgentes para su excavación y documentación, antes de que sufrieran más daños".

El trabajo de excavación se encargó a la empresa "Arqueología técnica y de gestión" que señala que: 

"los resultados preliminares de la intervención arqueológica nos permiten señalar que los dos enterramientos corresponden a una necrópolis de cronología tardorromana vinculada al yacimiento denominado Torre Belando II"

Según este documento, \Torre Belando II es un asentamiento romano fechado entre finales del siglo II-I a. d. C., con continuidad hasta los siglos IV-V d. C" y recuerda su similitud con las villas romanas de Algezares y la de La Alberca.

La conclusión del informe es que, a la espera de las dataciones de carbono 14, "los  dos enterramientos formarían parte de una necrópolis que correspondería a la última etapa del asentamiento romano Torre Belando II, en su fase tardoantigua, fechada entre los siglos IV-V"

En este segundo informe también se explica cómo son los enterramientos:

"Los inhumados fueron depositados en una fosa excavada en el terreno natural, con unas dimensiones de 2,06 m de longitud por 0,66 m de anchura y una profundidad de 0,54 m, con cubierta de grandes losas talladas de arenisca".

Cuenta en qué posición estaban enterrados:

"el ritual realizado corresponde a un enterramiento primario e individual de inhumación, con el cadáver completamente articulado y colocado en posición decúbito supino. El cuerpo está totalmente estirado con la cabeza situada de forma frontal, los brazos ligeramente flexionados sobre la pelvis y las manos entrelazadas".

Y apunta la presencia de varios objetos importantes:

En uno de los enterramientos el inhumado portaba como ajuar funerario dos anillos de cobre o bronce, uno de ellos insertado en el dedo, y el otro localizado bajo el brazo".

Por último, señala la edades y el sexo de los dos fallecidos:

El enterramiento 1 podría ser el de un varón entre los 30-35 años, mientras que el enterramiento 2 parece corresponder a una mujer.

En definitiva, un hombre y una mujer -no se sabe si fueron pareja- que vivieron hace casi 1500 años sobre el mismo suelo que hoy pisan los habitantes de Zeneta. Fueron enterrados juntos, en una sencilla tumba, con algunos de sus objetos de valor. Sus restos pasan a engrosar la larga lista de tesoros arqueológicos de la Región de Murcia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?