Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 02 de Junio de 2020

Otras localidades

Los servicios funerarios detectan el doble de mortalidad durante la pandemia que en los mismos meses de 2019

Ángel Hernando, responsable de Servicios Funerarios Arandinos afirma que las familias han sido comprensivas con las restricciones impuestas a los cortejos funerarios en el estado de alarma pese a lo dramático de la situación

Si antes de estallar la crisis sanitaria las incineraciones suponían la tercera parte de sus servicios durante la pandemia han sido la opción elegida en el 75% de los casos

Aranda de Duero
RIBERA DEL DUERO

Los servicios funerarios confirman lo que van sacando a la luz los datos oficiales: el coronavirus ha incrementado la mortalidad en cifras más elevadas que las que se le atribuyen oficialmente. En Aranda, Servicios Funerarios Arandinos, la empresa más veterana de este ámbito, ha duplicado los servicios que ha llevado a cabo entre marzo y abril de este año con respecto a los mismos meses del año pasado. Durante los dos primeros meses de pandemia esta empresa atendió el último adiós de 121 fallecidos (51 en marzo y 70 en abril) frente a los 63 del mismo periodo de 2019 (32 en marzo y 31 en abril). El efecto de la pandemia fue especialmente dramático durante sus cuatro primeras semanas. Ángel Hernando, responsable de esta compañía funeraria ha explicado en Hoy por Hoy Aranda que durante el primer mes de confinamiento, entre mediados de marzo y los primeros días de abril llevaron a cabo los mismos servicios que antes realizaban en tres meses. Y asegura que el efecto de la pandemia fue directo “Durante ese primer mes un 80% de los fallecimientos fueron por coronavirus. Eran personas muy mayores, en general, pero son situaciones muy difíciles”.

Hernando confirma que aunque no ha habido ninguna zona de la Ribera especialmente afectada el virus sí se ha cebado con especial saña en algunas residencias de mayores. Según sus datos la mitad de los fallecimientos atendidos por esta empresa funeraria durante la pandemia se produjeron en el hospital (61) mientras que casi un 40% (46) murieron en residencias de ancianos. El año pasado en estos mismos meses los fallecimientos producidos en residencias en los que intervinieron fueron 17. Solo un 10% de los decesos en los meses de marzo y abril de este año (14) se produjeron en domicilios particulares.

Las restricciones impuestas a los velatorios y acompañamientos del último adiós también han influido en la forma en que se han llevado a cabo los servicios funerarios. Las incineraciones han alcanzado en este tiempo el 75% del total de servicios efectuados, cuando antes era la opción elegida solo en un tercio de las ocasiones. Un cambio que se explica por la prohibición para llevar a cabo funerales y haber restringido al mínimo los cortejos fúnebres, por lo que muchas familias prefieren guardar las cenizas y depositarlas en un lugar definitivo más adelante cuando quede aliviada la restricción actual. En cualquier caso Hernando asegura que las familias han sido comprensivas con la situación, sabiendo que las empresas cumplían una normativa impuesta por las leyes. “Se han adaptado a la normativa, sabiendo que no podía haber velatorios ni podían ver al difunto”. Por fin este lunes se ha podido llevar a cabo el primer velatorio con un máximo de diez personas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?