Domingo, 28 de Febrero de 2021

Otras localidades

Libros

Fernando Fueyo: "Quiero reivindicar con toda el alma que en África no todo es muerte y odio"

El sacerdote iniciaba hace 50 años la misión diocesana en Burundi y ahora recoge su historia en un libro

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

'No te Olvides del Burundi, medio siglo de la Misión Diocesana Asturiana' salía a la luz en octubre, justo transcurridos 50 años del arranque de la misión que documenta. Lo hace uno de los dos sacerdotes asturianos que un 11 de septiembre de 1970 se embarcaron hacia el continente africano cuando el nombre de Burundi era prácticamente desconocido en nuestro país. El padre Fernando Fueyo relata en A vivir que son dos días Asturias que tal era así que "cuando le dije a mi madre que iba a Burundi, ella asumió que se trataba de Taramundi y me dijo que qué lejos me iba", recuerda entre bromas el párroco gijonés ahora jubilado de sus labores en la Iglesia de San Nicolás de Bari.

Desde la diócesis le pidieron que escribiera sobre su trabajo misionero ya que acababa de cumplir los 50 años, pero el proyecto que arrancó como unas líneas para que el paso del tiempo no desdibujara su historia, acabó por convertirse en un relato de 245 páginas ilustrado con infinidad de fotografías y documentos. "Un rollizo tomo", apunta Fueyo, "menos mal que nos liberaron del encierro sino...".

Nunca ha perdido contacto del todo con este enclave en el que mantienen proyectos a través de la asociación SOS Burundi. Ubicado en la región de los grandes lagos en África Oriental, Burundi limita al norte con Ruanda, al sur y este con Tanzania, y al oeste con la República Democrática del Congo. "El 30 de abril de 1972 se inició una guerra civil entre etnias que en los dos meses de ese verano dejó 300.000 muertos", relata el capellán, que recuerda que "nadie sabía lo que allí estaba pasando, aquí no se lo creían. Fui yo el primero que sacó a la luz pública en Europa la masacre que estaba teniendo lugar", asegura.

A pesar del horror, el padre Fueyo reivindica en la entrevista que, al contrario de lo que mucha gente dice, África no es un país de muerte. "África es un país de vida, no todo es muerte y odio, también hay noticias buenísimas", explica argumentando que ese precisamente fue uno de los motivos por los que se escribió este libro. También para despertar vocaciones y da un tirón de orejas a las nuevas generaciones de sacerdotes "que me perdonen los jóvenes pero no aparecen voluntarios" y pone como ejemplo una misión en Benin que los busca: "Falta espíritu de servicio, solidaridad y ayuda" concluye.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?