Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Turismo naturaleza

Especial publicidad

Belmonte de Miranda: El oro con más historia

El concejo, bañado por el río Pigüeña, busca poner en valor sus recursos turísticos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

208 kilómetros cuadrados de superficie y unos 1.400 habitantes repartidos en 15 parroquias. El reto, como el de otros muchos municipios, es recuperar población y para ello resulta vital mejorar las telecomunicaciones en la zona rural. Situado a mitad de camino entre la Cordillera Cantábrica y la costa, Belmonte de Miranda responde a esa imagen idealizada de la vida rural, naturaleza virgen y los pueblos más tradicionales en una zona aún poco masificada que acumula recursos para sorprender al visitante.

Historia, etnografía y paisaje se dan la mano. Vayamos por partes. Resulta complicado fechar el origen de este concejo. Los nombres de Miranda y Belmonte aparecen en la Edad Media como un territorio que más o menos podría estar en esta zona. La historia está unida a la construcción de un monasterio, la villa Lapideum o monasterio de Lapedo, fundado por la reina Velasquita -esposa del rey Bermudo II de León-, que reunió en una sola propiedad varias dispersas. La organización municipal es bastante confusa, aunque ya consta como concejo en 1308, es posible que se configurase como tal mucho antes.

Belmonte es oro puro

Por su vinculación con este metal precioso. La extracción ya se remonta a los primeros pobladores de la sierra de Bixega. Desde el año 2000, el aula del oro da testimonio de ello con un recorrido que parte de la época prehistórica y se detiene en los sucesos que marcaron el desarrollo de las distintas explotaciones mineras. La de Boinás es la más productiva de Europa (más de 50.000 onzas al año) y la única de este tipo en España. 

Los abundantes restos de minería aurífera de época romana que se conservan aquí resultan interesantes de visitar. Dado su origen prerromano, este territorio se encuentra jalonado de multitud de estaciones megalíticas. Aparecen necrópolis en especial a lo largo del cordal de Porcabezas y sus sierras laterales, principalmente.

Después de superar la Vega Cueiro, en el vecino concejo de Teverga, el trazado del GR-101 se lo disputan Belmonte y Grado hasta llegar a la localidad de Dolia. Estamos a más de 800 metros de altitud, entre brañas y divisando hacia el oeste el techo del concejo. La cima de Peña Manteca, por encima de los 1.500, nos ofrece un magnífico mirador, dominador de un amplio abanico de profundos y extensos valles que son refugio del oso y el lobo. 

Porque los aullidos siguen oyéndose en la Casa del Lobo. Este centro, ubicado en la capital, busca acercar a los visitantes desde una perspectiva naturalista al conocimiento de un animal inmerso en la polémica tras la decisión del Gobierno central de proteger de forma total al lobo. Ajenos a la polémica, aquí conviven en régimen de semilibertad tres ejemplares bautizados por los más pequeños de Belmonte de Miranda. 

Repudiado por los ganaderos en estos últimos tiempos, se ha convertido en una fuente de importantes ingresos económicos en la villa. La alcaldesa, Rosa Rodríguez, tampoco quiere desentenderse, ni mucho menos, del grave problema que los lobos están causando en la ganadería asturiana.

Aguas abajo del río Pigüeña, que atraviesa el concejo de sur a norte, se ubica el pueblo de Silviella que acoge un equipamiento único en España. Las Ayalgas es un museo etnográfico e industrial que alberga una impresionante colección de piezas antiguas, restauradas por completo en su perfecto estado de uso y funcionamiento para dar testimonio de la vida rural como era antes. Maquinaria y artefactos de hasta más de 500 años de antigüedad. 

Belmonte de Miranda se ha marcado como objetivo mejorar su oferta turística. Ha renovado su imagen de marca (con un lema, 'Belmonte, el paraíso en una mirada'), ha comenzado a acreditar y a hacer auditorías de calidad a los establecimientos hosteleros y hoteleros y apuesta por la organización de actividades como jornadas gastronómicas- de las que más adelante hablaremos- o el Festival de Música Clásica de Leiguarda de nueva creación. Una iniciativa de los artistas Guillermo Laporta y Josefina Urraca que el año pasado se afincaron aquí y con el apoyo del Ayuntamiento y Caja Rural promovieron este evento. El Consistorio ha abierto una encuesta para pulsar la opinión de hosteleros, vecinos y comerciantes sobre el sector turístico: necesidades y carencias. El trabajo permitirá afinar las propuestas del Plan de Turismo Sostenible. 

Cómo llegar

Desde Avilés, por la A-8 hasta Soto del Barco para dirigirnos hacia Pravia, Cornellana y San Martín de Lodón y coger la AS-227 dirección Somiedo. Desde Gijón y Oviedo, el camino más directo es a través de la A-63 pasando por Grado.

Rutas a pie

'De Los Salmones Arriba', entre Belmonte y San Cristóbal a través de 10 kilómetros y siempre paralela al río Pigüeña. También es hábitat de la nutria y numerosas especies de aves acuáticas.

Ruta de la Viña: también desbrozada este verano. Un recorrido circular de hora y media que une Silviella, Leiguarda y Beyu.

Camín Real de La Mesa: De Dolia al pico Porcabezas por la venta de la Corredoria. Unos 400 metros de desnivel. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?