Miércoles, 25 de Noviembre de 2020

Otras localidades

La Columna de Carlos Arcaya

Las fiestas ilegales: una amenaza colectiva

Es cierto que nos debemos congratular de que seamos la autonomía con la menor incidencia de la COVID-19, con algo menos de cien por cada 100.000 habitantes. Pero, ya saben, ni un minuto para la autocomplacencia. No nos lo podemos permitir y más cuando seguimos observando como -tómenselos como ejemplos- la Guardia Civil ha tenido que desalojar una fiesta ilegal con 200 personas en El Campello y la Policía Local de Alicante, cerrar una discoteca a las cuatro menos cuarto de la madrugada con una veintena de clientes bailando en su interior.

En esa pelea contra algunos irresponsables que se saltan las limitaciones hay que mencionar el esfuerzo de los agentes de la Policía Municipal en la capital alicantina. Este largo fin de semana han impuesto 225 denuncias, disuelto una treintena de botellones e intervenido en 64 fiestas en viviendas particulares. Y son solo datos de estos últimos días, ya que las actuaciones son permanentes durante todos estos meses en Alicante. Por tanto, hay que agradecer el compromiso.

¡Cómo nos ha cambiado la vida el virus! ¡A todos! También a todos los cuerpos de policía. ¡Quién les iba (nos iba) a decir que las fiestas ilegales se iban a convertir en toda una amenaza colectiva!

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?