Sábado, 27 de Febrero de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Alfonso Villalta: "Cada día me acuerdo de los bares que no pueden abrir y, de hacerlo, es para perder dinero"

El propietario del Café del Parchís ha expresado sus dudas ante la adaptación al invierno de los negocios

La hostelería retomaba su actividad en Asturias el pasado lunes y lo hacía acompañada del frío que obliga a adaptarse para poder atraer al mayor número de clientes y que, en general, prefieren estar al aire libre. El espacio en los interiores es muy limitado, con las barras cerradas y la distancia de dos metros entre las sillas. Una parte del sector estudia adaptar sus terrazas a los rigores del invierno.

El día 14 una resolución municipal publicada por el Ayuntamiento de Gijón anunciaba que se facilitarían esas posibles mejoras permitiendo la adaptación de sus terrazas a todos los establecimientos con licencia con la única obligación de presentar una declaración responsable y un proyecto para realizarlas. Algo que no está al alcance de la mayor parte de los hosteleros apuntaba esta Alfonso Villalta desde el Café del Parchís. "Aunque se vean muchas terrazas por la calle, la mayoría de negocios no pueden ponerla y entiendo que muchos no podrán abrir" decía, "porque abrir solo interiores con esa distancia entre silla y silla es inviable, es imposible", concluía.

Villalta es uno de los propietarios del Café del Parchís, uno de los privilegiados que sí cuenta con espacio suficiente para ubicar su terraza en la que ya ha invertido más de 30.000 euros. Su readaptación para afrontar las inclemencias del invierno le costaría unos 5.000 más, no esperan más ayudas y amortizar esa inversión será difícil, pero esa no es su única duda ya que "lo que pediríamos es que nos dijeran más o menos lo que pretenden, lo que se podría hacer y no, para no hacer proyectos que luego no tengan valor. Es una inversión bastante grande y uno no puede tomarlo a la ligera".

Las mejoras están pensadas para paliar los efectos de las medidas restrictivas adoptadas contra la propagación del coronavirus. El cliente ha cambiado de hábitos, confirma el hostelero. "Quedamos sorprendidísimos cuando abrimos tras el confinamiento. Había días de mucho frío y la gente permanecía en las terrazas porque tenía muchas ganas, lógicamente ahora busca un lugar donde esté abrigado", recuerda Villalta que asegura que los ciudadanos están mucho más concienciados con la necesidad de cumplir con todas las medidas de seguridad "ahora no te protestan por tener la ventana o la puerta abierta. Prefieren estar en la terraza aunque halla siete grados que dentro", apunta, algo que da buena cuenta de la necesidad de los establecimientos de contar con una terraza adaptada para cubrir estas nuevas necesidades.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?