Viernes, 03 de Julio de 2020

Otras localidades

El extinto monasterio de las Bernardas

Repasamos con el historiador Fernando Sánchez la creación y supervivencia durante casi 400 años de esta institución que se ubicaba en la actual Plaza de la Constitución

Foto de la Calle Isilla. A la izquierda puede visualizarse parte del monasterio

Foto de la Calle Isilla. A la izquierda puede visualizarse parte del monasterio / Archivo Máximo López Vilaboa

¿Han llegado a imaginarse en algún momento cómo era Aranda hace 500 años? ¿Qué se mantuvo y que ha cambiado? En la mañana de este lunes nos hemos hecho esa pregunta con el historiador Fernando Sánchez, y hemos conversado sobre una de esas cosas que han cambiado. Porque durante cerca de 400 años, la actual Plaza de la Constitución fue un gran monasterio de monjas cistercienses.

Cuenta Sánchez que en aquel entonces “Aranda era una ciudad muy rica y potente de Castilla, ya comentamos que es un lugar de reyes, un Aranda dependiente del sector primario, y además una ubicación idónea Tendría entre 5.000 y 6.000 habitantes, similar a los que tenía Burgos, pero Aranda en el aspecto comercial y agropecuario no tenía nada que envidiar”.

Aunque en un principio se prohibía el levantamiento de grandes conventos porque quitaban la posible expansión civil, a mediados del siglo XVI comenzaron todos los trámites para crear este enclave religioso. “Hay varias familias nobles que potencian su llegada; traerlo era bueno porque venía dinero, venía fe, y se asociaba a Aranda una potencia económica. Era mostrar que Aranda ganara y por eso lo impulsaron, hasta el punto de que tienen que esperar unos años a que se construya, y son los arandinos los que facilitan tener a las monjas en diversos emplazamientos hasta que años después ya está construido”, relata el historiador.

Este monasterio de gran envergadura seguía una rutina diaria, y apenas tenía contacto con el exterior. “Se proyectan normas muy duras, en los primeros años podía haber entre 100 y 200 monjas. Imaginad todo lo que es la Plaza de la Constitución con un monasterio que tiene su claustro, sus celdas, su iglesia… Era una vida muy austera dedicada a la oración y la labor más perentoria para la auto subsistencia. Estos monasterios tenían como fin la autonomía absoluta, intentaban comprar lo mínimo posible del exterior”, explica Sánchez.

El enclave religioso también sufrió los coletazos de las invasiones y guerras que se sucedieron durante los años de su existencia. “Cuando los franceses están dando sus últimos coletazos, Aranda sufrió asedio por parte francesa y española. El convento fue expoliado nada más llegar, y llega a usarse como horno de pan para dar de comer a la tropa francesa. Afortunadamente el destrozo no debió ser grande y las madres pudieron volver a ponerlo en funcionamiento”, especifica el historiador.

El punto final de este monasterio data de 1947, cuando se marcha de ese entorno “porque apenas quedaban integrantes”. “Se enajena el convento, y se trasladan a un conventito más pequeñito en la Calle Sn Francisco, donde están hasta el 2001 antes de marcharse hasta Santo Domingo de la Calzada; un proceso habitual en toda España”, sentencia Sánchez, recordando que los grandes monasterios de la época desaparecieron. Pero su historia sigue recordada, y desde dentro de unas fechas, su sucesor en la Plaza de la Constitución será ‘El Convento’ que levantará el grupo de El Lagar de Isilla, haciendo gala de esta edificación pasada.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?