Martes, 29 de Septiembre de 2020

Otras localidades

COVID-19

Trabajadores y sindicatos denuncian falta de EPIs y sobrecarga de trabajo en Birjinetxe

La sobrecarga de trabajo les impide hasta dar de comer y beber adecuadamente a los ancianos infectados por COVID que permanecen en el centro

Una mujer en una residencia de ancianos.

Una mujer en una residencia de ancianos. / Jesús Hellín - Europa Press - Archivo (EUROPA PRESS)

La pandemia sigue avanzando por las residencias de Bizkaia y sigue causando estragos entre residentes y trabajadores. Con 30 fallecidos en las residencias vizcaínas y el centro referencial de Birjinetxe al 95% de su capacidad, trabajadores y sindicatos han denunciado en los micrófonos de Radio Bilbao este jueves que en Birjinetxe están escaseando los equipos de protección individual entre los trabajadores del centro.

Concretamente, en Birjinetxe faltan gorros, calzas y, en ocasiones, pantallas protectoras. Además, los “buzos” de los trabajadores están tan reutilizados que, según explican trabajadores del centro a la SER, presentan, entre otros defectos, fallos en los cierres de cremallera de esos buzos, por lo que pierden eficacia. Según Héctor Burgoa, delegado de Prevención del sindicato LAB, “los buzos están sobreutilizados”.

Además de estas carencias, según ha podido saber Radio Bilbao de mano de los trabajadores y los sindicatos, los trabajadores de la residencia de Birjinetxe denuncian una sobrecarga de trabajo. Ahora mismo, los empleados del centro están teniendo que sacar la basura y la ropa de los usuarios de la zona sucia, labor que hasta mayo correspondía a empresas externas y que desde ese mes no acceden a las cinco plantas que ocupan los usuarios de residencias infectados por coronavirus. También están siendo los empleados de Birjinetxe los que están trasladando a los ingresos desde la zona de llegada de las ambulancias hasta su planta.

Según denuncian trabajadores y sindicatos, esa sobrecarga de trabajo está dificultando atender a los mayores, especialmente en los turnos de comidas. Por las mañanas, hay tres trabajadores por planta, encargados de atender a unos 20 residentes, pero la distribución de turnos entre los empleados se reduce a dos por planta cada tarde y sólo una persona para cuidar de 20 ancianos durante la noche. Ante esa situación y la sobrecarga de trabajo, según explican los responsables sindicales y los empleados, no dan abasto para “dar de comer y beber de forma adecuada” a los usuarios del centro, “con los riesgos de deshidratación que eso supone”.

Actualmente, en las residencias de Bizkaia hay 217 usuarios infectados por COVID-19 y 111 trabajadores infectados. Además, hay otros 67 empleados en aislamiento a la espera de ser sometidos a tests para confirmar si tienen coronavirus o no. En esta segunda ola han fallecido en residencias de Bizkaia 30 usuarios de los centros.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?