Martes, 27 de Octubre de 2020

Otras localidades

Compañero y sin embargo amigo

Ángel Revaliente se jubila y con él se lleva casi medio siglo de historia viva de periodismo en Jerez

Ángel Revaliente, a la derecha, junto a otro referente del periodismo jerezano, Jerónimo Roldán

Ángel Revaliente, a la derecha, junto a otro referente del periodismo jerezano, Jerónimo Roldán / Cedida

En esta maravillosa profesión hay muchos compañeros pero no tantos amigos. Sobrellevar una buena amistad y hacerla compatible con la tensión de la actualidad diaria y el celo de ir por delante de la noticia no siempre es posible. Conozco parejas que se han ido al traste por este motivo y hasta amigos íntimos y hermanos que han dejado de hablarse exclusivamente por razones de índole profesional.

Después de casi treinta años puedo decir que Ángel Revaliente es mi amigo. Y lo es en toda la extensión de su palabra, a pesar de que para cultivar esta amistad no haya sido necesario hablarnos ni vernos todos los días.. Es más, en todo este tiempo jamás coincidimos en ninguno de los medios de comunicación a los que hemos pertenecido. En el año 1994 le sustituí en la redacción de Deportes de aquél ABC Edición Jerez que de manera magistral dirigía Antonio Castro Caro. Para un veinteañero recién estrenado, pasar a firmar las crónicas en aquella cabecera histórica y sustituir a un referente ya entonces del periodismo local como Ángel daba bastante vértigo.

Pero hubo feeling desde el principio. Es normal que lo haya con personas sin dobleces que te miran y te dicen las cosas a la cara. En aquellos primeros años, en los que algunos te miraban por encima del hombro hasta llegarte a incomodar, siempre encontré en Ángel una mano amiga en el hombro, los buenos consejos que tanto se agradecen cuando estás empezando y conversaciones y chascarrillos que eran las mejores lecciones de periodismo.

Porque a Ángel le salió siempre la vocación por las orejas. Siendo todavía un niño bebió de las fuentes del periodismo antiguo que no tiene fecha de caducidad. Aquél que le proporcionó el olfato que necesita todo buen sabueso de la información y que no se aprende en las facultades.  Ángel es el periodista que no descansa. El que está de guardia sin estarlo las 24 horas de los 365 días del año. Pero no lo fuerza. Lo lleva dentro porque le sale solo y es su forma de expresarse, de sentir y de ser.  En la pequeña delegación de la calle Hornos, en la de la calle Oso, en la del Parque Empresarial, en la sala capitular de su Hermandad de la Redención, o tomándose un café con los amigos en el Club Nazaret.

En los últimos años, a la vejez viruelas, Ángel Revaliente se ha hecho más popular aún gracias a su programa "La prórroga", en 7 TV, y a su presencia activa en las redes sociales, lo que dice también mucho de su profesionalidad y versatilidad. Los que ya le leíamos, y los que no, hemos podido seguir aprendiendo de su olfato, de sus preguntas incisivas y de sus opiniones. Tal y como están las cosas en el fútbol local, es prácticamente imposible informar sin que alguien con la piel muy fina se sienta ofendido, pero esto es algo para lo que Ángel venía vacunado hace ya mucho.

Ahora llega la hora de una merecida jubilación. Le echaremos de menos, ya lo creo. Con Ángel Revaliente pasará a la reserva también casi medio siglo de periodismo en Jerez. En lo que a mí respecta, lo que siempre nos unió: la pasión por la profesión y el amor incondicional por Jerez, sólo está por debajo de nuestra amistad y de mi admiración y respeto.

Gracias por tanto, Ángel. Amigo y sin embargo compañero, como te gusta decir. Hasta siempre.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?