Sábado, 17 de Abril de 2021

Otras localidades

¿Cómo se ha vivido este año de pandemia en el Hospital General de Albacete?

Hoy por hoy Albacete se ha emitido este lunes desde la pasarela que conecta el Hospital de Albacete con la Facultad de Medicina para hablar con los profesionales sanitarios que trabajaron en primera línea

En el aniversario de la pandemia y el estado de alarma, Hoy por hoy Albacete se ha trasladado hasta la pasarela que conecta el Hospital General de la capital con la Facultad de Medicina de la UCLM, para hablar con los protagonistas que estuvieron y están en la primera línea.

Un aniversario sin nada que celebrar, más allá de agradecer su labor a los sanitarios. Porque hace un año vivían muchas personas que ya no están. Había personas que no habían pasado un virus que les ha dejado secuelas, ni han vivido un confinamiento o situaciones que también han dejado secuelas mentales. Hay mucha gente que también ha perdido su trabajo y otros que han visto mucho menos a su familia y sers queridos, sobre todo si están lejos. Y que tampoco se abrazan.

Desde hace un año hemos vivido tres olas de una pandemia que sigue azotando cada día. Por eso, esta semana también visitaremos una residencia y hablaremos con algunos de los que han sido sectores esenciales, así como pacientes que han superado la enfermedad.

Un programa especial para echar la vista atrás, para recordar, desde uno de los lugares que ha visto la cara al virus con dureza. El gerente del centro hospitalario, Ibrahim Hernández, ha señalado que han vivido "momentos dramáticos", "fue un infieron la primera ola, estuvimos en zona 0, a finales de marzo fue horroroso".

"Nos enfrentábamos a una enfermedad desconocida, tuvimos que reinventaros con más pacientes COVID que camas disponibles", apuntaba Alberto Sansón, director médico.

Durante la primera ola tuvieron que convertir la sala de espera y habilitarla para los pacientes críticos, "tuvimos que aprender de la situación de la primera ola para tener aprovisionamiento de recursos tanto materiales como humanos", ha señalado el director de enfermería, Juan David Fernández.

María Hoyos, directora de gestión, ha hablado sobre los peores momentos de la primera ola, sin material ni recursos, "ahora estamos dotados del material necesario".

"Vamos recabando la normalidad, los pacientes ya comienzan a venir al centro, antes hacíamos visitas a domicilios y llamadas telefónicas", ha celebrado María Martínez Moratalla, médico de familia. "Estamos en un momento dulce, los contagios han bajado y, con la concienciación de todos, la situación puede seguir mejorando".

Sin embargo se mantiene el miedo ante los posibles rebrotes, "estamos en una calma tensa, con miedo a lo que pueda venir", ha advertido Sonia Soriano, enfermera del centro de salud zona 7.

Y es que los trabajadores sanitarios han sido testigos de los peores momentos de la pandemia, como ha contado el celador Javier Quintanilla, "hemos tenido que ver escenas lamentables, a nivel psicológico nos costaba mucho más. Yo pude sobrellevar esas imágenes intentando ver solamente mi trabajo y no escuchar a los familiares, ni los lamentos, ni los lloros, pero es inevitable".

La peor parte se la llevaron los profesionales de la planta Covid, donde según ha explicado María Dolores Sánchez, supervisora de enfermería, se vivieron "momentos de muchísima presión al principio", pero asegura que ha sido "una lección de vida, de compromiso y de solidaridad" y que los equipos "han dado el 100%, el 150% y el 200%, con muchísimo compañerismo".

"El personal se volcó a ayudar, a colaborar, a doblar turnos y han dado todo lo que han podido" ha asegurado también Ana María Rodríguez, supervisora de enfermería. "Nosotras seguimos con la planta Covid, un poco agotados y cansados, pero la presión es mucho más baja, se nota que lo hemos pasado mal y que ahora la cosa esta mucho mejor".

José Luis Beato, internista de la planta, ha hablado sobre las complicaciones durante esta tercera ola, "la tercera ola también nos ha golpeado, ha presentado las mismas complicaciones que al principio, con una mortalidad incluso más alta y un perfil de ingresados más jóvenes".

El geriatra Pedro Abizanda lamenta que la pandemia tiene nombres y apellidos, "la pandemia de los mayores", que han sido los más castigados. "El 85% de los fallecimientos eran de mayores de 75 años y entre los mayores de 80 años la mortalidad era de 1 de cada 3, datos realmente terroríficos". Pero la pandemia no solo afectó a los contagiados, sino a toda la población anciana, "este virus y el aislamiento ha dejado secuelas en todos los mayores, tanto deterioro funcional como psicológico". Y es que según los estudios, "más del 60% de los supervivientes de las residencias sufren trastorno de ansiedad, más del 30% depresión y más del 20% estrés postraumático".

Ana Luisa Martínez, rehabilitadora, y Virtudes Armero, supervisora de fisioterapia, han hablado sobre su trabajo durante la pandemia, que se ha visto duplicado durante el 2020, sustituyendo la actividad en las consultas por las hospitalizaciones. "A muchos les cuesta vestirse o salir de paseo, les hacemos un entrenamiento íntegro y un seguimiento hasta que recuperan la movilidad y la capacidad pulmonar", ha señalado Martínez.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?