Domingo, 05 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Los trabajadores del SUMMA relatan el "caos" durante la gran nevada

Durante esos cuatro días "hubo más de 300 llamadas de casos graves a los que se les asignó una ambulancia que nunca llegó"

Hubo familias que hicieron más de 25 llamadas para ser atendidos, después de esperar más de 45 minutos

El SUMMA apenas contó con recursos para cubrir las urgencias que se dieron en toda la Comunidad de Madrid "porque ni hubo planificación, ni una buena gestión"

La Cadena SER reconstruye el relato de aquellos días a través de conversaciones con estos profesionales, consultando los grupos de WhatsApp donde se coordinan las diferentes unidades y escuchando el testimonio directo de alguna de las familias de pacientes que fallecieron durante la gran nevada

Imagen de una de las ambulancias del SUMMA sepultada por la nieve

Imagen de una de las ambulancias del SUMMA sepultada por la nieve / Cadena SER

La gran nevada histórica que provocó Filomena causó una situación dramática en la asistencia sanitaria durante ese segundo fin de semana de enero. Los propios profesionales han reconstruido el “caos” y el "colapso" que se vivió durante aquellos días. Ninguno de ellos quiere figurar con nombre y apellidos por miedo a represalias laborales, pero todos los empleados con los que ha contactado esta emisora, ya sea de las Unidades de Atención Domiciliaria, de los equipos de las UVIs o del Centro de Coordinación, todos coinciden en algo: “Los profesionales cumplimos con nuestro deber, pero lo hicimos sin medios”. Dieron todo lo posible, pero asumen con resignación que la situación les sobrepasó, todavía hoy se lamentan de que "la mayoría de los recursos no pudieron ser utilizados por culpa de la mala gestión y la falta de previsión” que ocasionó “una situación dramática y caótica donde gran parte de las urgencias no pudieron ser atendidas” porque “no hubo previsión de daños ni se preparó nada para afrontar la nevada que se nos venía encima. Ni ruedas de invierno, ni cadenas, ni palas, ni sal, ni protocolos de actuación”. Estos profesionales denuncian que los dispositivos móviles del SUMMA 112 “no podían circular por inadecuados, por viejos, por no tener cadenas, porque éstas se rompían al ser muy viejas”.

Imagen de otra ambulancia del SUMMA atrapada por la nevad de la borrasca Filomena / Cadena SER

Así fue la "caótica" gestión del SUMMA durante la gran nevada, en imágenes.

La Cadena SER ha reconstruido el relato de aquellos días a través de conversaciones con estos profesionales, consultado los grupos de WhatsApp donde se coordinan las diferentes unidades, revisando las fotografías de aquellos días y escuchando el testimonio directo de alguna de las familias de pacientes que fallecieron durante la gran nevada. Como por ejemplo, Gustavo, su madre, Carmen, falleció el sábado 9 de enero, pero no fueron capaces de conseguir que certificasen su defunción hasta el domingo: "Tuvimos que llamar 11 veces para que nos cogiesen el teléfono por primera vez. Llegamos a estar 45 minutos esperando. La descoordinación fue tal que el lunes, dos días despúes de que hubiese fallecido, estando ya en el tanatorio, recibí una llamada del SUMMA ofreciéndome una UVI por si mi madre necesitaba todavía ayuda".

Carmen Castro disfrutando la Nochebuena junto a sus nietos Roberto y Alberto / Cadena SER

Jueves 7 de enero, sin plan de actuación

La Agencia Estatal de Metrología (AEMET) puso nombre a la borrasca Filomena el 5 de enero, ese mismo día lanzó un aviso especial ante lo que se avecinaba. Pero esa alerta no se tuvo en cuenta en la gerencia del SUMMA, según denuncian sus trabajadores. El jueves 7 de enero – cuando ya había empezado a nevar en la región- la Dirección Asistencial del SUMMA mantuvo una reunión con los responsables de las Unidades Funcionales (RUFs), “sin que en ella se tratara nada relacionado con la borrasca de nieve que ya había comenzado”, según relatan fuentes presentes en esa reunión, “es decir, no sólo carecían de plan para prevenir los efectos de una nevada que ya se anunciaba como histórica, sino que ni siquiera se les pasaba por la cabeza que hubieran de tenerlo”. La dirección del SUMMA reponde que "ninguna de las dos partes sacó el tema", es decir, tampoco los manos intermedios.

Imagen de uno de los grupos de WhatsApp de coordinación del SUMMA / Cadena SER

Un día después, el Gerente del SUMMA 112, Pablo Busca envió una carta al personal comunicando que desde el día 7 el SUMMA se unía a la Campaña de Vacunación frente al COVID-19, “pero de la nevada, ni una palabra”. Ese viernes por la tarde, entre los grupos de WhatsApp de las unidades móviles, empiezan a circular preguntas y preocupaciones sobre si habría un protocolo para la emergencia por la nevada. Pero no hubo respuesta. Poco después, sobre las 20 horas se empiezan a notificar las unidades atrapadas en las carreteras, “también profesionales sanitarios que se encontraban en domicilios esperando ambulancia para traslado de un paciente al hospital y que no podían dejar por su situación clínica”. En esos grupos, a las 22:04 uno de los técnicos del SUMMA pregunta: “¿Algún VIR [Vehículo de Intervención Rápida] operativo aún?”. Pero la respuesta fue negativa. Solo 4 minutos después se responde que “todo está colapsado y que ya no hay libres ni Ambulancias Básicas, ni VIRs, ni UVIs”.

Más de 300 llamadas sin ambulancias

Imagen de uno de los grupos de WhatsApp de coordinación del SUMMA / Cadena SER

El sábado 9 de enero la situación no fue a mejor. “El teléfono de incidencias que ya estaba saturado se colapsó. Nadie sabe lo que tiene que hacer”, recuerdan los profesionales que trabajaban aquel día en el Centro de Coordinación. “Hubo más de 368 pacientes graves a los que se les asignó recursos que nunca llegaron”, añaden. No había equipos disponibles. Se contó con 3 ambulancias de las 30 disponibles por las noches. Ese día funcionaron solo 3 Vehículos de Intervención Rápida (VIR) que se utilizaron por equipos de UVIs, “pero no tenían capacidad de traslado”, más tarde se sumaron 4 vehículos de la UME “que funcionaron como UVIs, y un vehículo más para avisos de enfermería”. Y a las 5 de la madrugada dejó de estar operativo el último de los vehículos (turismos) de la última UAD de los 40 que tiene el SUMMA - se trata de coches que no tienen capacidad de traslado-. Ese mismo sábado, en la Cadena SER, uno los técnicos del SUMMA reconoció que eran inclusos de atender un infarto o un embarazo porque físicamente eran incapaces de llegar. Durante aquel sábado el SUMMA recibió más de 6.100 llamadas.

Domingo 10 enero, comienzan a certificar las defunciones

Ese día comienzan a certificar las defunciones que se habían producido desde el viernes. “Se trata de muertes esperables por edad o procesos finales de enfermedades”, explican a la SER desde la Gerencia del SUMMA, “el sábado fue muy complicado realizarlas porque la prioridad era las emergencias como partos, Ictus, infartos, paradas cardiorrespiratorias”, añaden. Pero quienes centralizaron esas gestiones tienen otro relato: “Hubo en exceso de mortalidad esos días, detectamos 20 fallecimiento más de lo que se suele producir en un día normal, muchos no eran esperables, eran personas enfermas que se agravaron porque no llegaron a los hospitales”. El domingo 10 de enero comenzaron a rellamar a las personas graves a las que se asignó un recurso que no llegó, pero “muchos ya no contestan”. Ese mismo día se suspende el turno de llamadas al entrar el turno de noche, “quedan 200 llamadas por hacer”. Desde la dirección del SUMMA aseguran a la SER, que al final, ninguna llamada 'colgada' quedó sin responder.

El lunes 11 de enero todavía había problemas con los relevos de los turnos, “algunos compañeros llevan 72 h. de guardia”. Ese día la gerencia envió un SMS pidiendo se reportasen los profesionales que no habían podido ser relevados. “Solo había una Unidad de Atención Domiciliaria (UAD) funcionando en todo Madrid. Varias UVIs móviles con el equipo incompleto, sin médico, sin enfermero, con un solo técnico y sin cadenas”.

También se salvaron vidas

Los profesionales del SUMMA 112 atendieron más de 46.000 llamadas durante el temporal. Según se informó tras la borrasca, los profesionales sanitarios de emergencias recuperaron en esos días 6 paradas cardiorrespiratorias, atendieron 25 infartos, 50 alertas por Ictus y dos partos 'in situ': uno a domicilio y otro en la propia UVI móvil, además de más de 40 partos en curso.

La Gerencia del SUMMA defiende su gestión

La dirección del SUMMA activó el viernes, con la gran nevada ya encima, un comité de crisis donde se diseñó un operativo para planificar los efectos de la borrasca Filomena. “Previamente, las direcciones asistenciales y de gestión habían comprobado cuestiones como el estado de la flota y la existencia de cadenas suficientes para los recursos móviles, además de la existencia de recursos humanos suficientes para poder asegurar la operatividad de los distintos dispositivos. Este comité de crisis tuvo una reunión el viernes y un total de 5 el sábado, además de otras reuniones por sectores”, apuntan a la SER desde la gerencia.

Durante esos días funcionó “el acceso en remoto y hubo un grupo de médicos desde casa conectados mediante una conexión en remoto con el centro coordinador devolviendo llamadas para que ninguna se quedase colgada”. Sin embargo, esas llamadas no pueden ser grabadas como marca el protocolo de seguridad, según advierten los profesionales, porque tuvieron que realizar esas llamadas a través de sus teléfonos móviles activando la opción de llamada como ‘desconocido’. La gerencia se vio obligada a improvisar y activar el sistema piloto de teletrabajo que estaban preparando a raíz del COVID – un sistema que aún no estaba terminado, 10 meses después del inicio de la pandemia-.

Las primeras decisiones “fueron, tal y como se dio a conocer a la opinión pública, reforzar el centro coordinador desde el que se atienden las llamadas por urgencias y emergencias previendo el pico de llamadas que se iba a producir (6.100 llamadas el sábado: 6.800 el domingo y 7.500 el lunes), además de tratar de mantener el mayor número de recursos de soporte vital avanzado para situaciones de riesgo vital a fin de garantizar la asistencia en las situaciones de emergencia. Para ello, se apostó por los Vehículos de intervención rápida como los más idóneos por ser todoterrenos, si bien algunas uvi se pudieron mantener operativas aún con muchas dificultades porque se trata de vehículos muy pesados cuya movilidad era muy complicada”. El personal de SUMMA lo niega: “se empezó la guardia con un número muy reducido de UVIs, 3 ó 4 de las 28 habituales, hubo momentos en los que solo estaba disponible una Unidad de Atención Domiciliaria (UAD) de las 40 que suelen salir habitualmente y apenas había ambulancias, normalmente 100 durante el día y 30 por la noche”. Todas las ambulancias del SUMMA están contratadas a través de un servicio de renting, aunque “no todas tienen ruedas de invierno”, admite la gerencia. De ahí, que en el próximo concurso que se adjudica en el mes de febrero “está previsto incluir esa obligación”. El resto de los vehículos “contaban con cadenas y con stock de reposición, si bien fue insuficiente en algunos casos por el índice de rotura, solo achacable a la cantidad de nieve, que superó todas las previsiones, y en ningún caso a los propios trabajadores”.

Respecto a las esperas de pacientes y demoras en la llegada de recursos, la dirección del SUMMA alega que “las llamadas se priorizan para que la emergencia nunca tenga una espera, pero otras situaciones de urgencia menor si deban esperar más precisamente para que ninguna situación en la que exista un riesgo vital tenga que esperar”.

La dirección del SUMMA “valora y agradece enormemente el esfuerzo y compromiso de todos los trabajadores del servicio”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?