Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

7 de cada 10 atendidos por Cáritas en la pandemia han sido nuevos usuarios

Esta situación ha evidenciado la precariedad laboral de muchas personas, sobre todo mujeres, que sin ahorros ni red familiar quedan totalmente descubiertas al quedarse sin empleo

El teléfono echaba humo”. Lo dice Ramón Ibeas, secretario general de Cáritas en Álava. Se refiere al número de urgencias que ha habilitado la organización en este tiempo de pandemia.

Ibeas utiliza el símil de una ambulancia medicalizada para describir su labor en este momento. Ahora, como la ambulancia -cuenta- están dando soporte al enfermo para que llegue al hospital donde se iniciará el proceso de sanación que, tal y como van las cosas, vaticina largo y complicado. Todo -dice- depende de cómo se realice el aterrizaje en el mundo del trabajo de todas esas personas que están en ERTE cuando esos expedientes de regulación de empleo lleguen a su fin.

Mientras, esta situación excepcional vuelve a sacudir a los más vulnerables de la sociedad; entre ellos, mujeres trabajadoras del hogar, personas que ganan su sustento en la economía sumergida o prostitutas.

Lo confirma Isabel Ruiz de Azua, de Acción Social. Son muchas las mujeres que han venido atendiendo; con baja cualificación y sin ahorros ni red social, necesitan un mínimo para alimentación y alquiler. En total, desde el 25 de marzo hasta el 17 de abril, han procesado más de 400 llamadas, además de los contactos de seguimiento. Esto demuestra, según Isabel, que hay más gente en situación de pobreza de la que nos pensamos a pesar de tener un trabajo, porque desempeñan su labor en condiciones muy precarias.

También han tocado la puerta de Cáritas otros perfiles nuevos: personas mayores afectadas por la situación del Covid-19 que en otras circunstancias no hubieran precisado su atención; además, familias que llevan desde mediados de marzo sin cobrar el subsidio de desempleo.

Por cierto, tras el caos de los primeros momentos y las muchas peticiones de información por parte de las familias, la agencia de colocación Lanbila ha cerrado 17 contratos del ámbito del trabajo en el hogar. Aún, dice Ainhoa Martín, no ha llegado el 'boom' de demanda, pero augura que es muy posible que suceda tal efecto. El resto del mercado laboral está absolutamente parado.

Desde el área de voluntariado, Josune López de Luzuriaga relata satisfecha que han recibido 109 nuevas ofertas de personas dispuestas a ayudar. Ahora, en el camino a la 'nueva normalidad' contactarán con todas ellas para saber cuál es su  disponibilidad actual. Y es que se plantean muchos nuevos retos en torno a cómo hacer las cosas: el trabajo con mayores, el apoyo escolar o las clases de castellano; hay que repensar desde la dinámica que se debe adoptar hasta el espacio físico donde llevar a cabo estos servicios.

Ramón Ibeas ilustra la dificultad de este desafío con una pregunta: ¿Cómo se acompaña y se le da cariño a alguien a dos metros de distancia y con mascarilla?. Habrá que experimentar...

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?