Lunes, 12 de Abril de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

El toque de queda obliga a comerciantes y hosteleros vascos a adaptarse a unos horarios más europeos

Charlamos con hosteleros y comerciantes sobre si los toques de queda tempranos están modificando los hábitos del consumidor vasco

Una persona cena en un hotel al inicio del toque de queda impuesto a las 22:00 horas, en una imagen de archivo

Una persona cena en un hotel al inicio del toque de queda impuesto a las 22:00 horas, en una imagen de archivo / David Zorrakino (Europa Press)

Las restricciones provocadas por la pandemia parecen haber conseguido lo que el debate generado en los últimos años a raíz del cambio de hora no había logrado: europeizar los hábitos de la sociedad vasca. En medio de una pandemia en la que todo el mundo debe estar en casa a las diez de la noche y con las intenciones del Gobierno vasco de adelantar el toque de queda o al menos, poder adelantarlo si es necesario a las ocho o incluso las seis de la tarde como telón de fondo, son muchos los que han pasado a adelantar sus horarios de consumo.

El tradicional llenazo de los comercios a las ocho o las nueve de la noche se ha visto adelantado a primera hora de la tarde. Quien pedía comida a domicilio a las diez de la noche ahora necesito ordenar ese pedido antes de las 20:00 para evitar que los restaurantes colapsen y no puedan tramitar su pedido.

El cambio, apenas perceptible en el mundo rural, sí tiene cierto calado en las grandes ciudades vascas, donde sí ha calado empieza a sentir según cuenta Rafael Gardeazabal. Él es el presidente de Bilbao Dendak y admite que "con las restricciones que tenemos está claro que el ámbito ha cambiado". "El comercio no hablo de la hostelería porque ahora mismo está cerrada— lleva un tiempo ya percibiendo esta tendencia: a partir de las 18:00 ó 18:30 la gente se repliega y se va para casa", expresa.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Y es que ahora, a las diez de la noche, Euskadi echa el telón al día. A partir de ahí, lo único permitido es las reuniones de cuatro personas en casa y las salidas a la calle con causa justificada. Bilbao, Donosti o Vitoria están viendo durante esta pandemia cómo la afluencia de sus calles por tramos horarios es más parecida a ciudades como Copenhague o Helsinki.

Sin embargo, el cambio de tendencia que en pueblos más pequeños como Bermeo no se nota tanto, tal y como reconoce Patxi Eraustin, al frente del café Antzoki de la localidad: "Aquí no se ha notado tanto un cambio, pero sí que es cierto que cuando estábamos abiertos se aglomeraban muchas personas en la última hora antes del cierre", manifiesta.

La cuestión del cambio horario lleva coleando desde el pasado otoño, cuando a nivel estatal se lanzó una campaña hostelera para promocionar que la gente cenase a las ocho de la tarde que también tuvo su eco en Euskadi. Y es que, al final, en el encendido debate abierto sobre la europeización de nuestros horarios y el cambio de hora ha tenido que intervenir la pandemia para conseguir adelantar nuestro ritmo de vida.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?