Miércoles, 02 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Centrales térmicas

Naturgy dinamita el mástil de la fisonomía industrial de Anllares

El día 25 se procede a la demolición de la chimenea de humo, de 150m de altura

María Álvarez ve desde hace 38 años la térmica desde su ventana

María Álvarez ve desde hace 38 años la térmica desde su ventana / Radio Bierzo

Siguiente paso en el desmantelamiento de la térmica de Anllares en Páramo del Sil. Este 25 de noviembre se procederá a la voladura de la chimenea de 150 metros de altura, un mástil de hormigón por el que salía el humo derivado de la combustión de carbón de esta central que se levantó en 1982 después de que el pasado mes de junio desapareciesen los silos de almacenamiento.

La desconexión de la central se realizó el 1 de diciembre del 2018, tras haber recibido los permisos dentro del plan de cierre de las centrales térmicas de carbón en España. La titular, Naturgy, ha dado aviso ya a la localidad de Anllares para que tengan en cuenta el perímetro de seguridad de hasta 300 metros que se establecerá a las tres y media de la tarde, lo que supondrá el corte de carretera y caminos forestales que queden dentro de ese radio.

Anllares verá caer en cuestión de segundos el símbolo del que fue el cambio de una población agrícola a una base industrial. Desde su ventana, y a sus 77 años, María Álvarez, ha sido una espectadora privilegiada de un paso del tiempo que etiqueta con resignación como una muestra de lo que evoluciona la vida. A 500 metros de la central de la que fue cartera, María sabe que lo que no volverá a ver es la huerta fértil que había en las 13 hectáreas de terreno del pueblo que se cedieron para construir la térmica. Pero desde esa misma sensación de añoranza cree que podrá afrontar el instante en el que la dinamita elimine del horizonte de su ventana la chimenea, un momento que será inevitable escuchar por el estruendo pero que se niega a ver. "Eso será lo más difícil-dice subiendo el tono de su voz-. Era como si fuese de la familia, porque era la cartera y hombre, vives enfrente y es una cosa que te quitan...Tengo idea de escucharla pero no la voy a ver caer... tampoco voy a volver a ver lo que allí había cuando era joven...".

Prefiere recordar el día apoteósico que supuso su puesta en funcionamiento en aquel lugar en que había pateado mucho porque allí, remarca, se sembraban, entre otras cosas, patatas. Ni se imaginó una fábrica allí, ni ahora se imagina qué futuro tendrá la gente joven del pueblo. Dice resignada: "Estas son cosas de la evolución del tiempo".

Y en esas de reinventarse están en el pueblo, en donde nadie está entre los más de 60 operarios que trabajan en el desmantelamiento que dirige la empresa vasca Lezama Demoliciones, reprocha el pedáneo,  Borja Martínez Maceda, quien cree que "ser de Anllares es como ser la oveja negra para Naturgy que no ha llamado a ninguno de los que conformaban la bolsa de las antiguas contratas para entrar en el proceso de desmantelamiento".

El pasado mes de junio se dinamitaron los silos que albergaban las cenizas y escoria de la central. Naturgy y Endesa, propietarias de las instalaciones de Anllares, han presupuestado el coste de estos trabajos en su totalidad en 8 millones de euros.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?