Domingo, 25 de Octubre de 2020

Otras localidades

Movilidad sostenible en Navarra

María Sanz, toda una vida encima de la bicicleta

A sus 85 años recibe el premio "Una vida en bici", reconocimiento que la asociación Biciclistas de Corella entrega desde 2011 a aquellas personas que se han distinguido por el uso o la promoción de la bicicleta como medio habitual de transporte

77 años unida a una bicicleta. Es la historia de María Sanz que a sus 85 años acaba de ser reconocida con el premio “Una vida en bici”, reconocimiento que la asociación Biciclistas de Corella entrega desde 2011 a aquellas personas que se han distinguido por el uso o la promoción de la bicicleta como medio habitual de transporte.

Lleva literalmente toda su vida encima de una bicicleta. "Setenta y siete años en bici", recalca con fuerza. Una mujer con carácter, muy activa y tremendamente generosa. Los meses de confinamiento lo que peor llevaba era no poder coger su bicicleta y moverse a su antojo. Le consolaba poder ver a sus nietas y nietos gracias a las nuevas tecnologías. Con ochenta y cinco años solo había dejado de usar la bicicleta con los embarazos. Ahora ha vuelto a su diario pedaleo para hacer sus recados o ir a su campo, a regar, o a recoger la fruta. "Tengo en el Ombatillo almendros y olivos, y voy con mi bici varias veces por semana. Tengo una higuera de Fraga y ahora recojo cada dos o tres días. Bajo el pozal, cojo higos y los reparto con las vecinas. Yo llevo toda la finca. Ahora ya he recogido las almendras, cuando llegan mis hijos, ¡ya tengo todo hecho!"

Para ella la bicicleta siempre ha sido su herramienta de trabajo. "Aprendí a andar en bici a los ocho años. Le alquilaba la bicicleta al "Caminero", un hombre que alquilaba bicicletas en Corella y así aprendí a pedalear. A los diez años, mi madre me mandaba a Cintruénigo con la bici para comprar los menudillos que luego vendía en Corella. Con doce años tenía una bici con remolque con la que me iba hasta Alfaro y volvía con casi cuarenta kilos de carga", explica María con orgullo.

Cuando se casó, la bicicleta siguió siendo su medio de transporte. Su marido tenía un taller de reparación de ciclos y ella recorría toda Corella llevando las facturas y recogiendo los cobros.

Presume de no haber tenido ningún accidente en setenta y siete años pedaleando. "Yo a los coches les marco. Tienes que ir con la cabeza bien puesta. No he tenido accidentes ni averías. Si tu llevas una bici bien y no la dejas, te dura toda la vida. Apenas he tenido pinchazos, como mucho se me ha salido alguna vez la cadena, pero avería, avería, ninguna".

Y es que nunca ha conducido un coche: "Tengo carnet de moto, aunque ahora no me dejan mis hijos llevar la mobilette".

Casi que ha perdido la cuenta de las bicis que han pasado por sus manos pero sí recuerda muy bien es las que le han robado: "¡Cuatro!"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?