Viernes, 14 de Mayo de 2021

Otras localidades

La catedral que acoge la 'Capilla Sixtina del Renacimiento español' cumple 10 años de su reapertura

Después de 30 años cerrada por obras, La Catedral de Tarazona, en Zaragoza, se ha convertido desde su reapertura en el buque insignia del turismo de su comarca. El templo genera un impacto directo de 5 millones de euros anuales en una ciudad de 10.500 habitantes

La fachada exterior de la catedral de Tarazona

La fachada exterior de la catedral de Tarazona / Fundación Tarazona Monumental

El 16 de abril de 2011 se producía uno de los acontecimientos más relevante de la ciudad de Tarazona, la reapertura de la Catedral Santa María de la Huerta después de haber permanecido durante 30 años cerrada y tras un proceso de restauración muy complejo. Para muchos turiasonenses, aquel día supuso un reencuentro con el gran templo dormido de sus recuerdos que se había quedado al margen de la vida la ciudad. Para las generaciones más jóvenes fue todo un descubrimiento.

El buque insignia del turismo comarcal

Se habían puesto grandes esperanzas en la catedral. La reapertura llegaba a una Tarazona especialmente castigada por la crisis económica y la deslocalización de las grandes industrias. Desde el primer momento, las instituciones civiles y religiosas lo tuvieron claro, la inversión en la restauración tenía que revertir en el territorio.

El claustro de la catedral de Tarazona / Fundación Tarazona Monumental

Diez años después, la catedral ha superado con creces las expectativas que se fijaron durante el proceso de restauración. “Ha sido un motor para la zona, como demuestran los cinco millones de impacto económico directo que genera anualmente”, apunta Julio Zaldivar, gerente de la Fundación Tarazona Monumental,  gestora del patrimonio de la ciudad.

Los datos de esta década hablan por sí solos, ha recibido 437.511 visitantes que proceden del territorio nacional principalmente, con un 4 por ciento de turismo internacional. El impacto económico generado es de 47 millones de euros en Tarazona, de los cuales más de 9 se vinculan a la gestión de la Fundación y 38 millones al gasto ejercido por los turistas en la ciudad.

Su puesta en marcha ha propiciado, además, inversión y creación de empleo en el medio rural, con una plantilla estable formada por cuatro mujeres profesionales cualificadas en gestión del patrimonio y turismo. La seo, junto con el Moncayo y el Monasterio de Veruela, se ha convertido en el eje sobre el que pivota el turismo en los 16 pueblos de la comarca, ayudando a los más pequeños a generar su propia oferta turística con la que fortalecer la economía y mantener a raya el pulso contra la despoblación.

Los secretos de una catedral única en Europa

La Catedral de Tarazona es una de las joyas artísticas más importantes de Aragón y, dentro del panorama peninsular, toda una singularidad, pues en ella conviven el gótico francés y el mudéjar con elementos renacentistas únicos en Europa. Se acerca a las de Toledo o Burgos en cuanto a novedad en su tiempo original, el siglo XII, y a la vez se aleja de ellas por sus cambios posteriores, como las flamantes pinturas del XVI que le han dado fama en toda Europa.

Los únicos personajes mitológicos desnudos en una catedral

El descubrimiento de las pinturas del cimborrio fue una de las grandes sorpresas del dilatado proceso de restauración de la catedral y su principal atractivo turístico. Es una obra única, que introduce novedades sólo vistas hasta el momento en la Capilla Sixtina de Roma. Se cree que pudieron llegan a este templo gracias a la influencia del artista italiano Pietro Morone.

Según explica en un artículo Lola Zueco, técnico de la Fundación, “se trata de grisallas, pinturas en tonos grises imitando esculturas en relieve, en las que predomina la desnudez, colocando a la seo turiasonense en la vanguardia del Renacimiento, de la mano del artista Alonso González, que provocó en su momento todo un escándalo y, en consecuencia, el ostracismo durante siglos”.

Grisallas de la catedral de Tarazona / Fundación Tarazona Monumental

Las escenas del cimborrio representan el camino de la virtud, que mediante la fortaleza y la razón puede superar todos los vicios, hasta la lujuria. El artista pintó desnudos a gran tamaño de personajes bíblicos, como Adán y Eva, Safira y José, Judit y Holofernes, y el arcángel Rafael y Tobías, y también incluyó, de manera insólita, personajes mitológicos, como Dido y Eneas, Apolo y Venus, Periandro y Baco.

Estas escenas de desnudos son únicas en una catedral europea y para poder verlas, lo mejor es hacerlo subiendo al cimborrio, el más complejo y evolucionado del arte mudéjar aragonés. La experiencia ‘Kiborion’ permite esa visita de altos vuelos y ofrece, además, disfrutar de una panorámica única de la ciudad predominada por el Moncayo.

Una obra inacabada

El Plan Director presentado en 1996 por los hermanos Fernando e Ignacio Aguerri, contempló una restauración integral de la catedral en la que se tuvieron en cuenta todas las dimensiones templo. Se logró consolidar un edificio que había tenido que ser cerrado en los 80 debido a los graves problemas estructurales que presentaba. El grueso de las obras se acometió en la primera década de los 2000 con un fuerte compromiso financiero por parte de instituciones nacionales, regionales, provinciales y locales.

El proceso de restauración ha sido repetidamente aclamado con premios entre los que se encuentra la Placa al Mérito Turístico de Aragón, el Premio Internacional AR&PA de Restauración y Gestión del Patrimonio o el Premio Internacional Europa Nostra. Pero el templo “está inacabado”, recuerda el deán en un exhaustivo documental publicado por la Diócesis con motivo del aniversario de la reapertura. Queda por delante la renovación de varias capillas y una intervención más exhaustiva en el claustro para la que el obispo de la Diócesis de Tarazona, Eusebio Hernández, no deja de buscar financiación, tanto pública como privada. Mientras tanto, el templo sigue siendo santo y seña del turismo de la comarca gracias a la acertada gestión de esta joya del patrimonio aragonés.

Precisamente, este modelo de gestión del patrimonio será uno de los ejemplos que se dará a conocer en La España Vaciada, organizado por la Cadena SER, que se celebrará el próximo 30 de abril en el Monasterio de Veruela, en Vera de Moncayo (Zaragoza). Un encuentro organizado por la Cadena SER que cuenta con el impulso de Feníe Energía. Podrá seguirse también en directo a través de laespañavaciada.es

Una cita para para conocer el potencial del turismo rural como herramienta en la lucha contra la despoblación que lo hacen posible la Diputación Provincial de Zaragoza, el Ayuntamiento de Tarazona, la Fundación Tarazona Monumental, la Comarca de Tarazona y el Moncayo , Engloba, Embou, Forestalia, Transportes Casaus y Aceite Sierra del Moncayo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?