Sábado, 28 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Soledad

Bilbao incorpora la atención telemática para responder a la soledad sobrevenida de los mayores de la villa

El área de Acción Social junto con la Kooperatiba Euskarri está probando este sistema de atención integral entre 450 personas

"En algunos casos tendremos que recurrir a métodos convencionales únicamente, pero en otros quizá podamos utilizar una conexión online para hacer talleres con el usuario"

"En algunos casos tendremos que recurrir a métodos convencionales únicamente, pero en otros quizá podamos utilizar una conexión online para hacer talleres con el usuario" / Cadena SER

La pandemia de la Covid 19 está provocando situaciones de soledad sobrevenida entre los mayores, aunque a veces, ni ellos mismos sean conscientes. Durante el confinamiento técnicos de los servicios sociales hicieron más de 36.000 llamadas de teléfono a mayores de 65 años que según el padrón viven solos.

Se trataba de "acercarnos a su hogar, decirles que estamos aquí", explica el concejal Juan Ibarretxe, al tiempo que servía para detectar si tenían las necesidades básicas cubiertas. "La mayoría tenían sí tenían una red de atención a través de la familia o de las relaciones comunitarias, pero nos llamó la atención los sentimientos de soledad sobrevenida que afloraban en la conversación", explica Ibarretxe. Ocurrió en unos 150 casos.

Lista de espera para acceder a las viviendas comunitarias

El confinamiento y la ruptura con la vida social a provocado que, por primera vez, hubiera lista de espera para acceder a las viviendas comunitarias. Es un recurso intermedio para hacer más gradual el ingreso en una residencia. También se hace mediante copago. En los presupuestos del año que viene el área de Acción Social ha reservado una partida de 3 millones de euros para este recurso que sigue ganando adeptos. Desde que se desató la pandemia se han incorporado 22 inquilinos nuevos a los 250 que ya vivían en estos pisos que permiten hacer una vida en comunidad sin salir de casa

Las limitaciones de la pandemia, el miedo al contagio, han obligado al área que dirige Ibarretxe a dar una vuelta de tuerca a la atención a este colectivo, convencidos de que la atención presencial y la no presencial deben ser complementarias. "Tenemos que ser capaces de ofrecer esa cercanía, ese acompañamiento, de forma diversa", detalla Ibarretxe. El colectivo de mayores abarca una horquilla de más de 30 años, "no tiene las mismas necesidades un chaval de 20 que un adulto de 50 años, con los mayores ocurre lo mismo", asegura.

"En algunos casos tendremos que recurrir a métodos convencionales únicamente, pero en otros quizá podamos utilizar una conexión online para hacer talleres con el usuario", explica el concejal. De momento está en fase de prueba, se está testando cómo de permeables son los 450 usuarios elegidos para esta prueba piloto a usar otras tecnologías, más allá de la llamada de teléfono. "El instrumento no va a ser el problema, es solo es una inversión que, si es necesaria, la haremos. Ahora la clave es comprobar si responde a sus expectativas, cómo se enfrenta al aparato, si le genera tensión o le genera inseguridad"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?